Trifón Poch, la última bala del Estudiantes

0
76

El Asefa Estudiantes vive una profunda crisis que ya ha dejado secuelas: Pepu Hernández dimitió el pasado martes, de mutuo acuerdo, como técnico del equipo estudiantil. Las claves han sido las 16 derrotas que lleva a lo largo de la temporada (siete de manera consecutiva, igualando el peor balance de su historia); su asequibilidad como visitante (no gana lejos del Palacio desde el 27 de febrero de 2011) y el pésimo juego ofrecido por el conjunto madrileño.

Trifón Poch es un consumado salvavidas en la Liga Endesa

Solo la veteranía de Germán Gabriel, Rodrigo de la Fuente y Carlos Jiménez (actualmente lesionado), junto al joven Jayson Granger han salvado al equipo de la debacle total. Le ha pesado mucho al equipo estudiantil el bajo rendimiento de los tres americanos fichados a principios de temporada: Antoine Wright, al que sus salidas nocturnas le pasaban factura en los entrenamientos; Luis Flores, que abandonó al equipo en el trascendental partido contra el Lucentum Alicante; y por último Cedric Simmons, quien no cumplió las expectativas creadas.

La tensa situación que vivía Pepu, ex seleccionador nacional y campeón del mundo con la ÑBA, venía de lejos, ya que el pasado mes de diciembre había presentado su renuncia al cargo. Ésta fue desestimada por los dirigentes colegiales porque la situación, en su opinión, no requería una medida tan extrema. De este modo, Pepu se dejó convencer para continuar al mando del Estu.

Pero ser la peor defensa de la Liga Endesa (77,1 puntos recibidos por partido), tener el peor porcentaje en tiros de dos, ser el que menos asistencias da por partido, el segundo peor equipo en ataque y el segundo peor en valoración, han sido algunas de las causas por las que el director general, José Asensio, y el director deportivo, Nacho Azofra, han decidido dar las riendas del equipo a Trifón Poch, especializado en situaciones límites.

El ex entrenador de Casademont Girona, Granada y Etosa Alicante intentará frenar la caída de un equipo que va cuesta abajo y sin frenos. Sólo se ve superado como peor equipo por el Blancos de Rueda de Valladolid, que apenas suma una derrota más que los madrileños. La labor de Poch consistirá en recuperar la moral de un vestuario destrozado anímicamente y que, incluso, ha perdido el favor de su afición, una de las más ruidosas de toda España.

No va a ser una situación nueva para el técnico cordobés, ya que en 2004 salvó ‘in extremis’ al Etosa. Casualidades de la vida, lo hizo en la misma pista donde debutará como entrenador estudiantil: el Martín Carpena de Málaga.

Además del ya mencionado entrenador, las llegadas de Chris Lofton, Willie Deane y Tariq Kirksay son las últimas balas que le quedan al Asefa para revertir la situación y evitar el descenso a la Adecco Oro, división en la que nunca ha competido.

Fotografías: Club Estudiantes

Dejar respuesta