The Reader, una historia contada en torno a las historias leídas

0
239

Argumento: La película se ubica en la Alemania de después de la Segunda Guerra Mundial. Michael Berg (David Kross y Ralph Fiennes) es un joven de unos quince años que, al volver a su casa del colegio, se encuentra repentinamente enfermo. Cuando vaga por las calles sin rumbo, encuentra a Hanna ( Kate Winslet), una desconocida que le dobla la edad y que le ayuda sin pedir nada a cambio. Una vez recuperado de la escarlatina, Michael vuelve a casa de Hanna a agradecerle la ayuda que le prestó. Entonces, comenzarán una apasionada historia de amor, cuyo centro son las historias que Michael lee para la que podría ser su madre. Después de unos meses llevando su amor a escondidas, Hanna desaparece, sin siquiera despedirse del adolescente, al que deja destrozado. No se encontrarán hasta años después, cuando Michael, estudiante de derecho, acuda a presenciar unos juicios nazis, en los que se acusa a Hanna. Allí descubrirá que hay gente que prefiere ser condenada a desvelar sus más profundos secretos.

Crítica: La película de Stephen Daldry está cosechando multitud de premios, y, sin ninguna duda, los merece. El filme está perfectamente ubicado en la Alemania de la época, en la que no se ha olvidado el horror nazi, pero en la que aún no se trata el tema por una censura social autoimpuesta. En esa Alemania es en la que van a surgir algunos defensores del perdón, mientras la gran mayoría siente un profundo rencor por todos los que apoyaron a Hitler.

Es, eso queda bastante claro desde los primeros minutos del filme, una película muy sensual, y muy sexual. Las escenas de desnudo son mayoría durante la primera hora, pero no un desnudo tosco, ni un desnudo obsceno, sino un desnudo que transmite emociones, el desnudo como muestra, primero, de complicidad entre los protagonistas (uno tan joven y la otra ya madura), para luego, varias veces, ser el espejo de la soledad que ambos sienten, utilizando el desnudo como la muestra extrema de la vulnerabilidad.

La película está basada en el libro de mismo título de Schlink. El filme no es que haga una adaptación del libro, sino que lo transcribe, palabra por palabra, hasta el extremo de repetir los diálogos exactamente como aparecen en el libro. Es, así pues, absolutamente innecesario compaginar la lectura con la proyección de la película puesto que ninguna de las dos aportará más que la otra. Por si alguien se decanta por la opción escrita antes que por acudir a las salas de cine, está en venta en La Casa del Libro por 11,50 euros. Eso sí, sólo está disponible en su lengua original: inglés.

La cinta tiene 5 candidaturas a los Oscar, entre ellas las de mejor actriz para Kate Winslet (no es de extrañar, la actriz tiene una actuación espectacular) y como mejor director para Stephen Daldry. A la espera de saber los resultados el próximo 22 de febrero, la película no deja de alzarse con todos los premios que se consideran la antesala de la estatuilla dorada. La que mejores expectativas tiene es la actriz principal, que ya ha conseguido también el Globo de Oro por su actuación. Es la sexta vez que es nominada a los Oscar.

Intérpretes: Kate Winslet, Ralph Fiennes, David Kross, Lena Olin, Bruno Ganz.
Dirección: Stephen Daldry.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Género: Drama.

1 Comentario

  1. Un apunte, la edición del libro de la que hablas es una traducción de la obra original que está escrita en alemán. Además, en la web de la casa del libro tienes ediciones en castellano y en catalán.

  2. Pues a mi en La Casa del Libro me dijeron qeu solamente lo tenían a la venta en inglés. Tal vez será que por encargo sí que lo puedes conseguir en castellano…No tengo ni idea. Muchas gracias, de todos modos, por el apunte

  3. La vergüenza y la culpa también pueden hacernos equivocar. La vergüenza y la culpa de haber violado los derechos de los “otros” puede impedirnos reclamar nuestros propios derechos.
    Por ejemplo, la vergüenza y la culpa de los varones nos impide reclamar su derecho a la igualdad, preguntarnos por qué su esperanza de vida es menor, su índice de presos, de suicidios, de “sin techo” es mayor, etc.

    Esto permite que la TOTALIDAD de nuestros actuales dirigentes sean violadores de estos derechos que no se reclaman, con lo que se parecen a los nazis.
    Podéis ver datos en nuestro web, http://edipo,info , en el Mapa Temático.

Dejar respuesta