Un oasis en medio del desierto

0
279

Se trata de uno de los más importantes enclaves arqueológicos. Está situada en Jordania y fue la capital del reino nabateo. Su nombre proviene del griego Πετρα”, piedra, palabra que la caracteriza porque está literalmente escavada y esculpida en la piedra. Sin lugar a dudas nos estamos refiriendo a Petra, una ciudad milenaria que ha permanecido mucho tiempo a la sombra, pero que las nuevas investigaciones están devolviéndole todo su esplendor.

La ubicación exacta de esta ciudad es un valle de muy difícil acceso, al este del Valle de la Aravá que abarca desde el Mar Negro hasta el Golfo de Aravá. Se encuentra embutida entre rocas muy escarpadas y empinadas teniendo sólo como acceso un pasadizo a través de un pequeño cañón escavado en la roca por la erosión del agua y que se denomina Siq.

La historia de Petra es muy larga pues por ella han pasado gran cantidad de pueblos y cada uno ha aportado los rasgos principales de su cultura.

Los restos más antiguos que se pueden encontrar en la ciudad son los del pueblo edomita y se remontan a finales del siglo VIII a. C. y estuvo bajo su control hasta la anexión del territorio por parte del Imperio Persa. En ese momento, toma el relevo los nabateos, de origen árabe. Esta es la etapa mejor documentada de la antigüedad, pero la mayor parte de sus documentos se destruyeron, quedando como fuentes exclusivas los grabados en las paredes de los monumentos. Los dos únicos escritores conocidos de este periodo fueron Diodoro de Sicilia y Estrabón. Sus textos tienen una gran importancia en cuanto que son una fuente muy rica en información: describe a los nabateos como un pueblo basado en el comercio de las caravanas entre Asia y Europa, lo que no queda claro es si eran nómadas o sedentarios, urbanos o campesinos.

El dominio nabateo finalizó en el año 63 a.C cuando el territorio es anexionado al Imperio Romano, aunque siguió gobernado por monarcas de esta dinastía. A la muerte del último rey, el reino pasó por orden del emperador Adriano a ser regido por el gobernador de Siria y además le otorgó el título honorífico de metrópoli.

En cuanto a los monumentos, hay constancia en los escritos de que la construcción se inició en el siglo I con la edificación de las tumbas del Deir y el Palacio. En el siglo II, la ciudad adoptó detalles arquitectónicos helenísticos, como son el friso, los arquitrabes y las pilastras, y crearon un estilo nuevo de capitel denominado nabateo, que aún perdura en la actualidad. El edificio más importante de esta época es el denominado Khazneh al-Faroun o “Tesoro del Faraón”, tumba de Aretas iV y de estilo artístico helenístico-romano. Otros grandes monumentos mandados construir por este rey nabateo fueron los templos de Qasr al-Binty y el de Los Leones Alados, además de la reconstrucción de un teatro según el estilo romano. Sin embargo, no sólo recibió influencia del arte romano, sino que también emplean estructuras decorativas inspiradas en la cultura aborigen, como rosetas o animales de la región, esculturas griegas o egipcias (esfinges) y persas (grifos), lo que convierte a Petra en una capital multicultural.

A pesar de que en los edificios públicos, monumentos y tumbas se aprecia una potente influencia helenística, las zonas privadas (especialmente mientras estuvo bajo el reino nabateo) tienen un fuerte estilo árabe. A menudo carecen de ventanas y poseen pequeños patios interiores, tal y como se aprecia en las regiones de Oriente Medio.

El cristianismo penetró en la ciudad en el siglo IV d.C; en el 325, pasó a ser la religión del Imperio lo cual influyó también en la ciudad; cinco años después, Constantino creó el Imperio Romano de Oriente con capital en Constantinopla, pasando Petra a ser parte de él. A pesar de contribuir en la difusión de la fe cristiana a través de la construcción de iglesias, sus habitantes permanecen fieles a sus creencias hasta el 350 cuando nombran en la ciudad un obispo, y un siglo después se edifican ya grandes iglesias para albergar cada vez a una población algo más cristianizada.

El año 363 va a ser el comienzo del fin de su decadencia. Se produjo un fortísimo terremoto que prácticamente destruyó la ciudad entera. Ésta ya se había visto afectada por el descenso de sus actividades comerciales tras la conquista romana, y al no ser reconstruida, se fue produciendo un éxodo de sus habitantes.

La última mención de Petra la encontramos en un texto clásico escrito por Anthenogenes a finales del siglo V. una vez que fue conquistada por los árabes desaparece cualquier dato sobre su influencia en ella. Finalmente es ocupada por los cruzados en el año 700, después de lo cual fue completamente olvidada.

La ciudad fue descubierta en 1812 por Jean Louis Burckhardt, que llevaba varios años viajando por Oriente Próximo. Su viaje hizo nacer un mito que fue posteriormente retomado por artistas y viajeros, dando lugar al orientalismo del siglo XIX. A partir de 1828 se inician las verdaderas misiones arqueológicas y desde 1830 el asentamiento es adaptado para poder ser visitado.

Desde el 6 de diciembre de 1985, Petra entró dentro de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO; la zona que la rodea es desde 1993 Parque Nacional arqueológico y desde 2007 forma parte de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo.

Fuentes del texto:
www.fotoaleph.com/Colecciones/Petra/Petra-texto.html#3
es.wikipedia.org/wiki/Petra
Revista “Historia” de National Geographic número 62
Fuentes de las imágenes
:
www.taringa.net/posts/info/1739120/Un-lugar-Fantastico_-Petra.html

Dejar respuesta