“Todo irá bien”, relatos siniestros de Matías Candeira

0
128

Experto en mezclar la perturbación con la prosa y las atmósferas de suspense con los límites morales, Matías Candeira propone de la mano de la editorial Salto de Página su nueva apuesta con el libro “Todo irá bien”.

1463662_10201665600335190_603811829_nMatías Candeira (Madrid, 1984) es uno de esos autores que se atreve, con una risa burlona del que sabe qué pasará después, a codearse con los bajos fondos de una humanidad a vueltas con sus límites de moralidad y pesadillas tempranas. Un escalofrío que roza lo real e imaginario y cuestiona en todo momento nuestras creencias y deseos. La contraportada de su libro Todo irá bien nos avisa: “Uno espera que los niños regresen a casa cuando todavía hay luz. Que los cuchillos estén lejos de su alcance. Que los muertos no se levanten de sus tumbas… […] Uno espera estas cosas, en fin, como quien espera de un libro cierta tranquilidad, un plácido entretenimiento y, al cabo de lectura, algún que otro final feliz. Pero también es cierto que lo que uno espera no siempre es lo que desea”.

Jugando con una atmósfera de confusión y desasosiego, Matías se queda a medias de lo que podría haber sido y lo que en realidad es, alternando la belleza de la desidia humana con relatos totalmente previsibles. La apuesta que se alimenta con los tres primeros relatos (Punto cero, Gólgota y La otra puerta) acaba en sabor amargo una vez empiezas a leer el cuarto. La pesadumbre se eterniza hasta topar con En la antesala, que nos devuelve un atrayente espacio donde confesar con un par de copas de Cabernet Sanvignon todas nuestras desdichas mientras el tufo a carne sepultada invade toda la sala. Muy interesante Purgatorio y el punzón que uno siente al imaginarse dentro de una piscina-tumba, donde es imposible no trasladarse en el epicentro del relato como un personaje más. Por último, Candeira nos regala un gran final con Los que vuelven, tal vez el relato menos acorde con el libro y por tanto, el que consigue arrojar más luz.

No es cierto que sea un mal libro. No lo es. Salto de página ha apostado atrevidamente –como sólo las buenas editoriales pueden hacerlo– por un autor al que le preceden dos libros tan interesantes como La soledad de los ventrílocuos (Tropo editores, 2009) y Antes de las jirafas (Páginas de Espuma, 2010) y que ha coprotagonizado junto a Mario Vargas Llosa el documental El oficio del escribidor, (RTVE, 2010). Pero aun siendo un extraño libro sobre terror o suspense no puedo dejar de pensar, como señala Candeira en su relato Gólgota, que “cada día me sorprendo sintiendo menos miedo del necesario.”  Todo irá bien, sí. Pero a veces no es suficiente.

[vimeo http://vimeo.com/65817015]

Portada: numerocero.es

Dejar respuesta