“Un jardín como este no se parece a nada…” Claude Monet

1
2202

“Jardines Impresionistas” título de laprimera exposición monográficade la pintura impresionistaque el Museo Thyssen Bornemisza y la Fundación Caja Madrid ofrecen a sus visitantes desde el 16 de noviembre de 2010 hasta el 13 de febrero de 2011.

Los grandes representantes del Impresionismo (s.XIX) están distribuidos en las seis salas que componen la exposición.Cada una de ellas acoge distintas obras, distintos artistas y distintos puntos de vista, pero teniendo sus pinturasun motivo común, los jardines. Espacios admirados y que sirvieron de inspiración a sus retratistas, por su colorido natural y sus gentes e historiasde la vida moderna, y además, por su función productiva (cultivos).

Comienza el recorrido de nuestro viaje por los Jardines Impresionistas con la primera sala: “Precursores. El florero como jardín interior” obras que nos hacen una pequeña introducción pictórica de los primeros artistas como Bazille (“Flores”); Jean- Fraçois Bony (“Primavera”). Una primera sala que se caracteriza por cuadros florales con colores intensos y vivos, ejemplo de ello “Jarrón con flores” de Eugéne Delacroix o “Flores en un jarrón” de Renoir.Millet (“Escena de Jardín”, “Adelfas”);“El parque de los leones en Port Marly” de Camille Corot; Couture y su obra “La Lectura” y “El parque del castillo de Saint- Cloud” de François Daubigny. Artistas que dejaron un caminoabierto para sus seguidores.Compondrían la sala de los “Precursores”.

En la tercera sala, nos metemos de lleno en la función del jardín como ambiente social, cotidiano, como espacio de descanso, desasosiego y reunión, que acogen tanto a gentes de clase baja como a la burguesía. Clave de ello es “Green Park, London” de Monet; Mary Macmonnies (“La Merienda” y “En la terraza de Sévres”); James Tissot con “Día festivo” y “La Primavera”, y, por último, Edoard Manet y sus obras “La partida de croquet” y “Parque de Monceau”. Destacamos en ellos su matiz de verdes, sobresalientes sobre todo, en la obra antes citada, “Día festivo”: colores vivos e intensos, luminosidad y la utilización de blancos en la vestimenta de los retratados, resaltando sobre los árboles frondosos y verdes. “Jardín decorativo y productivo. El artista en su jardín” recoge sin duda, la relación más íntima y personal que puede existir entre el artista y su objeto de estudio. Un claro ejemplo, es Camille Pissaro (“El jardín del artista en Eragny”) gusto que el artista manifestó por los lugares y trabajos rurales. Y “Campo de colores, Pontoise” de este mismo que recoge la destreza de la fusión de la figura humana en el paisaje. O Jean- Fraçois Millet y “Escena de jardín”.

Otro vértice de la exposición, se encuentra enla Fundación Caja Madrid, en su interior podemos verobras de los seguidores del Impresionismo oconocidos comúnmente, como Los Postimpresionistas. Pinturas que aunque no se desvinculan del movimiento inicial, sí muestran aspectos más evolucionados o distintivos, ejemplo en “En el jardín” de Henri Martín dejando entrever en su obra la técnica del Puntillismo, acercando el rostro de la mujer al espectadory superponiéndose la figura al jardín del fondo. Van Gogh (“Sotobosque”); Gustave Callebotte (“Crisantemos blancos y amarillo, Jardín en Petit- Gennevilliers”); Klimt (“Paisaje del jardín italiano”, “La Carta del Guardabosque de Wezssabach en el Artthersee”); Monet y su “Estanque de Nenúfares”; ToulouseLautrec con “El Sr Desiré Dihau, fagotista de la ópera”; Courtbney Curran entre otros, forman parte de este nuevo movimiento Postimpresionista con características propias. Una pincelada más corta y menos marcada, mayor diferenciación de la figura con su entorno, es decir, hay una menor fusión y mayor claridad distintiva; también cabe señalar obras cuyos rostros están más definidos y son menos abstractos (“Primavera, el artista y su familia” de Ernest Eitner ).Técnicas avanzadas que no abandonan su punto de partida, manteniendo la esencia de los colores vivos, alegres e intensos yla incidencia de la luz sobre las figuras retratadas a través de sus ropajes, como por ejemplo “Rosas y lirios” de Mary Macmonnies. Al mismo tiempo, destacamos en artistas como Frederick Carl Frieseke el gusto por la vida y el arte japonés como por ejemplo “Malvarrosas” (colores rosáceos y usuales en el arte japonés o la mujer vestida con Kimono).

Una exposición que, “se caracteriza por sus diversos motivos y matices de los jardines y la contraposición de los jardines públicos y los privados (de cultivo)” palabras de Guillermo Solano, Director Artístico del Museo Thyssen Bornemisza.

Fuente texto
Elaboración Propia
Fuente Imagen:
Museo Thyssen Bornemisza: http://www.museothyssen.org/microsites/prensa/2010/jardinesimpresionistas/Listado_de_Obras_Jardines_Impresionistas.pdf

1 Comentario

  1. Me causa una honda satisfacción la exhibición de estas pintura ineditas en España, me parece que son un soplo de aliento a la desertica urbe que nos aloja, por otra parte me parece que el impresionismo es la piedra angular y el eslabón que une la pintura antigua y academicista con la pintura moderna, es el eje que nos descubre un mundo de fantasía onirica ,festival de color, acorde con el mundo del trabajo y del ocio, infravalorado en aquel tiempo y del que muchos artistas aficionados como yo bebemos cuando nos ponemos manos a la obra. Enhorabuena y Gracias por el artículo.

Dejar respuesta