Trepas al campo

1
479

Ahora resulta que hay que trabajar menos, vivir la vida y no dar excesiva importancia a las cosas que no la tienen. ¡Nos ha jodido mayo con las flores! Los listos de siempre dando lecciones. Hace ya tiempo que sabemos eso, lo que pasa es que estuvieron dando la matraca con el rollo de la competitividad, el mercado y la globalización, que nos amplía los horizontes profesionales y nos hace unos hombres, que muchos se tragaron el anzuelo. Aún se sigue con el rollo de que si no nos largamos a USA o abusa, o trabajamos doce horas al día, no somos ni personas ni ná de ná.
Muchos cayeron en esa trampa. Pero hete aquí, ¡sorpresa!, otros muchos ya nos sentimos realizados madrugando tanto o yéndonos tan lejos a buscar la manduca, que hace frío y me pilla un poco a trasmano. Ya ven, qué cosas.
Pues ahora, los que se tragaron toda esa historia y se convirtieron en la imagen misma de esa sociedad de la opulencia y el consumismo, la misma que ahora parece derrumbarse y que éstos abandonan como alma que lleva el diablo, nos vienen a decir: “Tranquilo colega, que la vida son cuatro días”. Para dar ejemplo, han abandonado el barco antes de que se hunda, visionarios ellos. Con el dinero que ganaron a espuertas, en negocios especulativos de alta rentabilidad, se han largado al campo, con el tío Manolo y las cabras, a escribir poesía y plantar lechugas. No me parece mal, lo que me lo parece es que nos lo vendan como sopa de ajo que acaban de descubrir, tan listos ellos.

Los tipos y tipas tienen tribuna en los papeles y todo, y es lo que me toca un poco lo que ya están pensando. Salen sus caretos en un prado bien verde, con la vaquita al lado, diciéndonos que la verdadera esencia está en el campo, y que por eso han montado un negociete allí, para ir tirando, que no hace falta tanto dinero para vivir la vida. “No como antes, que tenía un estrés que no veas. Ni se me levantaba. Ahora, con el olor a mierda de vaca y los mosquitos, me pongo palote hasta con el señor párroco, porque aquí todavía llevan falda los curitas, ¿sabes?”.

Ya he visto algún que otro reportaje sobre el tema en varios sitios. Fulanito de tal, agente de bolsa, mucho dinero en su anterior ocupación, vida a tope, farlopa de la buena y chatis de cuerpazo. Manolita de tal, mujer activa y liberada, dos hijos que compagina con un trabajo de responsabilidad, etc etc. La misma persona todos, para qué engañarnos. En mi pueblo se los llama conversos, y los azuzas un poco y vuelven por donde vinieron. A éstos los mete el tío Manolo a ordeñar a mano, pisan dos mierdas, les lame la vaca en la mano y cogen el BMW que no levantan ni polvo al najarse de allí. ¿O piensan que se habrán librado del BMW y el pisito en Madrid? Habría que verlo.

Si aguantan y se quedan, puede que su espíritu trepa y competitivo acabe por emerger. Con esa fe extrema que tiene el converso para las nuevas ocupaciones o ideas, acabarán llevando hasta el delirio la idealización del agro, usurparán los papeles ya establecidos dentro del pueblo que tenga la desgracia de albergarlos. Como en Amanece que no es poco. Una nueva reasignación de papeles. Ya me veo al tonto del pueblo, al Simón, buscándose otra ocupación, quizá en política, porque le han quitado el puesto los nuevos al ver que es el que mejor vive de todos.

Hay que decirles a éstos que la vida en el campo está muy bien, y muchos ya dieron ese paso, mucho antes que ellos aparecieran con la antorcha salvadora. A esos los respeto. Me parece una buena opción, como cualquier otra. No estoy en contra de que una persona rehaga su vida, siempre y cuando no me de la barrila con ello. Y menos si es algo que ya sabía de sobras antes. Que se vayan donde quieran. Aunque debo decir a estos vendedores de una nueva vida en la huerta que la relajación y la tranquilidad está en uno mismo, no en mitad de la alberca necesariamente. Algunos ya sabíamos que el mundo no es gran cosa, y que mejor tomárselo con calma, vivas en mitad de la sierra de Gredos o en New York.

Si escuchan “Déjame vivir con alegría”, de Vainica Doble,  o la versión de Grupo de Expertos sol y nieve, sabrán de qué les estoy hablando. 

Fuentes de las imágenes:
http://planetaalucinante.blogspot.com
http://www.google.es

1 Comentario

Dejar respuesta