Un gol que puede valer una final

1
74

El Real Madrid venció por 1-0 al Bayern de Munich en el Bernabéu en la ida de la semifinal de la Champions. Los blancos se aprovecharon de su potencial ofensivo para deshacerse de la agobiante presión ejercida por los alemanes y, con un gol de Benzema, mantienen la esperanza de poder luchar por la Décima en la final de Lisboa.

Ancelotti pudo contar con un recuperado y entregado CR7 en el once inicial blanco que completaron Casillas, Carvajal, Pepe, Ramos, Coentrao, Alonso, Modric, Di María, Isco, y Benzema. Guardiola apostó por Neuer, Dante, Ribery, Mandzukić, Robben, Rafinha, Boateng, Lahm, Alaba, Schweinsteiger y Kroos.

Karim Benzema (26), autor del tanto contra el Bayern, celebra un gol. Foto: JAN SOLO (flickr)
Karim Benzema (26), autor del tanto contra el Bayern, celebra un gol. Foto: JAN SOLO (flickr)

El dominio absoluto de la primera mitad corrió a cargo del conjunto alemán. Posesión, control del balón y ocasiones protagonizadas por Robben, Kroos y Schweinsteiger. Pero en el minuto 19 apareció Benzema para anotar su quinto gol en Champions (24 en la presente temporada en total) y el 1-0. Tras una carrera por la banda derecha de Coentrao, que volvió a completar un extraordinario partido, que le cedió un gran balón al delantero galo,  el Madrid se ponía por delante en la eliminatoria.

A partir de este momento los de Ancelotti se animaron y Ronaldo, Benzema y Di María trenzaban buenos contragolpes que eran respondidos por un Robben muy enchufado pero sin fortuna en los últimos metros. Los de Guardiola gozaron de ocho saques de esquina que no pudieron aprovechar ante la solidez y efectividad madridista.

Di María y Ronaldo tuvieron las últimas ocasiones de la primera mitad que se cerró con 1-0 para los locales. Superioridad del equipo muniqués, 80% de posesión, que fue mitigada por una acertadísima línea defensiva madridista, que encabezada por Ramos, Pepe y Alonso, pudo contener al actual campeón de la competición.

La segunda mitad fue una historia muy diferente y el Madrid se despojaba de la presión del Bayern con más facilidad, por lo que podía aprovechar su calidad ofensiva llevando más peligro a la portería de Neuer. En los primeros minutos Pepe, perfecto hasta el momento, se hizo daño tras caer mal en un salto con Ribery y aunque regresó no fue por mucho tiempo.

Isco vio la amarilla en el 57 por cortar una jugada con la mano y se inició el carrusel de cambios en ambos rivales. Rafinha y Ribery se marcharon para que ingresaran en el campo Javi Martínez y Gotze. En el Madrid salieron Pepe, lesionado, y Ronaldo, muy cansado, para que entraran Varane y Bale. Tan sólo dos minutos después Guardiola agotó las sustituciones con la marcha de Schweinsteiger para que entrara en su lugar Muller.

En el 81 llegó la mejor ocasión para el Bayern en las botas de Muller pero su disparo lo desvió Varane. Un minuto después entraría Illarramendi por Isco. El Madrid gozó de muchas oportunidades desde ese instante, una de Bale la más peligrosa, aunque en el 84 un disparo de Gotze metió el miedo en el cuerpo al Bernabéu. Pero emergió entonces la figura del capitán blanco, que con una parada excepcional, logró mantener intacta su portería. Casillas no había tenido apenas trabajo pero respondió de un modo sensacional.

En el 92 Muller cayó en el área ante Alonso y se pidió penalti pero acertó el colegiado al no señalarlo a pesar de la presión que ejercieron sobre él los jugadores y Guardiola. El técnico español reclamó pena máxima de una manera airada aunque Xabi no llegó a tocar a su jugador. Hubo aún oportunidades para ambos equipos pero el marcador ya no se movería. Al término del duelo Ancelotti se mostró: “Contento con todo, con el resultado y con la entrega de los jugadores, porque el partido era difícil. Hemos jugado bien y hemos sabido sufrir…El partido de allí será muy difícil y habrá que jugar con las ganas y la confianza de hoy. No se sabe qué puede pasar. Yo tengo confianza”.

Una vez más en la presente temporada, los blancos deberán mirar a la enfermería para ver cómo evolucionan los lesionados. Carletto se mostró confiado en que podrá contar con Ronaldo y Bale para encarar el partido de vuelta, que promete ser muy complicado.

Sergio Ramos se mostró feliz aunque también muy realista de cara a la vuelta: “Está claro que si quieres hacer daño tienes que ir a por el partido, porque el 1-0 no es definitivo. Saldremos a por el partido…Las estadísticas están para batirlas. Hay plantilla, equipo, humildad e ilusión”.

El Madrid, con un meritorio resultado, viajará el próximo martes (20.45 horas La1), al Allianz Arena con una ventaja escasa visto el trabajo realizado en los 90 minutos por el conjunto madridista, que fue de menos a más y que pudo lograr una victoria más abultada. Los de Guardiola acusaron un bajón físico que dio alas a los de Ancelotti, que el próximo sábado deberá gestionar, en la competición doméstica ante el Osasuna en el Bernabéu (a las 20.00 horas), el descanso de sus jugadores.

1 Comentario

Dejar respuesta