Txema Santana: “África sólo interesa cuando se produce una noticia desagradable”

0
136

Captura de pantalla 2013-02-01 a las 11.08.02El fundador del portal de información sobre África, Txema Santana, explica a La Huella Digital el innovador proyecto que ofrece información exclusiva y de calidad del continente menos conocido por los españoles: GuinguinbaliSantana, nacido en Canarias, explica además las dificultades con las que se encuentra este medio y el panorama comunicacional actual sobre el continente africano.

Pregunta: ¿Cómo y por qué surge el proyecto de GuinGuinBali
Respuesta: Guinguinbali nace a comienzos de 2010. Conjuntamente con Laura Gallego, Mayra Moreno y José Naranjo puse en marcha el proyecto por una inquietud que teníamos: no encontrábamos información suficiente sobre África ni ningún medio especializado sobre este continente en español.

En un principio empezamos en español, inglés y francés para salvar las barreras del idioma, que es uno de los orígenes del desconocimiento de África por parte del mundo hispano, pero al cabo de dos años decidimos enfocarnos en el español por falta de recursos.

Apostamos por un trabajo descentralizado, en red. Tenemos periodistas africanos y españoles repartidos por el mundo, especialmente en África. 

P: ¿Cuáles han sido los mayores obstáculos que han tenido?
R: La forma de financiación. Es difícil conseguir una vía de financiación cuando no es un producto comercial. Sin embargo, también hemos encontrado algunas virtudes, como ser mucho más independientes. De esta manera nos hemos podido financiar mediante proyectos culturales para algunas organizaciones. 

Los dos primeros años habíamos adoptado la forma de una empresa, facturando vía publicidad. Pero desde hace un año nos salimos de la empresa y los ingresos que obtenemos se reinvierten en más producción. Hemos buscado trabajos por fuera y además algunos somos freelance para otros medios.

En cuanto a los periodistas africanos que trabajan con nosotros, ellos sí que han tenido obstáculos en cuanto a su libertad para informar, como es el caso de Anas Ben Salah, corresponsal en Marruecos.

P: ¿Qué opina del tratamiento que dan los medios europeos a las informaciones sobre África?Txema
R: Igual que ocurre con los medios españoles en Latinoamérica, que es una visión de antigua metrópoli, pasa con los medios franceses sobre los países africanos. El problema que tenemos los periodistas españoles es el eurocentrismo.

África solo interesa cuando se produce una noticia desagradable y por tanto se traslada esa imagen. En estos tres años esta situación ha ido cambiando, en parte por las potencias turísticas como Egipto y Sudáfrica y por el interés que hay en estos países.

También ha ido emergiendo el avance en nuevas tecnologías y proyectos innovadores como Usahidi, que es un observatorio electoral creado en Kenia y muy demandado en los países del sur latinoamericano.

Otro problema es que en ocasiones solo se transmite la información recogida por las ONG en sus misiones a zonas de conflicto o emergencia. Por lo tanto, hay un problema de parcialización de la información. Se muestra lo que sucede allí donde están las ONG, pero no la situación del resto del país.

P: La inmigración es mostrada como un problema por la mayoría de los medios. ¿Cuál es su posición frente a esto?
R: Yo he tenido la suerte de trabajar en movimientos migratorios en Centroamérica, cubriendo la ruta hacia México de salvadoreños y hondureños, y en Sudamérica de peruanos a Ecuador. Y aquí en Canarias la llegada de africanos. Reconozco que el interés por África viene de los inmigrantes que vienen aquí tocando la puerta. Creo que en Canarias hay una generación de periodistas concienciados por el tema gracias a la llegada de inmigrantes en pateras. Es una lección de humanidad que nos dan nuestros vecinos.Afortunadamente, hay profesionales que tratan la migración como lo que es: un movimiento natural de personas de un territorio a otro en busca de un futuro mejor. La legislación trata a estos ciudadanos como cosas en vez de personas. Cuando llegan pateras a España, se insiste en hablar de devolución de personas, no de expulsión. Lo que se devuelven son cosas. Se intenta cosificar al inmigrante y deshumanizarlo.

Hay medios más sensacionalistas y populistas ligados a la derecha legislativa que han entendido que eso tiene rédito electoral y que tratan de asociar la inmigración a los problemas de España.

