¿Trabajadores de limpieza en huelga? ¡Trabajadores de limpieza en paro!

0
231

Hoy me voy a poner reivindicativa, sí señor. Como prometía en un post anterior, aunque quizá con un poco menos de margen temporal, voy a hablar del gobierno, en concreto del gobierno de esta, nuestra Comunidad.
Como usuaria regular de Metro de Madrid, lo que estaba viviendo todos los días en la odisea de 13 estaciones hacia mi trabajo era un auténtico infierno. No sé si seré superdotada o demasiado receptiva o es que todo el mundo pensaba lo mismo que yo pero, desde que leí los panfletitos esos de “Trabajadores de limpieza en lucha” me olí que, precisamente, algo nos iba a apestar pero bien las jornadas navideñas a los pobres desgraciados que tenemos que ir a trabajar estos días. ¡Y vaya si nos apestó! ¡Con resbalones de aceite y todo, oiga!

Lo que se ha visto esta semana y media en los suburbanos madrileños ha sido, lo menos, desagradable. Kilos y kilos de basura delicadamente colocados en lugares clave de las estaciones de metro más concurridas han iluminado nuestras dulces y blancas travesías, perfumados con un aroma embriagador a vómitos sin recoger, aceites por los suelos, lodos varios en las escaleras, periódicos tirados, pintadas en los paneles… Y ¡claro! luego quieren ir algunos (pocos) honrados trabajadores a cumplir con sus tareas de limpieza derivadas de algo que se denomina Servicios Mínimos y los “compañeros” les dedican dulces versos como “Esquirol”, “¿De qué lado estás, hijo de puta?” etc. Una vez que consiguen escarmentar a esos cumplidores, su siguiente misión es comenzar a fastidiar a los que menos culpa tenemos de sus desgracias que nada nos incumben: los viajeros. Porque han sido ellos los que han puesto así el metro, y no los viajeros, como yo misma. ¿Que por qué lo sé? Bueno, a lo mejor es que, antes de contemplar los vídeos que han visto hace poco la luz, he presenciado en primera persona los altercados. Y encima pretendían que nos creyésemos que éramos nosotros los que habíamos empantanado el servicio.  ¡Oiga que ni en un mes sin limpieza una sociedad civilizada como la nuestra se enguarrina tanto!

Las cosas se han precipitado. Eso todo el mundo lo sabe. Pero lo que han hecho algunos huelguistas ha merecido que desde el gobierno de la comunidad, y en una maniobra que, personalmente considero extremadamente sabia, Esperanza Aguirre ha dicho “¡hasta aquí hemos llegado!” y ha mostrado su lado menos de Rincón (por Caiga quien Caiga). Todos los contratos implicados en destrozar el metro se han visto rescindidos. ¡Sí señor! Y en una maniobra de perfecta dialéctica, la presidenta ha explicado, según informaba EFE, que los culpables de esta situación son ” quienes tienen obligación de limpiar” el Metro, es decir, las empresas adjudicatarias a las que afecta esta huelga que es, ha reiterado “un problema interno” de estas compañías. Sé que me van a retirar el saludo muchos de los que leen esta página, pero no podría haberse tomado una decisión mejor. Apoyo totalmente a Aguirre y pienso que, en problemas como el que aquí a acontecido, todos los líderes políticos deberían seguir su impronta.

Miren, señores huelguistas, estoy completamente a favor de que los trabajadores reivindiquen sus derechos, siempre y cuando quede perfectamente demostrado y claro que las condiciones de trabajo son insufribles, pero con lo que no puedo lidiar es con los llamados “piquetes informativos” (¿Informativos? ¿De qué?) porque no sólo no dejan ejercer el derecho a trabajar, que es tan legítimo como el de la huelga, sino que, por si fuera poco, intentan molestar a los que no tienen culpa ninguna.

Si las condiciones de trabajo eran indescriptibles, quizá con una simple y civilizada charla o una queja legalmente llevada en la Consejería, todo se hubiese solucionado. O puede ser que, si era irremediable la huelga, os podríais haber quedado descansando en vuestros domicilios y cumpliendo los servicios mínimos de seguridad e higiene que como personas físicas los usuarios nos merecíamos. Pero no. Tuvistéis que dejaros llevar por vuestra incesante sed de venganza hacia los que nada os han perjudicado, quizá estremecidos por historias tremendas sobre burgueses malvados y pobres proletarios, como las que narraban las pantallas omnipresentes que tan bien nos describió Orwell en 1984.

El caso es que la jugarreta os ha salido mal. Tenéis a la opinión pública en contra. Los usuarios no tienen culpa de nada. Si os habéis quedado en el paro recapacitad por qué ha sido. No por la huelga. No. Por la insensatez de intentar molestar y destrozar bajo la máxima de “mal de muchos, consuelo de tontos”. Esta vez no nos sentimos identificados. En absoluto. Os merecéis quedaros en la calle.

Vuelvo a recoger el panfleto que me entregasteis en Ciudad Universitaria. 

¿Trabajadores de limpieza en lucha? ¡¡Trabajadores de la limpieza en paro!! 

1 Comentario

  1. Muy acertados tus comentarios.

    Son quizás las palabras, que muchos de nosotros, usuarios del metro de Madrid, no nos atrevemos a decir en alta voz; aunque indiscutiblemente lo pensemos.

    Es intolerable y vergonzosa la actuación de diversos huelguistas; intentando manipular y humillar al resto que pretendían cumplir con los servicios minimos establecidos; desestableciéndolos por su cuenta y riesgo y a riesgo de los usuarios.

    Nosotros somos los que estamos sufriendo en todos nuestros sentidos(vista,oido de insultos,re-gusto amargo y ácido,olfato,tacto…) todos y cada uno de los sinsabores de este vergonzante ataque a nuestro derecho a la limpieza.

    Es la imagen que se está dando de nosotros a todas las personas que nos visitan en estas fechas; personas que vienen de toda la geografía tanto española como internacional y que se llevan un desagradable recuerdo, incluso en imágenes, para enseñar en su lugar de residencia.

    Asqueroso y vergonzoso.

    Saludos de una madrileña indignada.

  2. Yo estoy de acuerdo pero en sancionar a las empresas y a los trabajadores( con nombres y apellidos) implicados en los altercados. me parece INDIGNANTE sin embargo( esto no lo se a ciencia cierta pero espero equivocarme) que se despidiese a todos y cada uno de ell@s, ya que , al igual que en todo árbol hay frutas podridas, las que están sanas no tienen la culpa de estar en el mismo manzano, a eso yo le llamo pagar justos por pecadores. Si la culpa es de la empresa, se demanda a la empresa y a los implicados y santas pascuas; lo que no veo de recibo es que se despida también a alguien que a lo mejor necesita ese empleo para mantener a una familia, pero claro, eso las personas mantenidas no lo entenderan asi; lo entenderan los que tienen que verselas con los recibos a fin de mes y pagando la comida y los estudios de sus hij@s. Despido , SI,estoy de acuerdo para el que se lo merezca, pero no a dedo,INDISCRIMINADAMENTE!!

  3. Me gustaria haber expresado mejor lo sucedido pero te aseguro que me ha resultado imposible. Cada frase tuya ponía palabras a mi sentir. Si señor, asi se habla.

Dejar respuesta