Un arrollador Real Madrid recupera la Copa del Rey

0
94

Diecinueve años ha tenido que esperar la afición del Real Madrid para volver a celebrar la victoria en la Copa del Rey de baloncesto y, para más inri, ante el Barcelona Regal y en el Palau Sant Jordi de la Ciudad Condal. Los blancos no dieron opción a su rival, vengándose así de las dos derrotas que los culés les inflingieron en las dos últimas finales coperas. Con este triunfo, el Madrid vuelve a ser el “rey de Copas” al sumar 23 títulos, por 22 de los azulgrana.

Tras 19 años, la Copa vuelve a las vitrinas del Real Madrid

Nadie apostaba por la victoria del Real Madrid contra el Barcelona Regal ante el público catalán, y aún menos por una victoria tan contundente como la que se vio sobre el parqué del recinto barcelonés (74-91), en donde los culés nunca fueron por delante. La victoria blanca en la Copa, primer título oficial tras cinco años de sequía, puede calificarse como la victoria de las reivindicaciones.

Reivindicación del estilo de juego de Pablo Laso, puesto en entredicho tras los tropiezos con Gescrap Bizkaia y Montepaschi Siena. La vistosidad propuesta por el técnico blanco sí funciona. Los madridistas son capaces de ganar a cualquier equipo que se cruce en su camino mediante la intensidad defensiva y las posesiones cortas llenas de velocidad, situaciones en la que Sergio Llull se desenvuelve como pez en el agua.

Carlos Suárez fue clave en la primera mitad

El menorquín, nombrado MVP del campeonato, se reivindicó por las críticas de principio de temporada que decían que el jugador de Mahón cometía demasiadas precipitaciones como para ocupar el puesto de base. Estas dudas deberán cesar tras la magistral dirección llevada a cabo por Llull frente al eterno rival, que acompañó de acierto ofensivo al anotar 23 puntos -diez de ellos en el primer cuarto-, incluidos cinco triples de siete intentos.

El 23 blanco estuvo secundado en la primera parte por Carlos Suárez, que superaba constantemente a Chuck Eidson y a Pete Mickeal. Los culés no encontraban la manera de atacar el aro blanco y en defensa tampoco alcanzaba el nivel acostumbrado, siendo Boniface N’Dong el único acertado en ambos lados de la pista. Las diferencias de entre tres y seis puntos que se vieron durante la primera parte, siempre a favor de los blancos, no eran fiel reflejo de lo que se veía en la cancha, donde los de Laso eran claramente superiores.

Juan Carlos Navarro, desaparecido en el partido anterior, también contribuyó a la causa barcelonista al anotar 16 puntos, aunque con malos porcentajes. El gran capitán aún no está recuperado totalmente de la lesión que le lleva lastrando toda la temporada, aunque poco a poco va viendo la luz al final del túnel.

El Barcelona echó de menos a Erazem Lorbek, que tras anotar 26 puntos en la semifinal frente al Caja Laboral era un serio candidato al MVP del torneo. El ala-pívot esloveno despertó en el tercer cuarto al anotar tres triples seguidos, lo que acercó a su equipo en el marcador.

Merecido MVP para Sergio Llull

“Llull ha sido el mejor del partido, aunque la fractura final del partido la ha provocado Carroll”, dijo el técnico blaugrana, Xavi Pascual, a la conclusión del partido. Y así fue.

Lejos de asustarse por la racha de Lorbek, Carroll apareció para formar una pareja letal con Llull y, entre ambos, sentenciaron la final. El estadounidense acabó el partido con 22 puntos tras irse al descanso en blanco y se mostró muy intenso en defensa, lo que acabó con cualquier esperanza que pudiese tener su rival.

Fotografía: ACB Photo

Dejar respuesta