Un Madrid victorioso pone en el escaparate su poderío

0
114

El Real Madrid venció por 4-2 al Villarreal en el Bernabéu en un partido emocionante que mostró las alternativas de un equipo que parece haber comenzado a encajar todas sus piezas con éxito. La superioridad blanca, a pesar de no contar con un CR7 sancionado, fue tan llamativa como la entrega y la profesionalidad de los de Marcelino, que aprovecharon sus ocasiones para demostrar que son un claro candidato para luchar por los puestos europeos.

Los de Ancelotti, liderados por un batallador Bale y un preciso Modric, demostraron desde el principio sus intenciones y, en el minuto 6, el galés robó el balón a Dorado y encaró la portería para anotar un bonito tanto, elevando el balón sobre Asenjo. Octava diana en Liga del galés, que ponía un tempranero 1-0 en el marcador.

En el 15 Marcelo se lesionó y entró en su lugar Coentrao. El defensa brasileño abandonó el césped con claros signos de dolor en la espalda. Modric, Bale y Benzema tuvieron ocasiones a lo largo de los primeros 20 minutos, en los que la oportunidad más clara del Villarreal fue un tiro desde lejos de Edu Ramos que paró sin problemas Diego López. En el 24 una asistencia por la banda izquierda de Bale sirvió para que Benzema empujara el balón ante un Asenjo que nada más pudo hacer. El 2-0 supuso el gol número 12 del galo en Liga.

El Santiago Bernabéu terminó rendido ante Modric (28), otra vez excelente. Foto: Laura Hale (wikimedia)
El Santiago Bernabéu terminó rendido ante Modric (28), otra vez excelente. Foto: Laura Hale (wikimedia)

Un taconazo de Jesé en el área o una rabona de Di María alegraron unos primeros minutos en los que el Madrid resultó una apisonadora sin esforzarse demasiado. El Villarreal, con Pereira y Giovani como protagonistas, no llegaba a rematar sus internadas hasta que en el 42 Mario, tras un potente derechazo, anotó un gol que premiaba la entrega de su equipo y situaba un 2-1, que consiguió enfadar a un Ancelotti que parecía recriminar a los suyos desde el banquillo el despiste en las marcas.

En el 44 Di María lanzó un trallazo que un acertado Asenjo logró despejar y, tan solo unos instantes después, los blancos pidieron penalti por mano dentro del área que el colegiado no señaló.

El partido se reanudó repitiendo el guión vivido en la primera parte, el Madrid controlando el partido y el Villarreal tratando de aguantar y esperar su oportunidad. En las filas blancas se produjo un cambio ya que Coentrao se quedó en el vestuario con molestias y saltó Álvaro Arbeloa.

En el 9 Carvajal gozó de una ocasión tras una internada por la banda pero su disparo salió desviado. En el 11 los blancos pidieron otro penalti por un empujón de Dorado sobre Benzema en el área. El galo no pudo llegar a una asistencia de Jesé que entrañaba un notable peligro.

La impotencia de los jugadores amarillos para frenar a los madridistas se reflejaba en que solo podían frenarles a base de faltas sobre Jesé, Modric, Benzema y Bale, por las que Costa y Mario vieron amarilla. Marcelino realizó entonces cambios: sacó a Trigueros por Ramos y a Román por Gómez, para intentar animar a su equipo.

Pero el poderío blanco volvió a quedar patente en el 18, en una jugada entre Di María, Benzema y Jesé que supuso el 3-1. El canterano anotó un bello tanto, con un toque sutil, que hizo que el Bernabéu aplaudiera a rabiar al que se ha convertido en su nuevo héroe.

En el 22 nuevos cambios en los dos equipos: salió Di María y entró Alonso, y entró Perbet por Pereira, que pareció irse con molestias. En el 23, la valentía y la lucha del Villarreal obtuvo su recompensa de la mano de Giovani que anotó un gran gol de falta al colocar un disparo con la izquierda ante el que Diego nada pudo hacer a pesar de estirarse bien. Un 3-2 que ponía de manifiesto el carácter ganador que suele imprimir Marcelino a todos sus equipos.

En el 27 se pidió un nuevo penalti por mano en el área del Villarreal, pero no se señaló. Tan sólo tres minutos después anotó su gol 13 en Liga Benzema para situar un tranquilizador 4-2 en el marcador para los de Ancelotti. Una excelente combinación entre Ramos y Jesé, que conseguía así su cuarta asistencia en Liga.

Modric realizó un partido fantástico que se materializó en una cerrada ovación del Bernabéu en el minuto 33 tras irse de tres rivales en una jugada donde el croata puso de manifiesto su calidad. El duelo cayó en intensidad y el marcador ya no se movió. Nueva demostración de un Madrid muy poderoso en el aspecto ofensivo y que puede renquear en defensa si se confirman las lesiones de Marcelo y Coentrao. El Villarreal, a pesar del marcador, dejó buenas sensaciones sobre el terreno de juego.

El Madrid acude al Vicente Calderón (el martes, a las 21-00 horas) para enfrentarse al Atlético de Madrid en la vuelta de las semifinales de Copa del Rey (3-0 en la ida) y podrá contar con Ronaldo que cumplirá su sanción en la competición liguera, en la que (el domingo, a las 17.00 horas) su equipo se enfrentará en el Coliseum Alfonso Pérez al Getafe.

Dejar respuesta