Un ¡Olé! por las Mujeres

7
291

Mujeres trabajandoGeneralmente, cuando señalamos un día para celebrar algo es porque hay algo en eso que celebramos que no funciona bien del todo. El pasado 8 de marzo se celebró el día de la mujer trabajadora. Se confirma la tesis. Hay algo que no funciona entre las mujeres que trabajan, bueno, sería mas correcto decir que hay algo que no funciona en los trabajos en los que se emplean  las mujeres.

Es un hecho bien sabido que el género femenino, el cincuenta por ciento de la sociedad humana, no tiene los mismos derechos reales que el otro cincuenta por ciento, los varones. Ellas trabajan más que nosotros, tienen más éxito en sus estudios pero no se les reconoce la igualdad.

Cada segundo de nuestra vida es un momento óptimo para enseñar los dientes a los que provocan esta situación. El mejor momento para sacar los colores a los generadores de desigualdad es cualquier momento. Señaladles con el dedo cuando paseen por la calle acompañados de sus esposas e hijas, o en los casos más inexplicables decidles claro y a la cara que ellas también son mujeres.

Como en todo, existen niveles diferentes de desigualdad de la mujer. Sin duda el más enervante es el de la violencia de género. Es este sentido, hay un acuerdo social que persigue a las agresiones y somos cada vez más los que condenamos estas desigualdades. Pero hay otras en la sombra de las que no se habla a menudo, quizás porque hay sumas importantes de dinero invertidas en estas desigualdades. El comercio del sexo es una fuente inagotable de devaluación de la mujer. Quizás los hombres no nos hayamos dado cuenta de que detrás de esas imágenes de mujeres desnudas se encuentra un corazón humano, como el que late en nuestro interior para mantenernos vivos. Son seres humanos, no objetos.

Claro que el sexo es algo natural. Mujeres y hombres son libres para hacer los que quieran con su cuerpo. Otra cuestión es el mundo de la pornografía, con una orientación marcadamente masculina donde la mujer aparece como un útil sexual para satisfacer las necesidades perversas de los hombres.

Sinceramente debería darnos vergüenza, mientras ellas vierten en nosotros toneladas de sentimientos, nos limitamos a dejarnos llevar por los impulsos de nuestra entrepierna. Pero tranquilas compañeras, que el mundo está cambiando y el macho ibérico pronto estará en peligro de extinción.

La pildorilla: El otro día, paseando por la calle me encontré con una reunión de esta especie. Hablaban de sus gestas sexuales cuantificándolas en su cuaderno de balances. Uno de ellos se escindió de la conversación, mostrando al resto su oposición ante esos comentarios. El jefe de la manada le preguntó: ¿Qué pasa, es que no eres un hombre? A lo que el joven respondió: ¿es que eso de lo que habláis es ser hombre?

7 Comentarios

  1. hola david me ha encantado tu articulo no se si te acordaras de mi soy laura ortega de las filipenses estabamos en la misma clase espero poder leer mas cosas tan fabulosas ,cuando quieras mandame un mensaje ha este correo por lo menos para saber que lo has leido gracias

  2. no he tenido noticias tuyas por correo yo he estado unos dias de vacaciones bueno espero que me mandes tu correo para saber que tal te va y si sigues viendo a alguien del colegio bueno espero que tu respuesta ,si tienes alguna duda del correo dimelo

  3. Hola,
    Una pregunta…David, vivías de pequeño en Campamento (Aluche). Es que de pequeña iba a la guarderia con una persona que se llamaba y apellidaba igual que tú, o…

    Gracias por contestar!
    Un abrazo
    Dina

  4. Hola David!Soy Pili tu compi de aquellos maravillosos años del insti!De 3ESO!estaba preguntandome que seria de ti y metiendome por aqui y te he encontrado .que tal te va todo?no se si te acordaras de mi.Weno si te apetece contestame a mi email:pilar8082@yahoo.es
    1beso

Dejar respuesta