Un café con leche por favor

0
310

Todas las premoniciones hechas sobre la presidencia de Estados Unidos hace poco más de dos años negarían, lo que el día 20/01/09 ocurrió en Washington D.C.
Un afroamericano llamado Barak Husein Obama ha conseguido demoler las barreras y esquemas que el mundo había instaurado. La esclavitud se abolió, sí, pero el racismo sigue presente hoy día en muchas caras de esta sociedad sin personalidad.
Muchas subculturas dentro de sus propias fronteras han generado nuevos odios, una vez más sin un fundamento moral ni creíble, para alimentar la rabia que hay en su interior.
Los llamados nazis,
fachas, ultraderechistas, ultrasur, skinhead, etc., se filtran a través de los poros de las masas desprevenidas que viven en aras de un futuro mejor. A pesar de que la esclavitud, por lo menos en el mundo occidental, está abolida, el ser humano no había dejado que sus barreras cayesen tan fácilmente. Los prejuicios y roles se mantenían. Así era hasta que llegó el hombre que hoy día ya es el presidente de la nación más poderosa del planeta; Barak Husein Obama.

Ganando a la señora Hilary Klinton dentro del partido demócrata y, posteriormente a McCain del partido republicano en las elecciones generales, Obama ha sido el primer hombre no blanco en pisar La Casa Blanca.

Con tantas noticias y sucesos diarios de crímenes, asesinatos, ajustes de cuentas, guerras y un suma y sigue de acciones crueles motivadas por las diferencias en el color de la piel, la población estadounidense brinda una oportunidad al cambio. En estas elecciones no se ha elegido un presidente, se ha dado la oportunidad a un nuevo mundo en el que, tal vez, el color no sea importante a la hora de decidir nada. Será algo más serio y noble que verlo todo negro o blanco, después de todo, La Casa Blanca ahora es un café con leche.

Fuente de la imagen:
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/9d/Barack_Obama.jpg/220px-Barack_Obama.jpg

Dejar respuesta