Tres libros para iniciarse en el feminismo

0
4740

Que el violeta es el color del feminismo es algo indiscutible. Sin embargo, esta asociación la explican varias teorías. La más defendida se basa en un suceso que tuvo lugar en el año 1908, cuando las trabajadoras de la fábrica textil de la empresa ‘Cotton New York’ se declararon en huelga por las pésimas condiciones en las que soportaban las jornadas laborales. El dueño de la compañía decidió zanjar este asunto de la manera más cruel y dramática. Encerró a estas mujeres en su interior y prendió fuego al edificio, provocando así la muerte de 129 trabajadoras. La leyenda cuenta que las empleadas estaban trabajando con telas de color violeta y que el humo que salía de la fábrica, el cual apreciarse a kilómetros de distancia, tenía ese color.

Desde Pluma, hemos decidido ponemos nuestras ‘gafas violetas’ para recorrer las bibliotecas y encontrar los tres mejores libros para iniciarse en el feminismo.

1. El diario violeta de Carlota – Gemma Lienas

Cuántas veces habremos oído hablar de mirar el mundo a través de unas gafas violetas y, sin embargo, muchos no sabéis que significa esto.

La escritora y activista feminista catalana Gemma Lienas, es la inventora de este concepto y, así, la pionera en utilizarlo. Dicha metáfora, que relaciona el violeta con el feminismo, la emplea la escritora catalana para explicar de manera sencilla al público adolescente -al cual va dirigido, principalmente, este “diario”- qué es el feminismo, en qué consiste y cuáles son sus objetivos.

En El diario violeta de Carlota, publicado en el año 2001, la autora define el concepto de ‘gafas violeta’ como una “nueva manera de mirar el mundo para darse cuenta de las situaciones injustas, de desventaja, de menosprecio, etc., hacia la mujer. Esta nueva mirada se consigue cuestionando los valores androcéntricos, es decir, valores que se dan por buenos vistos desde los ojos masculinos”. Desde la publicación de este libro, la metáfora se ha popularizado y ha sido utilizada en prensa, por colectivos feministas y en artículos sobre el feminismo.

El día de su catorce cumpleaños, Carlota recibe de regalo un diario para escribir sus intimidades. Carlota piensa que eso son “cursiladas” y la idea no le convence. Sin embargo, su abuela le hace cambiar de opinión cuando le propone anotar en ese cuaderno, con una mancha morada –color del feminismo-, todas las discriminaciones sociales hacia la mujer en su día a día. Ahí es cuando la protagonista se pone las gafas violeta y comienza a mirar el mundo que le rodea desde otro punto de vista.

El diario violeta de Carlota es, sin duda, el mejor libro para iniciarse en el feminismo. De manera sencilla y animada, la protagonista enseña a identificar actitudes injustas y discriminatorias hacia las mujeres, dentro de situaciones cotidianas que parecían totalmente normales. Es una buena opción para que los adolescentes entiendan qué es machismo y qué no.

2. Feminismo para principiantes – Nuria Varela

“El feminismo es la linterna que muestras las sombras de todas las grandes ideas gestadas y desarrolladas sin las mujeres y en ocasiones a costa de ellas: democracia, desarrollo económico, bienestar, justicia, familia, religión… Las feministas empuñamos esa linterna con orgullo por ser la herencia de millones de mujeres que partiendo de la sumisión forzada y mientras eran atacadas, ridiculizadas y vilipendiadas, supieron construir una cultura, una ética y una ideología nuevas y revolucionarias para enriquecer y democratizar el mundo.”

Esta es la metáfora que la periodista y escritora Nuria Varela dedica al feminismo en el primer capítulo de su libro Feminismo para principiantes, otra obra imprescindible para comprender qué significa este término y cuál ha sido su evolución a lo largo de la historia.

Feminismo para principiantes comienza resolviendo una pregunta clave, por no decir la pregunta clave: ¿Qué es el feminismo? Para la autora, la definición que la Real Academia Española ofrece para este término no es la adecuada, pues considera que feminismo no es la “ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres”, como señala la RAE. Varela sostiene que es precisamente eso lo que NO es el feminismo, ya que el hombre ni es el modelo a seguir por las mujeres ni es un sinónimo de ‘persona’.

El feminismo es, según indica la periodista, un discurso político basado en la justicia y una teoría y práctica política articulada por mujeres que, tras analizar la situación de desigualdad e injusticia que padecen, han decidido poner fin a esta.

A partir de aquí, la obra hace un repaso a la historia del feminismo desde la primera ola hasta la actualidad, estudiando a feministas importantes como Mary Wollstonecraft, Simone de Beauvoir, Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán o Clara Campoamor, entre otras.

3. Una habitación propia – Virginia Woolf

“Una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas”. A esa conclusión llega la novelista británica Virginia Woolf en su largo ensayo Una habitación propia donde sentencia que “las mujeres y las novelas siguen siendo, en lo que a mí respecta, problemas sin resolver”.

Publicado por primera vez el 24 de octubre de 1929, este ensayo se basa en un conjunto de conferencias –recogidas en el manuscrito bajo el título “Mujeres y ficción”-que la autora desarrolló durante ese mismo año en dos facultades femeninas de la Universidad de Cambridge.

El argumento de Una habitación propia gira en torno a un espacio literal y ficticio para escritoras que se encuentran dentro de una tradición literaria dominada por hombres. Woolf observa que las mujeres han sido apartadas de la escritura debido a su pobreza relativa y apoya que la libertad financiera les ofrecerá la libertad necesaria para escribir.

A lo largo de la trama, la autora se cuestiona si las mujeres eran capaces de crear un trabajo de la calidad de los de William Shakespeare, atendiendo a las limitaciones a las que se enfrentaban. Así, inventa un personaje llamado Judith que es “la hermana de Shakespeare”. Setrata de una joven con las mismas habilidades que el dramaturgo inglés pero con menos oportunidades por el hecho de ser mujer.

Además de un clásico imprescindible, Una habitación propia es un relato de lectura apasionante que permite estudiar el feminismo desde una perspectiva literaria. A través de una narradora ficticia, Mary Beton, y el lenguaje irónico e incisivo de Woolf, vemos una crítica de los prejuicios sociales que deben hacer frente las mujeres escritoras.

Dejar respuesta