Tierra

0
184

Un murmullo en mi ser
me quema por dentro.
Un oscuro amanecer
nos consume lento.

No es gato Tierra,
sino agua y piedra,
fuego, aire y madera.
No hay tercer día
después de prenderla.
No se la mata,
se muere con ella.

Cuando el progreso avanza,
ella solo ignora,
no se anda en un minuto
la senda de su historia.

Estrellas lejanas, amigas
que vigiláis incansable la Tierra,
que añoráis destruirnos
por derramar vuestras lagrimas,
por devorar lentamente
al ser que alimentáis.

Mar y viento piadosos
cuando podríais sumirnos
en una inesperada vida eterna
¿por qué con fuerza golpeáis
a quien nunca os hizo daño?
¿por qué firme sujetáis la vara
donde solo existe pobreza?
¿por qué no zarandeáis a esos canallas
que nos roban la vida en las divisas,
que oxigeno cambian por papel tintado?
Ojalá en un futuro vuestros pulmones
se encharquen de sucios dólares.
Y aun así, madre, gracias.

Dejar respuesta