Turritopsis Nutricula: ¿una respuesta a la inmortalidad?

0
470

La existencia de tan excepcional criatura se conoce desde hace más de una década. Desde los años noventa la especie ha sido sometida a análisis genéticos y biológicos de todo tipo para intentar arrancarle, sin éxito, el secreto de su inmortalidad. Se trata de una clase de medusa que se regenera por si sola, de nombre Turritopsis Nutricula, que vive en aguas tropicales y que se está extendiendo a otros mares.
De acuerdo con los científicos, por la capacidad de regeneración de sus células puede ser considerada como potencialmente inmortal. Como cualquier otro ser viviente, tiene un proceso de envejecimiento, pero al final de su periodo de maduración sexual vuelve a su estado inicial de
pólipo. Tiene un diámetro de 4-5 milímetros, y su figura es alta y acampanada con paredes finas y uniformes. Su gran estómago (cavidad interior), color rojo vivo, tiene forma cruciforme en su corte transversal. Los especímenes jóvenes tienen ocho tentáculos en el borde pero los adultos llegan a tener hasta 80-90 tentáculos. Llega a ser madura sexualmente después de pocas semanas de vida.

Generalmente  las medusas mueren después de propagarse; sin embargo, la Turritopsis nutricula ha desarrollado la capacidad de volver a “nacer”. Se trata de un fenómeno llamado transdiferenciación que sucede, por ejemplo, cuando un órgano dañado regenera sus tejidos. Sin embargo, para esta especie de hidromedusa el proceso es algo corriente en su ciclo vital. Esto se realiza mediante un cambio de células en su zona externa (Exumbrella). La capacidad de invertir el ciclo de vida es probablemente única en el reino animal, y permite a esta medusa evitar su muerte, presentándose como inmortal biológicamente.

Es originaria de los mares del Caribe, pero últimamente se han encontrado en el Mar Mediterráneo, en las costas de Italia y España, y en Japón. Esta importante colonización se cree que es debida a la dispersión de los ejemplares llevada a cabo por los barcos al cargar y descargar sus tanques de lastre. Lo que parece claro es que se adaptan perfectamente a todo tipo de temperaturas y de agua, incluso dulce. Ahora hay que definir el impacto que pueden tener sobre otras especies.

En pruebas de laboratorio, el cien por cien de los ejemplares analizados han madurado y vuelto a la juventud decenas de veces, sin perder en esos cambios ni una sola de sus características o capacidades. Los investigadores llegaron a la conclusión de que la “muerte” tal como la conocemos no sucede en esta especie.

Esta minúscula criatura es el foco de muchos intrincados estudios de biólogos marinos y de genetistas para ver exactamente “como maneja la marcha atrás” de su proceso de envejecimiento.

A propósito de este tema, incluyo el comentario aparecido el pasado 24 de Marzo en Scientific American: “La sobreexplotación pesquera ha reducido los predadores de las medusas, sobre todo el atún rojo, lo cual, unido al efecto del incremento de la temperatura del agua producido por el cambio climático, hace que las medusas proliferan en los mares libremente. Si no hay cambios en las políticas globales de pesca, el pescado comestible del futuro será algo parecido a lo que el artista digital Dave Beck y el científico marino Jennifer Jacquet crearon en la imagen. La hamburguesa de medusa está cerca de convertirse en realidad, pronto podremos probarla, dicen Beck y Jacquet.”

Referencias:
http://www.sciencenews.org/view/generic/id/33516/title/Nearly_immortal_sea_creature_spreads
http://www.sciam.com/gallery_directory.cfm?photo_id=34EEE149-EC18-80F1-6D7D4BFF4116E142
Imagen:
http://www.zmescience.com/meet-the-worlds-only-immortal-animal

1 Comentario

  1. Hola, Angel!
    Muy interesante el articulo. ¿Ahora solo falta que los científicos averiguen como lo ejecuta?.. Que las hamburguesas esten buenas.Y nos alarguen la vida en buenas condiciones.

Dejar respuesta