Tono Errando, co-director de Chico & Rita, explica cómo se gestó la película ganadora del Goya

0
329

Chico & Rita, acaba de estrenarse en 150 salas de toda España. Con dibujos de Mariscal, y música de Bebo Valdés, es la primera película de animación para Fernando Trueba y se gesta a partir de la amistad y el deseo de colaborar juntos. Dirigida por Trueba, Mariscal y Tono Errando, se podría describir como un producto de artesanía ya que su elaboración ha necesitado más de cinco años, cientos de personas trabajando desde diferentes países.

Tono Errando nos recibe en Palo Alto, el estudio Mariscal situado en el barrio de Poble Nou de Barcelona, que durante los últimos cinco años ha sido el corazón del proyecto “Chico & Rita“. Cada centímetro de la nave, paredes, estanterías, mesas, son testigos del trabajo realizado en esta película: un folio pegado en el lateral de una estantería identifica cada una de las 146 secuencias de la película, desde la primera, “panorámica de la Habana” a la escena final en el motel de Las Vegas.

Tono, en primer lugar, felicidades por el Goya. ¿Os lo esperabais?
Tono Errando: Sí y no. O sea, teníamos muchas posibilidades. Tener el nombre de Mariscal ahí, pues pesa muchísimo. Por otra parte, en España el largometraje de animación no es una cosa en la que haya una gran producción. Creo que la animación en España últimamente está viviendo un momento muy bueno, pero es más a lo mejor en series de televisión que en largometraje. Por lo tanto, por una parte sí, veías que había muchas posibilidades, por la otra, es mejor nunca pensar demasiado en eso. Luego ocurre, pues maravilloso. si no, pues tampoco pasa nada.

Es un proyecto de gran envergadura: más de cinco años de trabajo, diez millones de euros, ¿cuál es el secreto para que luego tenga un final feliz, y además, teniendo tres directores?
Bueno, para mí el final feliz es lo que va a pasar este próximo fin de semana, y es que el público acuda a las salas a verlo. Este realmente es el objetivo principal y final. Recibir premios es algo muy agradable, está muy bien para el ego, sobre todo cuando te votan compañeros de la profesión pues, tener el reconocimiento de tus colegas, … pero el premio de verdad, y por lo que tiene sentido este medio es que hagas algo que interesa a la gente y que la gente disfruta viéndolo. Por lo tanto para mí el premio siempre será este lunes que viene, porque el primer fin de semana es vital, si ha habido una respuesta positiva por parte del público o no. Eso será el premio de verdad. Y luego.. ¿cómo se consigue llegar al final? Bueno, yo tenía mucho miedo al principio. Trabajar con dos egos tan grandes como el de Trueba y Mariscal, pues en principio te genera muchas dudas, y puedes pensar “los dos están muy acostumbrados a ser autores de su trabajo, de ser muy independientes”. Fernando se ha producido todas las películas que ha dirigido. Por lo tanto está muy acostumbrado a tomar él todas las decisiones: Entonces, compartir, porque en un proyecto como este tienes que compartir muchas cosas, …pues nunca sabes cómo va a resultar. Al final el viaje ha sido muy agradable, y muy fácil. Por encima de todo, de diferencias de criterios y de lo que fuera, había la intención y el gusto por trabajar con el otro, que estaba por encima de cualquier otra cosa. Por tanto, en general al final ha sido muy sencillo, muy fácil, y sobre todo muy placentero.

Dentro de tu papel, ¿te toca a veces parar un poco los pies a tanta creatividad, ya sea de Mariscal o de Fernando?
Parar los pies suena muy duro. Yo creo que todos, lo que hacemos en cualquier momento desde el inicio es siempre tomar las decisiones que la película te está pidiendo, y entonces ahí si que puedes tener diferencia de criterio. O sea que a veces, lo que sí que ha resultado es que yo he tenido que explicarle a Fernando cuestiones que él desconocía, sobre la animación, cuestiones técnicas, o la manera de trabajar de Xavi, cómo ayudarle para que su trabajo saliera de la mejor manera posible. Y cuando trabajaba con Xavi, todo lo que es narrativa cinematográfica, que a él le es más ajena, pues contárselo y que él lo entendiera para que supiera adaptar su trabajo, de la mejor manera posible, a lo que requiere la historia. O sea, al final lo que manda siempre es la película, no es el criterio de Fernando, de Xavi o de Tono, sino, la película, qué es lo que pide.

