Cuatro españolas de los siete detenidos en Chad están ya en casa

0
134

Zapatero recibe en Torrejón a las cuatro españolas liberadas en ChadEn torno a las dos de la tarde del 4 de Noviembre un juez de Yamena, capital de Chad, puso en libertad a cuatro azafatas españolas  y a tres periodistas franceses acusados de tráfico de menores en la operación Arca de Zoé. Las españolas regresaron a  casa en el mismo avión que el Presidente de la república francesa, Nicolas Sarkozy, después de que en la noche anterior Rodríguez Zapatero y él  pactaran la operación diplomática.

A pesar de que han sido liberadas la jefa de cabina Tatiana Suárez y las azafatas Sara López, Carolina Jean y Mercedes Calleja aún continúan detenidos el comandante del avión, Agustín Rey, el copiloto Sergio Muñoz y el auxiliar de vuelo, Daniel González. Estos tres españoles continuarán declarando en los juzgados. Los periodistas franceses son el cámara de la agencia Capa, Marc Garmirian, el fotógrafo de la agencia Synchro X, Jean-Daniel Guillou, y la miembro de la agencia France 3 Méditerrané, Marie-Agnès Peleran.

Todo comenzó cuando las autoridades chadianas intervinieron un vuelo chárter en el que viajaban miembros de la ONG francesa Arca de Zoé  junto a 103 menores, de entre tres y cinco años de edad, con la intención de darles en adopción. Esta noticia no hubiera tenido la mayor trascendencia si no se hubiera conocido más tarde que los niños no eran huérfanos y que los integrantes de dicha ONG viajaban con visados falsos tal y como declaró a la BBC el Ministro del Interior de Chad, Ahmat Mahmat Bachir.El resultado de esta operación fue la detención de los miembros de Arca de Zoé por secuestro de menores y estafa así como de los siete españoles de la tripulación de la aeronave y  dos funcionarios locales chadianos acusados, todo ellos, de cómplices de un supuesto delito de tráfico de niños.

Durante esos días, la delegación de Cruz Roja Internacional tuvo una importante misión, nada menos que buscar a las familias de todos esos niños que habían sido interceptados. Mientras tanto, éstos permanecieron en un orfanato de Abeché donde diariamente eran reconocidos por un médico local y entrevistados por el personal de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) y Cruz Roja Internacional con la finalidad de recabar información.

Este descubrimiento por parte de las autoridades de  Chad originó un gran revuelo que afectó a distintos sectores: político, social…Por un lado, durante los días posteriores se agolparon decenas de personas a las afueras del Palacio de Justicia de Abeché y corearon lemas contra los detenidos, entre otras cosas, porque la población quería que los europeos fueran juzgados allí y que no fueran trasladados a Yamena, tal y como había solicitado el tribunal con el apoyo de la fiscalía.

Por otro lado, el Colegio Oficial de Pilotos (Copac) se solidarizó con sus siete compañeros detenidos y acordaron llevar un lazo blanco en la solapa del uniforme para exigir que se garantizaran sus derechos. Sin duda, donde más se ha dejado notar ha sido en las relaciones diplomáticas entre los países implicados.

En Francia, la oposición francesa y los buenos conocedores del mundo franciafricano creen que el fiasco de la ONG Arca de Zoé en el Chad sólo tuvo dos explicaciones posibles: la  manipulación por parte de los servicios de inteligencia militares franceses o un encadenamiento de errores de la diplomacia gala y de las fuerzas militares que París tiene desplegadas en ese país africano.  Además, solicitó la creación de una comisión para investigar el papel jugado por el titular de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner.

Mientras, en España, el otro país directamente afectado, Moratinos intentaba en sendas conversaciones con su homólogo chadiano que los españoles fueran liberados lo antes posible al no haber pruebas claras que los culpara. Con cuatro de ellos lo han conseguido, el resto continúan allí a la espera con el deseo de evitar la pena que les puede ser impuesta; nada menos que entre cinco y 20 años de trabajos forzados, según declaró a la emisora francesa France Inter el fiscal de Abéché, Ahmat Daoud.

Fuentes:
Cadena ser, El País, El Mundo, La Razón y Público
Fuente de imagen:
El País.

Dejar respuesta