Toronto funciona sin Gay, más problemas en New York y los Suns resurgen

0
71

rudy-gay-toronto-raptorsTodo eran malas noticias para Toronto cuando Masai Ujiri decidió enviar a Rudy Gay rumbo a Sacramento, a cambio de jugadores de nivel medio como Greivis Vasquez, Patrick Patterson o John Salmons. Las últimas temporadas de los canadienses no habían sido para tirar cohetes, y perder a tu estrella a los dos meses de competición no parecía la mejor opción para revertir esa situación. Sin embargo, Dwane Casey ha conseguido crear un grupo compacto donde no hay hueco para egos. Ahora en los Raptors, todos tiran primero y después preguntan, y eso ha beneficiado especialmente a Kyle Lowry que en su novena temporada en la liga se ha destapado como ese base que habíamos conocido en la Universidad de Villanova y que le llevó a ser escogido en el puesto 24 del Draft de 2006 por Memphis Grizzlies.

Además del base de Philadelphia, Jonas Valanciunas o Amir Johnson han dado también un paso al frente para poner a los canadienses en la cuarta posición de la Conferencia Este con un 50% de victorias, que viendo como está actualmente es seguro de ganarse el factor cancha de cara a los playoffs.

En el otro extremo siguen estando nuevamente los New York Knicks, aunque últimamente parece que han resurgido de sus propias cenizas con la vuelta de Carmelo Anthony a un nivel espectacular. Sin embargo, los verdaderos problemas de los neoyorquinos actualmente no están en la cancha sino en la cabeza de dos de los jugadores más díscolos de la liga: Metta World Peace y JR Smith. El ex jugador de los Lakers llegaba este verano a la Gran Manzana con la vitola de gran defensor que le ha acompañado desde sus inicios, pero nos encontramos ante un nuevo fiasco de la dirección deportiva de los Knicks porque Metta ni está ni se le espera.

El segundo problema es aún más grave porque JR Smith ha vuelto por sus fueros de mala conducta y escaso éxito en la cancha cuando la temporada pasada hacía presagiar que por fin había madurado. Mike Woodson ha calificado la actitud de su jugador de inaceptable y desde los despachos del Madison parecen estarle buscando un buen destino del que poder sacar algo a cambio, pero no será fácil que nadie se lo quede si el escolta continúa con esa actitud.

Moviéndonos al otro lado del país nos encontramos con una de las grandes sorpresas de la temporada: Phoenix Suns. El equipo de Arizona estaba destinado a ser uno de los grandes perdedores de la temporada así como uno de los señalados por los expertos para especular con el tanking. Sin embargo, Jeff Hornacek ha dado un lavado de cara al juego, y el US Airways Center vuelve a divertirse con su equipo.

La llegada de Eric Bledsoe y su acople al backcourt con Goran Dragic ha sido perfecto, y eso redunda en beneficio de la franquicia que ya está pensando en hacerle una oferta para evitar que sea agente libre este verano. Sin embargo, este no ha sido el único éxito del entrenador, pues también ha conseguido recuperar a un Gerarld Green inexistente en las dos últimas temporadas en Indiana Pacers para Frank Vogel. Algo similar a lo que ha pasado con Miles Plumlee, que en su segunda temporada en la NBA se ha destapado como un pívot fiable, algo que es mucho decir con la carencia de hombres altos en la actual liga. Ahora solo queda esperar que este equipo no se desinfle y pueda seguir dando guerra en una Conferencia Oeste cada vez más competitiva.

Pablo Rodríguez Roces (@pavlinrodriguez)

Dejar respuesta