Fantasía y realidad se dan la mano en “El Hombre Cerilla”

0
77

Cartel de la película

La fábula El Hombre Cerilla, del director italiano Marco Chiarini, se ha estrenado este viernes en las salas españolas. La cinta va dirigida tanto a un público infantil, que disfrutará de cerdos voladores, personajes estrambóticos y fantasías fomentadas por la creatividad del joven protagonista, como también a espectadores adultos, quienes encontrarán una excusa para el recuerdo de su etapa más pueril.

Simone (Marco Leonzi) es un niño de once años que vive obsesionado con la fábula del hombre cerilla, ser mítico que cumple los deseos de los más pequeños si éstos logran verlo. El objetivo del niño, por tanto, radica en conseguir una foto del ente mitológico, testimonio que utilizaría para lograr el acercamiento y comprensión de su padre, el cual no acaba de entender la fe inquebrantable de su hijo.

La imaginación del pequeño se muestra a través de dibujos y seres imaginarios tan peculiares como Armando Armario, Luz Ciérnaga, Oscar Oscuro (un niño al que nunca se le ve la cara y que fue abandonado debajo de la cama de Simone) o Manos Grandes (un hombre con manos mágicas que hacen recordar al niño momentos especiales vividos con su madre, fallecida cinco años atrás).

No todo es fábula en esta cinta, pues Chiarini mezcla realidad y ficción de manera que Simone también cuenta con una amiga de carne y hueso, Lorenza (Greta Castagna), compañera de fantasías que acude al campo para pasar las vacaciones con sus tíos y de la que quedará embelesado el joven protagonista.

Simone y Lorenza

El argumento no llega a ser un drama, ya que atesora momentos de humor que rompen con el tono trágico de la historia.  El montaje y los planos mezclados con recursos gráficos que utiliza Chiarini ejemplifican aquéllo de“menos es más”, es decir, que con pocos recursos se puede llegar a hacer un film de una calidad y sencillez exquisitas, alejándose de los efectos especiales que caracterizan a tantas y tantas películas.

La cinta ha sido galardonada con el Premio Internacional del Jurado en el Festival de Cine Infantil del Cairo, además de recibir dos nominaciones en los Premios David Donatello en las categorías de Mejor Director Novel y Mejores Efectos Especiales.

En la actualidad, Marco Chiarini tiene entre manos el guión de su próxima película, otro ejercicio de imaginación en el que los protagonistas volverán a ser los niños. La diferencia estriba en que éstos han sido afectados directamente por la Segunda Guerra Mundial y serán enviados a una isla que no figura en ningún mapa. 

 Fotografías cedidas por Sherlock Films

Dejar respuesta