Tim Schafer y la aplicación del ‘crowdfunding’ a los videojuegos

1
76

La desarrolladora Double Fine, con Tim Schafer a la cabeza, realizó durante el pasado mes de marzo una campaña de financiación entre el público de las aventuras gráficas con la que ha obtenido más de tres millones de dólares, un capital que será destinado a la producción del nuevo videojuego de la compañía estadounidense.

Shafer con dos muñecos del protagonista de Grim Fandango

Tim Schafer es uno de los diseñadores de videojuegos con mejor reputación de la industria. No es para menos, ya que grandes títulos como The Secret of Monkey Island, Monkey Island 2 o Grim Fandango lucen en su currículo como diseñador, programador, escritor o líder de proyecto. Ligado durante años a LucasArts, es en la actualidad cuando su nombre más ha sonado gracias al ‘crowdfunding‘, ya que el próximo título de su desarrolladora Double Fine ha recaudado más de tres millones de dólares por medio de este método de financiación.

El ‘crowdfunding’, financiación en masa o micromecenazgo, es una forma de financiación colectiva en la multitud de gente desconocida respalda un proyecto determinado. Así, el desarrollo de producciones a priori imposibles para compañías pequeñas, se convierte en una realidad al conseguir financiación a cambio de diferentes ventajas ligadas al producto final. En el caso de la obra de Schafer será la descarga gratuita del juego para inversores de más de quince dólares, además del acceso a bocetos, versiones de prueba o autógrafos.

A finales de los noventa y principios del siglo XXI, la financiación en masa tuvo precursores como la banda británica Marillion, pero no es hasta la década actual cuando el ‘crowdfunding’ ha alcanzado el éxito como forma de financiación. Algunos ejemplos son El cosmonauta, producción cinematográfica que ha alcanzado la cifra de más de 400.000 euros, o Serienómanos, un proyecto de webserie que va por su tercer episodio y que ha sido desarrollado por profesionales de la televisión.

Tan instaurado está el método en España que ya han surgido algunas webs, a modo de red social, en la que lanzar proyectos personales para buscar financiación a través de las masas. Es el caso de Lanzanos o KickStarter.

Tal ha sido el éxito de Schafer y el ‘crowdfunding’ que lo que comenzó como un intento de recaudación de 400.000 dólares para una sencilla aventura gráfica (objetivo que consiguió a las ocho horas de vida de la colecta), se ha convertido en una nueva superproducción en el mundo de los videojuegos y cuyo estreno se aguarda para mediados de 2013.

Fotografía: Twitter Tim Schafer

1 Comentario

Dejar respuesta