El Manchester City se proclama campeón en un final de infarto

0
69

La Premier League vivió una tarde no apta para cardíacos en la que la Liga cruzó de barrio en Manchester en varias ocasiones. Dzeko y Agüero, en dos minutos antológicos cuando ya se consumía el tiempo de descuento, tiñeron finalmente el partido y el campeonato de azul cielo. El Queens Park Rangers perdió ante el campeón pero salvó la categoría tras el empate del Bolton, que desciende a la segunda división. En Alemania, el Bayern, a una semana de jugarse la Champions contra el Chelsea, se llevó un serio correctivo en la final de Copa ante su verdugo doméstico, el Borussia Dortmund (5-2).

Celebración del Manchester City

En un agónico partido ante el Queens Park Rangers, el Manchester City se proclamó campeón de la Premier con un gol del Kun Agüero en el minuto 94. El Manchester United, que cumplió y ganó su encuentro ante el Sunderland, tuvo la Premier en el bolsillo durante gran parte del partido. El City celebró su tercer título de liga en sus más de 130 años de historia y el primero desde que se adoptó el formato y denominación de Premier League en 1992.

Muy pocos esperaban una tarde como la vivida en el fútbol inglés. City y United se presentaban frente a rivales inferiores, pero ninguno quería admitir la enorme presión que sostenían. El Queens Park Rangers viajó al Etihad Stadium, donde tendría lugar la fiesta del City, y comenzó incomodando al equipo de Roberto Mancini, que sabía que no podía fallar.

Los celestes manejaban a duras penas el nerviosismo, pero en el minuto 20 llegaban las peores noticias desde el Stadium of Light: Rooney adelantaba al United. A partir de ahí, la desesperación. El City disputaba cada balón como si fuera el último, demasiado pronto para ir a la heroica con setenta minutos por delante. Silva y Nasri apenas podían poner pausa en el juego local, mientras que Tévez se mostraba impreciso y desafortunado. Pero entonces apareció Zabaleta, que puso el 1-0 alos 38 minutos con un disparo duro que detuvo Kenny, pegó en el palo y acabó entrando. Un gol que simbolizó lo que sería todo el partido. La Premier, en ese momento, volvía a las vitrinas del Etihad.

En la reanudación, Djibril Cissé empató el partido y el díscolo Joey Barton se autoexpulsó al agredir a Agüero. Imperdonable acción con su equipo jugándose la salvación y la temporada. Los londinenses no se arrugaron, pero defendían muy atrás, lo que le sirvió al equipo de Mancini para montar una veloz contra y asestar un nuevo golpe gracias al tanto de Mackie. De nuevo las prisas para el City, que apenas podía disimular su desesperación.

Entraron Dzeko y Balotelli, siendo el bosnio quien aprovechó sus centímetros para anotar el gol del empate en un descuento que se iba a los cinco minutos de añadido. En el 94, en plena efervescencia local, Balotelli sirvió un balón con más corazón que intención que aprovechó Agüero para fusilar a Kenny e ingresar en la historia dorada del Manchester City. Ya nadie quiso disputar el minuto que restaba, que se fue en la celebración. Tampoco el QPR, que se sabía en la Premier otro año más y regaló el balón en el saque. El United, que acabó un par de minutos antes, asistió a la locura final del Etihad y todo se volvieron lágrimas en los diablos rojos.

En el resto de la jornada, el Bolton Wanderers no pasó del empate frente al Stoke City (2-2) y descendió a The Championship. El Tottenham Hotspur regresará a la Liga de Campeones tras vencer al Fulham (2-0) con goles de Adebayor y Defoe. Por su parte, el Newcastle necesitaba vencer al Everton para terminar cuarto, pero cayó en Goodison Park (3-1) y se conformará con la Europa League.

En Italia sólo quedaba por decidir la composición europea y la antepenúltima plaza. Finalmente el Udinese, gracias a su victoria sobre el Catania (0-2), amarró la cuarta plaza y disputará de nuevo la fase previa de la Liga de Campeones. Lazio y Nápoles permanecieron al acecho y ganaron al Inter (3-1) y Siena (2-1), respectivamente, pero los tres puntos del Udinese les dejaron con el premio de la Europa League. A su vez, el Roma venció al Cesena con la mirada puesta en la planificación de la próxima temporada, donde no estará Luis Enrique al frente del banquillo. Bojan, Lamela y De Rossi hicieron los goles del conjunto romano, mientras que Nero y Santana anotaron para los locales.

Por su parte, el Génova venció en el Luigi Ferraris al Palermo (2-0) con tantos de Gilardino y Sculli, por lo que permanecerá otro año en la Serie A. El Lecce, que perdió ante el Chievo Verona (1-0), se despide de la categoría. Zlatan Ibrahimović acabó como máximo goleador con 28 goles.

En Alemania ya terminó la Bundesliga, pero el campeón, el Borussia Dortmund, tenía una última cita ante el subcampeón, el Bayern Múnich, en una final de Copa con sabor a revancha bávara y de carga de moral para la final del Champions del próximo 19 de mayo en el Allianz ante el Chelsea. Sin embargo, el Dortmund puso de rodillas al equipo de Jupp Heynckes con una estrepitosa goleada (5-2).

Kagawa adelantó al Dortmund a los tres minutos, pero Robben empató de penalti en el minuto 25. Lo que parecía una final disputada fue sólo un espejismo, porque a partir de entonces llegó la debacle muniquesa. Antes del descanso, Hummels de penalti y Lewandowski pusieron al Dortmund con ventaja. En la reanudación, el polaco Lewandowski anotó otros dos goles, mientras que Ribéry trató de dar algo de vida a su equipo con un bello tanto en jugada personal. Al final, doblete para el Dortmund, fiesta amarilla en Berlín y severo castigo para el Bayern.

En Francia, el Montpellier tiene más de media Ligue 1 en el bolsillo tras su victoria ante el Lille gracias al solitario tanto del delantero magrebí Karim Aït-Fana. El Paris Saint-Germain venció al Rennes (3-0) con un ‘hat-trick’ de Nene, pero el conjunto de Carlo Ancelotti tiene muy complicado proclamarse campeón en la próxima y última jornada, ya que se mide al Lorient, que se juega la salvación, y el Montpellier visita al Auxerre, ya descendido.

Imagen: καρλο

Dejar respuesta