Un Clásico para reconquistar la Liga

0
221
Gareth Bale (25) anotó los dos goles del Madrid en la victoria contra el Levante./ DSánchez17 (Flickr)
Gareth Bale (25) anotó los dos goles del Madrid en la victoria contra el Levante./ DSánchez17 (Flickr)

Tras vencer al Levante por 2-0 los merengues tendrán la oportunidad de recuperar el liderato liguero y las buenas sensaciones el próximo domingo ante un Barcelona que tan sólo está un punto por encima.

Tras la polémica y sufrida clasificación para los cuartos de final de la Champions League el pasado martes (el Schalke 04 arrancó una victoria del Bernabéu por 3-4 y se quedó a un solo tanto de apear a los blancos de una competición que no perdona un solo error) el Madrid debía afrontar el duelo previo al Clásico ante el Levante en el Bernabéu.

La cruda resaca europea había dejado a tres señalados por la afición, o por los seguidores que responden a las encuestas que realizan diferentes medios de comunicación, a pesar de que la floja imagen del equipo fue general. Ancelotti, por las decisiones que le persiguen desde el inicio de campaña (las mismas que tomó hace tan sólo un año cuando su equipo conquistó la Champions) relativas a las rotaciones, a su gestión del vestuario o a reconocer en público que para él hay intocables; Casillas, por su fallos (no se valoran igual sus aciertos) y Bale, por su falta de goles y asistencias así como por sus gestos de desidia. Pero sólo el capitán “pagó” las consecuencias al perder la titularidad en un gesto que, por lo visto en situaciones similares anteriores, más parece un descanso que un castigo ya que parece improbable que Iker no sea titular en Barcelona.

Como novedades, además de la titularidad de Navas en la portería, volvían Ramos, Modric, Carvajal y Silva sustituía a Kroos. Bale tuvo muy claro desde el primer minuto de partido, donde realizó una preciosa volea que no entró por poco, que debía ganarse a la grada y no perdió ninguna ocasión. Gracias a la presencia de Modric, la baja clave que desequilibró a los de Ancelotti (4-3-3), la cara del equipo fue otra y dispuso de ocasiones claras para Ronaldo, Pepe, Benzema (en el 14 le anularon un gol por claro fuera de juego) y Bale. Fue el galés el que en el minuto 18, tras una doble ocasión que comenzó CR7 con una tijera que sacó Ramis bajo palos y luego un cabezazo de Benzema, anotaba el 1-0 con un derechazo precioso. Un gol reivindicativo para un Bale que se tapó los oídos en un claro gesto, tan soberbio como inapropiado tras una racha interminable sin ser determinante para su equipo, dirigido a sus críticos.

Los de Alcaraz (4-4-2) no reaccionaban y esperaban en su campo tratando de poder frenar las acometidas del rival que con las ocasiones de Bale, CR7 y Benzema les sometían a una presión constante. Y fruto de estos ataques, en el minuto 40, de nuevo Bale, batía a Mariño tras un disparo de Ronaldo que tocaba en última instancia para lograr un doblete que llevaba la tranquilidad al Bernabéu. No puso en peligro la portería de Navas un débil Levante que agradeció la llegada del descanso. Fuerzas muy descompensadas y buena disposición blanca.

La segunda mitad comenzaba del mismo modo con Benzema y CR7 intentándolo una y otra vez. Alcaraz trataba de cambiar el signo del partido con un doble cambio en el minuto 58, dando entrada a El Zhar y Rubén García por Xumetra y Morales, que entraron con fuerza.

En el 64 llegaba la jugada más bonita de la noche con un espectacular remate de espuela de Benzema que rebotó en el palo y que, a pesar de no entrar tampoco en el rechace, consiguió levantar una gran ovación de la afición ante la exquisita clase del delantero galo. Carletto también realizó un cambio en el 69 al dar descanso a Isco que cedía su sitio a Jesé y el Levante, unos minutos después, hacía lo propio con la salida de Uche por Víctor Casadesús. Más oportunidades para Jesé y Benzema antes del cambio de un ovacionado Modric por Illarramendi. Se repitió la misma despedida para Benzema, sustituido por Chicharito, tan sólo unos instantes después.

Los últimos momentos fueron más de lo mismo, un Madrid volcado, con un CR7 intentándolo desde cualquier posición, que sin embargo no encontró su oportunidad. En el 88 se lesionó Camarasa y el Levante finalizó el duelo con uno menos. Chicharito y Ronaldo (que aunque no anotó tuvo una actuación tan destacada como acostumbra) para el Madrid y El Zhar y Casadesús para el Levante tuvieron las últimas opciones aunque el marcador ya no se movió. El Madrid mejoró su imagen y el Levante no consiguió poner en peligro a Navas ya que realizaron tan sólo unos cuantos disparos lejanos a los largo de los 90 minutos.

El próximo domingo a las 21:00 horas en el Camp Nou el Madrid tiene una ocasión de oro para conseguir una victoria que le devuelva el liderato y la confianza. Los de Ancelotti, que declaró al finalizar el duelo que notó una mejoría en su equipo que “le da toda la confianza posible para el Clásico”, contarán con más tiempo para prepararse ya que el Barcelona se enfrenta al Manchester City el miércoles a las 20:45 horas en la vuelta de los octavos de final de la Champions. El Real Madrid debe aprovecharlo para devolver la emoción y dar un nuevo vuelco a la Liga.

Dejar respuesta