Último adiós a los militares fallecidos en aguas Canarias

0
107

El pasado domingo tenía lugar el funeral en memoria de los cuatro militares del Ejército del Aire fallecidos en el accidente de helicóptero cerca de la costa de Fuerteventura. Sus restos mortales fueron rescatados un mes después de la tragedia ocurrida el 19 de marzo.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Familiares y compañeros de las víctimas así como el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, y el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, asistieron el domingo a la misa oficiada en el hangar del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) de la Base Aérea de Gando, Gran Canaria. El funeral era del capitán Daniel Peña Valiño, el mecánico sargento Carlos Caramanzana Álvarez y los tenientes Carmen Ortega Cortés y Sebastián Ruiz Galván, todos fallecidos en el accidente de helicóptero del 19 de marzo. Un quinto tripulante de la aeronave, el sargento Johnander Ojeda Alemán, fue rescatado con vida momentos después del siniestro convirtiéndose en el único superviviente.

Aquella noche de marzo el helicóptero del Ejército del Aire realizaba unas maniobras rutinarias entre las islas de Gran Canaria y Fuerteventura cuando se precipitó al mar sin ninguna causa aparente. Su tripulación estaba bien entrenada y tenía mucha experiencia en ese tipo de operaciones. Asimismo, la aeronave tenía todos los permisos aprobados y había pasado todas las inspecciones reglamentarias para poder volar con total seguridad.

Al perderse toda comunicación con los militares se activó el protocolo de emergencia y comenzó la búsqueda, sin éxito, del helicóptero siniestrado. Más de un mes después, y con la ayuda de la empresa Phoenix International contratada por el Ministerio de Defensa, pudo localizarse el fuselaje a más de 2.000 kilómetros de profundidad. El robot ‘Rémora II’ transmitió las imágenes que confirmaron que los cuatro tripulantes seguían en su interior. El padre del teniente Sebastián Ruiz declaró poco después que el hallazgo le permitió “soportar la pena” y que fue “una noticia buena el que localizaran el aparato y, al mismo tiempo, que estuvieran todos” dentro de él.

Las labores de rescate, complicadas por la profundidad, permitieron rescatar los cuerpos de Daniel Peña y Carlos Caramanzana y tan sólo algunos restos de los otros dos ocupantes. Esto se debió a que, durante la maniobra de izado del helicóptero, se desprendieron partes del mismo hasta el punto de permitir la salida de dos de los cuerpos de la nave. Pocos días después el Ministerio de Defensa anunció que suspendía la búsqueda por no existir “opciones racionales” de encontrar más restos del helicóptero o de Carmen Ortega y Sebastián Ruiz.

La Comisión de Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares aún continúa investigando el caso y las causas del accidente mientras que el ministro de Defensa ha otorgado a los cuatro militares la Cruz de Mérito Aeronáutico con distintivo amarillo a título póstumo.

Dejar respuesta