The Noises y Dinero, doble dosis de adrenalina

0
103

Quien tuviese la intención de expulsar todo el estrés acumulado a lo largo de la semana, pudo desinhibirse e inyectarse una sobredosis de energía, este viernes, en la madrileña sala Ocho y Medio con los dos grupos que animaron la noche: The Noises y Dinero.

Dinero, fin de gira en Ocho y MedioCon “Mandanga”, el que pudiera ser uno de sus temas más optimistas, daban la bienvenida a todos los presentes The Noises, los teloneros de la noche. Y una vez que este tema encendió la mecha de una diversión asegurada, el grupo continuó echándole leña al fuego con otros de sus temas que como tónica general, invitan a ser felices y a levantarse tras las caídas. El grupo madrileño compuesto por el vocalista Fran Gómez y los músicos Chuso Ruiz, Pablo de la Fuente, Sergio Benavente y Oliver Ruiz, trajeron de su mano un repertorio de canciones pop rock con influencias británicas, todas ellas contenidas en su primer LP Bellavista. Algunos de estos temas fueron la seductora y sugerente “Shake” o el single “La ciudad es tuya”. Con la pegadiza “Rara Avis” el grupo puso fin a su actuación, en la que los ritmos bailables y la frescura de sus letras que invitan a olvidarte de los problemas, fueron los elementos protagonistas.

Con el ambiente bien caldeado, llegó el plato fuerte de la noche. Dinero hizo su aparición ante un público expectante que los recibió entre grandes aplausos y gritos. La fuerza inicial de “Nuevo Desorden Mundial” abrió el camino a una noche repleta de desenfreno y también de algunas sorpresas. Los valencianos Sean Marholm, a la voz y a la guitarra, el bajista Rubén Giménez y el batería bilbaíno Ekain Elorza; habituados a dejarse la piel en cada escenario con sus sonidos rockeros, sudaron la camiseta desde el primer tema haciendo gala de un ímpetu imparable. Con “Cómo Cuándo Quién”, tema definido por el vocalista como “las preguntas del día siguiente”, la abarrotada sala seguía vibrando, al mismo compás, convulsionando al ritmo que le marcaban los propios acordes. Después, llegaron “El Momento Perfecto”, “Vaya Panorama” o “16 Horas de Nieve”, tema que la banda tocaba por primera en Madrid.

Sean Marholm (Dinero)
Sean Marholm (Dinero)

Lo más importante es divertirse y lo que piense la gente que más da”, fue la afirmación que introdujo al tema “Que más da” y también el propósito manifiesto de la banda, cuyo objetivo no era otro que responder a un público que se entregaba al cien por cien. Y es que además de electrizar con su música, Dinero también hizo acopio de reflexiones con las que incitaba a que cada cual viviese a su manera sin importar nada más. “Da igual lo que digas o hagas, la única persona que tiene derecho a jugarte eres tú mismo”, sentenció Sean, para dar paso al tema “Dime”.

Y en pocos minutos, llegaría uno de los momentos más estimulantes de la noche: el vocalista saltó del escenario, guitarra en mano, mientras se hacía paso entre los asistentes y se situaba en el centro de la pista de la sala. Rodeado por un público totalmente eufórico, Sean no dejaba de rasguear su guitarra, empapado en sudor y entregado a la actuación. A esas alturas de la noche, a Dinero todavía le quedaban sorpresas por desenfundar y balas cargadas de emoción que disparar. Según contó la banda, en su trayectoria musical sobre el escenario han vivido momentos tan especiales como que alguien se ponga de parto en un concierto o el beso de dos enamorados por primera vez. Y esa noche, no iba a ser menos: una petición de boda desde el escenario por parte de un desconocido a su chica que se encontraba entre el público.

Entre las canciones de su primer álbum y las del más reciente que lleva por nombre Año Perro, la actuación quedó vertebrada con dieciocho temas, mitad y mitad de cada trabajo discográfico. Enérgico Mágico Eléctrico”, fue el penúltimo tema de una noche que podría ser resumida a la perfección solamente con esos tres adjetivos. Porque como gritó la banda antes de poner punto y final con el tema “En Invierno”, en un concierto de Dinero “¡No descansa ni Dios!”.

Fotografías: Inocencia Donoso

Dejar respuesta