Al principio del proyecto, ¿os imaginabais que iba a ser de tanta complejidad y tantos años de trabajo?
Sí. Nosotros somos muy osados. Siempre cuando intentas hacer un proyecto intentas llegar tan lejos como sea posible. Siempre hay limitaciones, que tienen que ver fundamentalmente con presupuesto y calendario, y en otras ocasiones incluso con el encargo, en el caso de que sea un encargo. En el caso nuestro, que el encargo lo hacíamos nosotros a nosotros mismos, sí había unas limitaciones muy claras de calendario y de presupuesto, pero aún así somos tan osados que hemos saltado barreras que seguro que si hubiera habido señores por encima de nosotros, en otras circunstancias nos hubieran cortado los pies. En ese sentido sí que nos hemos atrevido a hacer cosas que probablemente las circunstancias no nos aconsejaban ser tan ambiciosos, y creo que eso sí que la película al final lo tiene. Es una apuesta muy diferente, es algo distinto. La vivencia de la gente cuando ve la película sobre todo lo que dice es que “a los tres minutos me he olvidado de que estaba viendo una película de animación, y estaba dentro de este mundo”, y que además es algo nuevo, es algo distinto.

¿Dónde creéis que tendrá mejor acogida de público, en Estados Unidos o en Europa?
A mí me gustaría pensar que en ambos. Desde luego en nuestro trabajo no hay nunca la intención de trabajar más hacia un público o hacia otro. Nosotros somos europeos. Es algo que no podemos evitar y que además te sientes muy orgulloso. Además, una de las cosas por las que creemos que debemos hacer películas, porque esta es la primera pero queremos hacer más, es precisamente porque los europeos casi hemos perdido la voz en el mundo del cine, en muchos ámbitos, sobre todo si hablamos de animación, pero en otros ámbitos también. Y nosotros tenemos otras historias que contar y otra manera de contar diferente, que no es ni mejor ni peor, simplemente es distinta, y eso es bueno porque es enriquecedor, porque ofreces más posibilidades. Yo estoy muy contento del resultado que tuvimos cuando la enseñamos en Nueva York, como cuando la enseñamos en La Habana. Y eso es América: dos mundos muy diferentes, uno es latino y el otro es anglosajón, pero en ambos la recibieron con un calor impresionante. Yo recuerdo a David Byrne saliendo de la proyección en Nueva York y abrazándonos, y diciendo “esto es una obra de arte”, pero recuerdo también a Chucho Valdés saliendo de la proyección de La Habana, diciendo que eso era parte de la historia de Cuba. O sea que tenemos un feedback impresionantemente cálido y bueno de América, y en Europa también, y además yo creo que las pelis no están dirigidas a públicos concretos, yo creo que están dirigidas al público en general, y luego pues a ti te gusta una peli y a mí no, y viceversa, porque más que problemas geográficos yo creo que son personales, tú tienes unas afinidades, yo tengo otras, el otro tiene otras, y eso es muy enriquecedor, y a veces coincidimos muchísima gente en un misma película y en otras no tanto, etc., pero no creo que tenga que ver con geografía.

Y ya para terminar, … ¿es este el proyecto que más vértigo os ha dado?
Bueno, yo nunca había estado en un proyecto que durara seis años, en mi vida, y es también el proyecto que tiene el presupuesto más alto, y eso te da mucha responsabilidad, evidentemente. Son muchas familias las que están detrás, lo que pasa es que no estás pensando en eso todo el rato, porque si no estarías sufriendo mucho. Lo que hemos hecho ha sido disfrutar, y la verdad es que ha sido un placer enorme, y yo creo que una gran mayoría de la gente – aunque habría que preguntárselo a ellos – de los que han participado, de esas quinientas personas que están detrás de esta película, creo que les ha pasado lo mismo. Yo he tenido muchísimos mensajes de gente que está en la película que me ha dicho “gracias por haberme invitado a participar en este proyecto”. Y eso es algo que nosotros intentamos hacer en todos los proyectos en los que participamos. Siempre trabajamos en equipo, necesitamos siempre del talento de mucha gente para poder acometer los proyectos en los que nos metemos, y en este caso ha sido un ejército, muchísima gente, pero están algunos de los mejores músicos del mundo, algunos de los mejores animadores del mundo, artistas maravillosos con los que hemos podido compartir y disfrutar de su talento. Con lo cual, eso es un privilegio enorme y solo puedes estar muy agradecido de haber vivido eso.

Fuentes:
Entrevista con Mar Seijo el 23 de febrero de 2011
Fuentes de las imágenes:
Mar Seijo

Dejar respuesta