Un Madrid brillante derrota al Barcelona

0
126
Sergio Ramos (28) y Leo Messi (27), protagonistas del Clásico disputado en Madrid. Foto: JanSOLO (flickr)
Sergio Ramos (28) y Leo Messi (27), protagonistas del Clásico disputado en Madrid. Foto: JanSOLO (flickr)

El Clásico no decepcionó y se lo adjudicaron los blancos con una imperial victoria por 3-1 frente al Barcelona en una demostración de poderío ofensivo y aguante defensivo que coloca a los merengues a tan sólo un punto de su máximo rival.

El partido del Bernabéu resultó eléctrico de principio a fin. La primera mitad la dominó un Barcelona, que se puso por delante, y donde el debut de un notable Luis Suárez en Liga fue lo más destacado. Pero en la segunda parte aparecieron fulgurantes James, Isco y Benzema para apabullar al rival y dar la vuelta a un partido vibrante. El feudo blanco aparecía engalanado para recibir a los jugadores, que, al son del himno de la Décima, saltaban al césped para protagonizar un Clásico marcado por el regreso de Luis Enrique como entrenador a la que un día fuera su casa. El técnico asturiano sorprendía al contar con Suárez en su alineación titular (Bravo, Alves, Mascherano, Piqué, Mathieu, Xavi, Busquets, Iniesta, Messi y Neymar) y al apostar por Xavi para dirigir el juego culé.

Ancelotti, que había anunciado en la previa una sorpresa en su once, finalmente no lo hizo y apostó por Casillas, Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo, Isco, Kroos, Modric, James, Cristiano y Benzema.No se había cumplido el minuto 4 cuando Suárez asistía a Neymar que, ajustando su tiro al palo, colaba el balón dentro de la portería de Casillas para situar el 0-1 en el marcador. El brasileño anotaba su noveno gol liguero y llevaba la inquietud al conjunto blanco.

Ronaldo y James tuvieron ocasiones para empatar pero la defensa culé se empleaba a fondo e incluso Messi vio amarilla en el minuto 10 por una fea entrada sobre Kroos. Quería reaccionar el Madrid con los intentos de un soberbio Benzema y un fantástico James, pero no acertaban y, de nuevo, eran frenados con acciones como el codazo de Neymar sobre Carvajal que fue merecedor de amarilla en el 14. Se sucedían los minutos vibrantes con llegadas peligrosas en las dos áreas: James, Kroos, CR7 y Benzema para los locales y Messi y Neymar para los visitantes.

En el 34, tras momentos llenos de contragolpes, llegó el momento para la polémica. Piqué desvió con la mano un balón en el área y el árbitro señaló penalti y le mostró amarilla. Un Ronaldo que no estuvo tan brillante como acostumbra, aunque batallador y efectivo como siempre, batía a Bravo para igualar el marcador. El Barcelona pareció venirse abajo y trataba de frenar el ataque merengue con faltas, como la que cometía Iniesta sobre Modric, por la que el albaceteño vio amarilla en el 38. La última ocasión de la primera mitad la tuvo James con un cabezazo.

Llegaba el descanso con un Madrid (4-4-2) que fue de menos a más y un Barcelona (4-3-3) que pagó caro ponerse tan pronto por delante. 1-1 que aseguraba la emoción para el segundo tiempo. Y así fue, comenzaron Messi y Alves llevando un peligro que era contrarrestado por CR7 y Benzema aunque fue Pepe el que con un cabezazo perfecto, tras un saque de esquina de Kroos, anotaba el 2-1 que ponía a su equipo por delante. A partir de entonces comenzó el festival madrileño donde la clase de Isco, la calidad de Benzema y James, y la acertada actuación de Carvajal hacían fuerte a los de Carletto. Los de Luis Enrique aguantaban como podían las acometidas blancas, veloces y precisas, que sin embargo no terminaban en gol. Pero no se rendían y Mathieu ponía aprueba a un Casillas que despejó el peligro y era ovacionado de un modo unánime por la grada. Entonces llegó el momento clave del duelo, Luis Enrique cambiaba a Xavi por Rakitic en el 61 y éste sacaba un córner que recuperaron los merengues para protagonizar el gol más bonito de la tarde. Isco aprovechaba el error de Iniesta y Mascherano, y cedía para CR7, éste para James, y el colombiano para Benzema, que finalizaba con su tiro cruzado una jugada preciosa que finalizaba con el 3-1.

El Barcelona intentó reaccionar moviendo el banquillo con los cambios de Suárez por Pedro en el 70 y el lesionado Iniesta por Sergi Roberto en el 73. Dos minutos más tarde veía amarilla Carvajal por una entrada sobre Mathieu y los blancos movían el banquillo. Isco por Illarramendi, Benzema por Khedira y Modric por Arbeloa. Un puñado de ocasiones fallidas para Messi y CR7 (vio una amarilla innecesaria por forcejear con Alves), que no fueron los protagonistas de sus equipos, pusieron fin a un duelo que terminó por dominar el Madrid y que pudo acabar con una goleada mucho más abultada para los de Ancelotti.

Tras este enfrentamiento los merengues salen reforzados y aparecen como un conjunto sólido y solvente. El Barcelona, que comenzó muy atinado, finalizó el Clásico derrotado, sin ideas y mostrando una clara dependencia de un Messi que no apareció. Como broche a una tarde espectacular, Luis Enrique en rueda de prensa, hizo gala de una deportividad que parecía agotada en los últimos clásicos, al felicitar al rival por su superioridad y reconocer la derrota. Los blancos, con hechuras de equipo compacto e invencible, se enfrentarán al Cornellá, el miércoles a las 20:00 horas, en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Dejar respuesta