The Rebels: unos rebeldes felices

0
276

El grupo de rock presentó su primer disco WorldMakers el pasado viernes día 4 de marzo en la Sala El Sol.

Llovía. La gente corría de un lado para otro intentando guarecerse. Mientras, en una pequeña sala del número 3 de la Calle Jardines en el centro de Madrid, se ofrecía refugio para los amantes del rock clásico. The Rebels presentaban su nuevo disco WorldMakers tras su demo Out of control.

A las 22:30 horas de la noche la sala El Sol permanecía aún medio vacía. El ambiente era informal, distendido. La vestimenta estrella eran vaqueros, camiseta y zapatillas Converse. La gente charlaba en pequeños grupos. Los músicos se paseaban por la sala saludando a amigos y familiares. Mientras el escenario esperaba, vacío, iluminado solamente por una luz tenue.

Eran casi las once de la noche cuando Against the Odds se subieron a escena. El cuarteto de origen madrileño, ganadores del Festimad’ 10 derrocharon energía. Con un rock clásico que recordaba a Oasis o Travis, Against the Odds logró poco a poco animar el ambiente de una sala cuyo aforo aumentaba por momentos. Mientras una parte del público seguía inmerso en sus conversaciones, otra parte se movía sin parar con las roqueras melodías del grupo. Se notaba que muchos de los presentes no conocían al grupo, pero las letras de las canciones eran tan pegadizas que eran pocos los que no se atrevían a canturrear los estribillos. El súmmum de su concierto llegó con su particular versión de “Break on through” de The Doors, la cual fue coreada por casi todos los asistentes. Poco después el grupo abandonaría el escenario, dejando una sala ansiosa por ver a la cabecera de la noche.

The Rebels no se hicieron esperar. A los pocos minutos de acabar el concierto de Against the Odds, el grupo, creado en septiembre de 2009, tomó el control del escenario y del público. Ataviados con pijama y deportivas comenzaron su concierto con “It’s time”. La sala, ya completamente abarrotada, se lanzó a correar y bailar al son de los ritmos contagiosos de “Everbody should love you” o “The doll”. Los espectadores estaban totalmente integrados y entregados al show. Incluso, sorprendentemente se pudo apreciar un intento de un ‘mosh-pit’ durante la canción “I’m down”.

Alex, cantante y guitarrista, presentaba cada canción con una sonrisa en los labios. “Estoy charlatán porque estoy contento” dijo antes de presentar la nueva canción “Ad”. Se le notaba la alegría. Tanto a él como a sus compañeros de banda, Juan Sebastián en la batería y Alfredo en el bajo eran un sin parar de botes y movimientos de cadera. Unos Elvis’ modernos y en pijama.

A los que han prohibido el tabaco en los bares”, les dedicó Alex la canción “It’s gold” y por supuesto, no faltó su gran hit, la pegadiza “Ding dong ding dang”, cuyo videoclip se podrá ver próximamente en MTV.

La felicidad y el ritmo inundaban la sala. Quizás el buen ambiente íntimo hizo que Alex invitase a todos los asistentes que se sintiesen felices a subir al escenario. Muchos de los presentes no lo dudaron ni un momento y se lanzaron al pequeño escenario a cantar “I’m happy” con el grupo.

Esto es un concierto participativo” afirmó Alex. Sin duda, el concierto de The Rebels no sólo fue eso, sino también una simbiosis de alegría, buen rollo y ritmos pegadizos que hacían imposible que cualquiera se estuviese quieto por mucho que no conociese la letra o al propio grupo.

Crónica y fotografía: Marina Mendive.

Dejar respuesta