Un hallazgo relativamente actual: La Fibra Óptica

0
158

La historia de la Comunicación por fibra óptica, tiene como punto de partida la fecha de 1977 en Inglaterra; donde se instaló el primer sistema de prueba. Todo comenzó en 1959, cuando se descubrió, a través de los estudios en física enfocados a la óptica, una nueva utilización de la luz, a la que se denominó rayo láser; que fue aplicado a las telecomunicaciones con el fin de que los mensajes se transmitiesen a gran velocidad. Sin embargo, su utilización, estaba limitada por la inexistencia de canales adecuados para hacer viajar las ondas electromagnéticas provocadas por este sistema.
Así, se pusieron manos a la obra los investigadores para generar, en 1966, un canal o guía para la comunicación, denominado hoy como “Fibra Óptica”; cuya onda electromagnética es similar a las de la radio, pero con la diferencia de que su longitud se mide en micrómetros y no en metros o centímetros.

La “Luz” como principal protagonista
La luz, se mueve a la “velocidad de la luz” en el vacío; sin embargo, cuando se propaga por cualquier otro medio, la velocidad es menor. Así, cuando la luz pasa de propagarse de un medio, a propagarse por otro, su velocidad cambia, sufriendo además efectos de reflexión (la luz rebota en el cambio de medio, como la luz reflejada en los cristales) y de refracción (la luz, además de cambiar el modulo de su velocidad, cambia de dirección de propagación).

Pues bien, la fibra óptica consiste en una guía de luz basada en circuitos compuestos por filamentos de vidrio (compuestos de cristales naturales) o plástico (cristales artificiales), del espesor de un pelo (entre 10 y 300 micrones). Estos filamentos, llevan mensajes en forma de haces de luz que pasan a través de ellos de un extremo a otro, donde quiera que el filamento vaya (incluyendo curvas y esquinas) sin interrupción.

A esto le podemos añadir que en la fibra óptica, la señal no se atenúa tanto como en el cobre (material tradicional), ya que en las fibras no se pierde información por refracción o dispersión de luz consiguiéndose así buenos rendimientos. Además, se pueden emitir a la vez por el cable varias señales diferentes con distintas frecuencias para distinguirlas, lo que en telefonía se llama “unir o multiplexar” diferentes conversaciones eléctricas.

La Sociedad de la Información en España 2008; el cual, predice un futuro muy positivo para el establecimiento de este sistema en nuestro país. Este estudio, resalta el papel fundamental que desarrollan las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en nuestro país; ya que a lo largo de 2008, han aportado el ocho por ciento del Producto Interior Bruto, además de suponer el seis por ciento de los empleos, y generar una inversión en I+D del 20 por ciento.

Según el informe, en 2008 se han producido los primeros lanzamientos de servicios que utilizan la fibra óptica como tecnología de acceso en España; y su implantación, seguirá el modelo tradicional empezando por comercializarse en las grandes ciudades, expandiéndose después a otras zonas.

Una de las principales oportunidades que se presentan, “en tiempos de crisis”, para el 2009, es el aprovechamiento de la banda ancha; que en España cuenta con el 98% (24 millones de personas) de los hogares como usuarios, aunque en esta cifra tienen especial peso los sectores como las Pymes, la Sanidad, la Administración Pública y las Universidades.

La “Batalla de Telefónica” en contra de la postura de la Comisión Europea
La principal polémica que ha surgido en torno a Telefónica (que desde hace tiempo está invirtiendo en una potente red de fibra con la que puede ofrecer a sus usuarios navegar a velocidades de hasta 100 megas), es, que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones ha establecido una nueva regulación a través de la que se obliga a la multinacional a compartir su nueva red con sus competidores para que éstos puedan ofrecer a los usuarios Internet a una velocidad de hasta 30 megas.

La Comisión Europea, por su parte, era partidaria de operador dominante tuviese que revender su red a la competencia sin límite de velocidad; aunque finalmente se ha impuesto el criterio del órgano español que ha establecido el límite de los 30 megas para aumentar la inversión del resto de operadores en este ámbito, y puedan crear infraestructuras propias. Se prevé una revisión de esta regulación en dos años, ya que son conscientes de la rápida evolución de la demanda hacia servicios más veloces y de mayor calidad.

En definitiva, todavía estamos ante una realidad a la que tenemos que adaptarnos si no queremos que el desarrollo tecnológico acaecido en nuestras vidas sea un obstáculo.

Dejar respuesta