P: ¿Cómo se puede solucionar este problema para dar una visión real de África y presentarla con sus diferencias internas y no como un todo homogéneo?
R: Hay corresponsales que ponen en sus perfiles que han estado en los Balcanes, Irak, Afganistán… y en África. ¿Pero en cuál de los 54 países que conforman el continente?

Hay una similitud entre el tratamiento informativo de África y Latinoamérica en los medios de comunicación, y es la falta de respeto hacia su soberanía, hacia sus dirigentes y hasta a sus pueblos y empresas. En Europa, si una victorial electoral es reñida, la población se decantó por pocos votos por una opción. En Latinoamérica se hablaría de un pueblo dividido.

Yo he estado un tiempo determinado en Latinoamérica y la veo distinta. Leo medios de allá y creo que hay que hacer lo mismo con África. Hay medios como Maliactu que es muy completo. Para interesarse por estos países hay que leer prensa local.

Recomiendo BBC África. También son de gran importancia las plataformas ciudadanas que se están formando para informar a los ciudadanos y los medios locales africanos digitales que están surgiendo y que son muy buenos.

En español contamos con GuinGuinBali y también hay varios medios franceses como Jeune Afrique. Sin embargo, cualquier periodista que quiera informarse bien sobre África, debe aprender francés.

500px-Mali_Azawad_rebellion_fr.svgP: ¿De qué manera ve la situación en Mali y su tratamiento informativo?
R: En Mali tenemos un ejemplo de colonialismo mal ejecutado. Lo mismo pasa en el Congo, donde el ejército huyó y también produjo un vacío político. En el pasado estos vacíos políticos fueron ocupados por movimientos de izquierda y la oligarquía europea acabó con ellos, como fue el caso de Lumumba en Congo, Sankara en Burkina Faso o Amílcar Cabral en Guinea-Bisáu. 

En este caso, son movimientos reaccionarios religiosos yihadistas, armadísimos. Hay que ver quién les vende las armas, de dónde vienen, que probablemente sea Libia, y a dónde van, que seguramente sea Argelia, que está en el punto de mira y allí es donde los yihadistas pueden huir y generar un conflicto en el futuro.

El vacío político, causa del colonialismo, es lo que genera esta situación. ¿Se traslada esto a los medios de comunicación? Lo que sí es seguro que no se traslada es que el capitalismo tiene parte de culpa. Vivimos en un sistema capitalista donde el propio capitalismo nunca es protagonista del conflicto. El problema son los funcionarios, los políticos, los medios de comunicación o los ciudadanos irresponsables que viven por encima de sus posibilidades.

Es también culpa del imperialismo, de esas ganas de expansión internacional que tienen los países europeos. El hecho de que Francia esté liderando esto no deja de ser una reminiscencia del siglo pasado.

P: ¿Cuáles son las causas del conflicto?
R: En Guinguinbali estuvimos el año pasado cubriendo este conflicto, porque este no nace ahora, sino a principios del 2012. Se inició una revuelta tuareg en el norte que llevó a un golpe de estado en Mali e hizo que el país se quedara sin gobierno. Entonces el ejército protestó y dio otro golpe de estado. El norte quedó de esta manera desvalido y la situación se fue complicando hasta que yihadistas y tuaregs pactaron para conquistar las ciudades. Al final los yihadistas terminarían echando fuera a los tuaregs.

Si analizamos la situación como lo hacen tradicionalmente los medios, caeremos en el mismo error. Pero si hacemos una lectura de clase, los que menos tienen son los más afectados. Estos huyen del país y las minorías étnicas se van a ver castigadas. Es decir, los conflictos que se ven en todo el mundo pero con una situación bélica-religiosa bastante importante.

Hay ciudades en las que ha habido bombardeos donde no se puede acceder aún. Hay un grupo de periodistas asentados en Sevare, que es una ciudad que está cerca de Mopti a los que no los dejan llegar hasta Conna, más al norte. Denuncian que no les están permitiendo fotografiar las ciudades que han sido bombardeadas. Parece como si alguien quisiera limpiar el escenario del crimen.

Fotografía: Guinguinbali/ Wikimedia Commons

Dejar respuesta