To House or not to House

0
171

Haz clic en la imagen para ampliarlaEs una cena entre amigos porque alguien cumple años y le apetece algo íntimo, con lo cual se dedica a pasar la tarde de su cumpleaños preparando comida para unos cuantos. Mientras abre la ventana de la cocina para no ahumarse como un feliz salmón con el humo de los filetes a la plancha –señalar que en los tiempos que corren el que más y el que menos quiere cuidar la línea y ya no se lleva eso de pan Bimbo con Nocilla y patatas fritas de bolsa-… pues eso, mientras abre la ventana piensa: “Espero que al menos los regalos merezcan la pena, porque el año que viene se van a ir a comer al puto McDonalds®”. Y al parecer la comida gusta, y gusta el perfume de Jean Paul Gaultier y los botines de Balenciaga, que este año se llevan una barbaridad.  Tanto es así que se descorchan varias botellas de vino hasta que surgen los temas interesantes en la sobremesa, que en cualquier comida o cena que se precie tiene que haberla. Lo contrario es: “nosotros ya nos vamos que mañana hay que madrugar”, y salir cuanto antes masticando todavía el postre mientras bajas las escaleras poniéndote el abrigo.

¿Y cuáles son los temas interesantes? Varios. Pero los más divertidos son los que nos llevan a nuestra adolescencia, como entonces todos estábamos histéricos, pues hacemos causa común, contamos nuestras burradas y entre todos perdonamos nuestros excesos. Hasta que alguien dice: “Pues a mí cuando era niño no me gustaban las chicas de mi edad, las veía muy crías, a mí quien me gustaba era la ‘Seño’, que menudo polvazo tenía”. A más de una se nos queda cara de 0_0, y la boca abierta así de grande :O. Pero bueno, si se supone que a los chicos de 15 años les tienen que gustar las chicas rubias con las tetas muy gordas… Que no, que no, no os confundáis –dicen los chicos, y se apoyan entre ellos- que a nosotros nos gustaba la profesora maciza, pero decíamos que nos gustaba la rubia para disimular.

Está claro que nunca les vamos a entender. ¿Pero y ellos, nos entienden a nosotras? Porque cada vez que decimos que un tío está bueno siempre le ponen pegas: que si tiene cara de tonto, que si no pasa la prueba de Vicálvaro… Que esa es otra, un tío es feo mientras no pase la prueba de Vicálvaro. A saber: lo vistes con un mono de albañil y lo llenas un poco de yeso aquí, algo de pintura allá, y si sigue estando bueno y te fijas en él, ha pasado la prueba. Muchos son los aspirantes y pocos los agraciados, entre Brad Pitt y George Clooney, pocos más.

Yo que soy de poco fijarme en tíos que no están a mi alcance no daba con un prototipo acertado para decir “pues a mí quien me gusta es…”. Así que me voy a lo más recurrente, que como está de vuelta en Cuatro, vuelve a estar de actualidad, y me quedo con Hugh Laurie: “A mí me gusta House”. Me voy a buscar su foto a la red para el artículo. ¿Y qué me encuentro? Un supuesto elenco de tíosbuenos que es como para discutir un rato. Por cierto si queréis ver los más guapos de la tele, en http://www.hola.com/cine/especiales/portadas/guapos-tv/resultado.html .

Ellos dicen que les gustan todas, y afinando un poco más, la que más les gusta es ‘la última’. A mí no me gustan todos, y menos los que salen en TV. Y por supuesto no me gustaba el maestro de Naturales.

¿Y tú, con cuál te quedas?

1 Comentario

  1. Ni que decir tiene que esa prueba de ‘Albañil en Vicálvaro’ Hugh Laurie no la pasaría; ¿se imaginan al impedido Doctor House encima de un andamio, sudoroso, vestido con un mono azul lleno de goterones de pintura, con manchas de yeso en la cara, relamiéndose mientras le cae la Cruzcampo por esa barba, ya no de médico genial y pseudobohemio, sino de albañil descuidado y desconsiderado con las mujeres, y por ende, machista? Pues eso, que no ligaría ni pagando. Y es que a las mujeres sólo las entiende Briatore…

Dejar respuesta