Tierra, la película para los humanos del planeta

0
138

El pasado día 23 de octubre tuvo lugar en los Cines Callao la presentación de la esperada película Tierra. A ella acudieron, además de Cristina Narbona, Ministra de Medio Ambiente, el presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez, el consejero delegado de Wanda Films, José María Morales, y el productor ejecutivo de la BBC, Keith Scholey. Todos ellos alabaron el trabajo de rodaje de todo el equipo y volvieron a abogar una vez más por la necesidad de controlar las emisiones de gas que establece el Protocolo de Kioto y lo importante que es para todos la conservación del planeta.

Tierra es una producción en la que se han invertido más de cinco años de rodaje a lo largo y ancho de todo el planeta, buscando un momento, un lugar, un enfoque y un movimiento concreto de los seres vivos protagonista del film. El movimiento que mostrara lo que la película trata de hacer llegar al expectador: la unidad y la relación que existe entre todos los elementos de la Tierra, tanto naturales como artificiales y cuyos destinatarios somos, para bien o para mal, los humanos.

La película, dirigifa por Alastair Fothergill y Mark Linfield ha tardado cinco años en tomar forma. Se han utilizado para su creación 40 equipos de grabación de última generación, sin los cuales muchas de las escenas no habrían sido posibles. El equipo de Tierra ha invertido cerca de doscientos días de grabación, desde le Polo Norte a la Antártido, pasando por los desiertos de África y sus montañas más duras. Se han utilizado además cámaras que han permitido seguir con todo detalle los movimientos de un ejemplar de la ballena jorobada y su cría durante más de seis mil kilómetros de viaje hacia lugares en los que poder alimentarse.

La película presenta a una familia de osos polares, a una manada de elefantes africanos y a la ballena jorobada y su cría como protagonistas.  A lo largo de 99 minutos, seguimos los pasos de estos tres grupos de animales, cuyo año discurre en el intento de sobrevivir para poder volver a intentarlo al año siguiente. La voz en off que narra todos los acontecimientos, empieza en el mes de enero para terminar a final de año, y a lo largo de todos los meses podemos seguir la evolución de los protagonistas en su intento por sobrevivir. La  película deja al descubierto la crueldad de la ley animal, el desesperado equilibrio que guarda todo el sistema y la precaria situación en la que se encuentra el planeta como consecuencia del calentamiento global. Como bien dijo la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, en la presentación de la película, “calentamiento global es un término real, importante”. Aunque algunos no lo sepan ver.

Al final, uno sale del cine con buen sabor de boca. Aunque queda ese desasosiego de ver cómo poco a poco el hielo del Ártico se va derritiendo antes y lo osos polares mueren de inanición; que este deshielo provoca que el agua llegue al delta del Okavango, en África, a destiempo, provocando así que los elefantes apenas puedan alcanzarlo para beber y no morir; que las ballenas tengan que viajar seis mil kilómetros para poder comer por las pocas especias que el hielo les deja en su lugar. Aun así, aun no es tarde. Todavía podemos parar algunos aspectos que nuestro “perfecto” desarrollo se está llevando por delante, sin comprender que dentro de la delgada línea que separa la muerte de la vida y el equilibrio del planeta, nosotros jugamos un papel decisivo. Sin toda esta naturaleza que nos ofrece vida, salud, belleza, instinto, fuerza…nada de lo que tenemos existiría.

Podemos poner poco a poco nuestro grano de arena: los de Iberdrola, al salir, nos regalaron una planta. Por algo se empieza.

Fuente del texto: propia.
Fuente de la imagen: www.elmundo.es

Dejar respuesta