Un ensayo científico propone el uso del electroestimulador como alternativa al marcapasos

0
172

Un electroestimulador conectado al nervio vago del corazón podría combatir la insuficiencia cardíaca y reducir los síntomas ocasionados por el marcapasos. Además, lo importante de este avance científico residiría en el bajo coste y tiempo para la implantación del dispositivo. El objetivo es reducir la disnea -dificultad respiratoria- y la fatiga, síntomas ambos asociad0s al uso del marcapasos ordinario.

El ensayo Nectar (Terapia Neural Cardíaca para el Estudio de la Insuficiencia Cardíaca) consiste en conectar un electroestimulador al llamado nervio vago, encargado de unir el cerebro con el corazón, con el fin de regular y estimular sus latidos a distancia. De este modo, se desecharía la opción de acoplar el estimulador al corazón, reduciendo el riesgo que existe en la actualidad en la implantación del marcapasos.  

Esta intervención tan novedosa y apenas invasiva, promovida por la multinacional Boston Scientific, aún se encuentra en el registro de ensayos clínicos del Gobierno de Estados Unidos, concretamente en la segunda fase de la investigación, responsable de analizar los factores derivados de su implantación y de la eficacia.  

El neurocirujano de la Universidad de Navarra, Bartolomé Bejarano, asevera que la intervención sería de riesgo inferior a la practicada con el antiguo dispositivo y no sería necesario seccionar estructura anatómica alguna durante la intervención, exceptuando la piel. Además, estima que la operación podría durar dos horas, sin que el paciente tuviese que ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), concediendo el alta hospitalaria pasadas 24 horas del postoperatorio.

Asimismo, los resultados del ensayo determinan que los pacientes idóneos para someterse a esta intervención son aquellos que no están bajo tratamiento y que presentan una insuficiencia cardíaca que les limita la realización de ejercicio -tercer grado en la patología-.

El electroestimulador emitiría señales eléctricas a los diversos órganos a través del nervio craneal, de forma que también enviaría estímulos eléctricos al nervio vago para reforzar la señal del cerebro. Así, el indicador llegaría intensificado a todos los órganos, sobre todo al corazón, donde es frecuente que se produzca un mayor bombeo de sangre, ayudando a paliar la  insuficiencia cardíaca.

  Imágenes: Gonzalo Dacniz/J.Heuser

Dejar respuesta