Tres puntos, Odegaard y Lucas Silva

0
157
Gareth Bale (25) anotó el segundo gol del Real Madrid./ Pablo Morquecho (flickr)
Gareth Bale (25) anotó el segundo gol del Real Madrid./ Pablo Morquecho (flickr)

El Real Madrid venció con mucha dificultad al Córdoba por 1-2 en un encuentro muy complicado que culmina una semana donde el club ha incorporado a dos centrocampistas, la promesa noruega Martin Odegaard y al brasileño Lucas Silva.

El duelo en el Arcángel, primero de la segunda vuelta, se complicó desde el primer minuto para los de Ancelotti ya que un penalti de Sergio Ramos posibilitaba el gol de penalti de Ghilas y ponía a los locales en ventaja. El de Camas tocaba el balón con la mano dentro del área, aunque previamente le había rebotado en el estómago, tras un disparo de Bebé, por lo que el árbitro no dudó en señalar la pena máxima. Por lo que el 1-0 se situaba en el marcador cuando el minuto 2 no se había cumplido.

El conjunto dirigido por Miroslav Djuckic (4-2-3-1), que no se enfrentaba al Madrid (4-3-3) desde hacía 44 años en Liga, lejos de conformarse decidió jugar de tú a tú al líder. Tuvieron dos ocasiones claras Deivid y de Bebé, que no dejaba de intentarlo desde cualquier posición. Tan sólo una falta lanzada por CR7 llevó el peligro sobre la portería de Juan Carlos.

Hasta el minuto 27 tuvieron que esperar los merengues para conseguir el empate. Un córner enviado por James al área que llegó a tocar Bale, sirvió para que Benzema, demostrando la inteligencia que le caracteriza, se colocara el balón para rematar al fondo de la portería y situar el 1-1. Los minutos siguientes ya no resultaron tan intensos y tan sólo una ocasión para Bebé y otra para CR7 cerraban una primera mitad en la que los cordobeses sorprendieron al Madrid con sus acertadas contras. A pesar de su claro dominio del balón, los blancos no cuajaron un buen primer tiempo en el que parecieron no tener ideas y fueron sorprendidos y superados por el rival.

Tras el descanso, los locales demostraron que no querían desaprovechar su ocasión de obtener un resultado positivo ante un contrincante mucho más fuerte, e hilaban una acción tras otra para poner a prueba a Casillas. Edimar, Cartabía y Bebé, que se convirtió en una verdadera pesadilla para la defensa visitante, pudieron poner al Córdoba por delante pero la zaga merengue se defendía como podía con éxito. Las oportunidades blancas no llegaban y pese a mostrar detalles de calidad los intentos eran en vano. En el 68 Andone estrellaba su disparo en el travesaño que por milímetros no llegó a traspasar la portería y, un tiro de Kroos y otro de Benzema, avisaban a los locales mientras se realizaban cambios en ambos equipos. Illarra entraba por Khedira, Coentrao por Marcelo y Jesé por James. Andone dejaba su sitio a Vico en el Córdoba.

Y llegaba así la jugada más desafortunada del encuentro que terminaba con CR7 expulsado en el minuto 83. El luso, que no tuvo su día, pegó una patada y dio un manotazo a Edimar, y el árbitro le envío al vestuario. Como acostumbra, el Balón de Oro, recibió provocaciones a lo largo de todo el partido y acciones duras que no fueron señaladas, pero nada justifica semejante reacción. Y cuando tomaba el camino a los vestuarios no dudó en acariciar el escudo de campeón del mundo, que lleva en la camiseta y que se entendió como un desprecio hacia el rival, en otra clara equivocación de Ronaldo que dejaba al Madrid con 10 y con tan sólo unos minutos para llevarse los tres puntos.

Los de Carletto se lanzaron entonces a la desesperada a por el gol, y en el 87 Cartabia tocaba el balón con la mano dentro del área y era expulsado a la vez que el árbitro indicaba la pena máxima. Bale, con un buen disparo, batía al portero local y cerraba así una complicadísima victoria ante un rival que no dejó de luchar hasta el final y que tal vez mereció más por su atrevimiento y su esfuerzo. Tres puntos que suponen una gran recompensa tras un mal partido que sirve para afianzar el liderazgo blanco en Liga una semana más.

A lo largo de esta semana se oficializaron dos nuevos fichajes para el medio campo merengue. Uno pensando en el futuro, Martin Odegaard, de 16 años y procedente del Stromsgodset que ha batido todos los records de su país al ser el más joven en debutar y marcar en la liga noruega y en disputar una fase de clasificación para una Eurocopa. Y Lucas Silva, de 21 años que llega procedente del Cruzeiro, donde ha sido nombrado mejor mediocentro de la liga brasileña, y que firma hasta 2020. El primero, en principio, se incorporará al Castilla de Zidane que parece lanzado hacia al ascenso y, el segundo, servirá para dar descanso a un Kroos que parece intocable en el medio blanco.

La próxima cita merengue será en el Bernabéu el próximo sábado ante la Real Sociedad, a las 16.00 horas. No estará Ronaldo, que tras finalizar el partido pidió perdón (“Pido disculpas a todos y especialmente a Edimar por mi acto irreflexivo”). Habrá que esperar a ver qué sanción le impone el Comité ya que podría llevar al delantero a perderse el duelo ante el Atlético de Madrid. El hecho de que el árbitro no señalara en el acta que la expulsión se debiera a una agresión puede dejar el castigo en dos encuentros que cumpliría ante la Real y el Sevilla.

Dejar respuesta