Tres ya no son multitud

0
177

Castillos de cartón, dirigida por Salvador García Ruiz es una película de drama erótico donde Adriana Ugarte, Nilo Mur y Biel Durán dan vida a tres jóvenes artistas cuyo único deseo es pintar, razón por la cual, terminarán creando un mundo cerrado y autosuficiente en el que los tres mantienen una estrecha relación pasional.
Se trata de una adaptación cinematográfica de la novela de Almudena Grandes, dos grandes nombres del cine y la literatura en español unidos para narrar la amistad de tres jóvenes estudiantes de Bellas Artes en la España de los primeros años ochenta del siglo pasado. Sin embargo, y a pesar de tener ya un referente literario, la actuación , a excepción de Biel Durán, es bastante pésima pues se trata de una interpretación lineal, forzada y poco realista.

Esto, agravado por el echo de que no se profundiza para nada en la psicología de los personajes, ni en sus pensamientos ni en los cambios que sufren los tres, da como resultado un film plano, sin interés. Planificada de una forma rutinaria, con movimientos de cámara tan previsibles como innecesarios, Castillos de cartón no alcanza clímax alguno ni deja que veamos un verdadero objetivo cinematográfico entre sus imágenes. Hay, por tanto, una escasa similitud entre el nivel de la historia y el de la forma en que está contada.

Por otro lado, el relato trata temas de indudable interés, las relaciones amorosas complejas, el sexo, el arte, el fin de la juventud, y todo ello sin caer en lo fácil.

En definitiva, no deja de ser una película más a pesar de la gran historia que esconde detrás.

Fuente de la imagen:
Extracine (http://extracine.com/)

Dejar respuesta