The Walking Dead: dos versiones

0
133

Ante el apoteósico final de la tercera temporada de The Walking Dead, son muchos los que critican las diferencias que la exitosa serie televisiva tiene en relación al cómic, que cada vez se van haciendo más agudas y convierten a ambos soportes en historias casi independientes. A continuación, los mayores enfrentamientos de la serie en relación con la historia original.

 6212536566_bed7664318_oUna de las mayores críticas que se hace a la serie televisiva es su lento ritmo. En los cómics, todos los hechos son significativos, y no hay momentos de calma. Un ejemplo de esta lentitud por parte del formato audiovisual es que las dos primeras temporadas se desarrollan en los doce primeros números de la historia escrita.

 En cuanto a los personajes, cabe hacer una clara distinción entre aquellos que son reinterpretados y aquellos totalmente inventados que no aparecen en la historia original de Kirkman. Los ejemplos son infinitos, pero aquí van los más importantes.

 Shane muere muy rápido en el cómic, concretamente en el número 6. No se profundiza mucho sobre su persona, pero no es el psicópata asesino de la serie. La historia de su muerte es totalmente distinta, ya que en la serie lo mata Rick y es Carl quien lo mata por segunda vez cuando aparece convertido en zombi, y en el papel es Carl quien, en defensa de su padre, lo mata cuando aún vive como humano y Rick quien vuelve para rematarlo una vez descubierto que los cadáveres volvían como zombis.

 Andrea es uno de los personajes más odiados (por los fans del cómic) en la serie, además de uno de los peores caracterizados. En lo televisivo, su abandono a Michonne y su estrecha relación con el Gobernador no están bien vistos. De hecho, esta historia es inventada completamente, ya que Andrea nunca traiciona a su grupo en el cómic. Cabe destacar que en lo gráfico sigue viva, por lo que el final de la tercera temporada de la serie ha sorprendido a muchos.

 El Gobernador de los cómics es un hombre totalmente distinto al que interpreta David Morrisey. Para empezar, es malo hasta la saciedad, algo que en la serie suavizan. No duda en cortarle una mano a Rick a la primera de cambio, al igual que tampoco vacila cuando viola y tortura hasta casi la muerte a Michonne. Esto en la serie es sustituido por una menos violenta agresión a Maggie. La historia original concluye con una venganza de Michonne hacia el Gobernador en la que prácticamente lo deja sin vida, aunque reaparecerá para invadir la cárcel y matar a todo el que pueda en su intento, incluyendo a Lori y a su hija recién nacida.

 Los personajes inventados en la serie son otros cuantos, pero los más significativos son Merrel y Daryl. El segundo ha llegado a ser tan querido que el actor que lo interpreta, Norman Reedux, está intentando que su personaje se incorpore a los cómics, algo que al parecer Kirkman está considerando.

 No sólo hay caminos diferentes para los personajes. También se encuentra en lo audiovisual toda una nueva recreación de situaciones. Ejemplo de ello es la historia creada en torno al Centro para el Control y la prevención de Enfermedades, que al final resulta no aportar nada al argumento ya que no se resuelve qué creó a los caminantes.

 Otra de las historias más impactantes en cuanto a su alejamiento con la historia gráfica es la de la invasión que el Gobernador realiza a la cárcel. En el cómic se despliegan todos los hombres del Gobernador como si de un ejército se tratase, armados hasta no poder más, mientras que el ataque en la televisión deja bastante que desear.

 Ahora toca esperar hasta el estreno de la cuarta temporada en octubre para saber qué pasará con el Gobernador, ya muerto en los cómics, y para ver si la historia sigue despegándose de la original o si los caminos se vuelven a juntar para ser más fieles al cómic.

Fotografía: Propiedad de The Nerd Patrol, usuario de flickr.com

 

Dejar respuesta