Un anciano de 90 años cumple su sueño licenciándose “cum laude” en Estados Unidos

0
321

Walter Bunker - Captura de youtubeWalter Seton Bunker, un veterano de la II Guerra Mundial ha conseguido cumplir su  sueño a los 90 años de edad al conseguir la licenciatura en Artes tras estar matriculado casi 70 años en la Universidad Xavier de Ohio en Estados Unidos.

Walter Seton Bunker consiguió la semana pasada licenciarse “cum laude”, junto a 1.100 compañeros  en la Universidad Xavier de Ohio, en Estados Unidos. A diferencia del resto de sus compañeros universitarios, Walter no estaba buscando un puesto de trabajo, ni terminar la carrera para poder pagar los créditos universitarios, Walter estaba cumpliendo un sueño que llevaba presente en su mente desde hacía casi 70 años.

El señor Bunker dejó el Colegio de Música de Cincinnati en 1941 para alistarse en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, en la que participó volando en un bombardero en misiones de combate sobre Francia y Alemania. Tres años después, en 1944, fue dado de alta en el servicio militar y trató de continuar sus estudios en distintas escuelas hasta que en 1946 llegó a la Universidad Xavier para estudiar la licenciatura de Artes.

Durante su estancia en la universidad conoció a la que después sería su esposa Martha Heekin, con la que tendría 10 hijos años después. Walter tuvo que abandonar sus estudios debido a diversos problemas médicos, entre ellos,  la lucha contra un cáncer de pulmón contra el que aún sigue peleando.

Pese a tener diversos trabajos y sacar adelante una gran familia, Bunker dijo que se sentía un poco fuera de lugar entre los miembros de su propia familia, ya que todos sus hijos tenían por lo menos una licenciatura. Él también es hijo de un graduado en la Universidad  Xavier e incluso uno de sus nietos está estudiando en dicha universidad y terminará sus estudios en un par de años. Por eso,  “es un honor para mí graduarme en esta universidad”, asegura Walter.

Hace un tiempo se preguntó a sí mismo la razón por la que aún no había conseguido su licenciatura y se puso en marcha para preguntar por su situación como estudiante. Desde la universidad le aseguraron que aún seguía matriculado y  que su antigua condición de militar le podría valer para convalidar algunos créditos y que con ellos solo le faltarían dos créditos más para conseguir graduarse.

Walter eligió unos estudios adicionales escribiendo historias para el profesor Bill Boyce, que fue el que le comunicó que “ya podía enviar las invitaciones de la graduación” el sueño estaba cerca de cumplirse y finalmente se cumplió al graduarse con honores “cum laude”. Pese al cáncer de pulmón que padece y los 13 tratamientos de radioterapia  que le impiden andar con facilidad, Walter subió al estrado a recoger su título acompañado de su hija y un nieto cumpliendo así su sueño.  

Imagen David Bravo

 

 

 

Dejar respuesta