“The Host”: Algo nuevo en el Cine de Terror

0
234

Título Original: “Gwoemul”
Año: 2006
Nacionalidad: Corea del Sur
Director: Joon-ho Bong
Guión: Chul-hyun Baek, Joon-ho Bong, Won-jun Ha
Producción: Yong-bae Chor, Neung-yeon Joh, Lewis Kin
Música: Byung-woo Lee
Fotografía: Hyung-ku Kim
Efectos especiales: John Cox, James Paul
Reparto: Kang-ho Song (Park Gang-Du), Hie-bong Byeon (Park Hie-bong), Hae-il Park (Park Nam-il), Du-na Bae (Park Nam-Joo), Ah-sung Ko (Park Hyun-seo)
Fecha de estreno en España: 2 de Marzo de 2007
Página web oficial:
http://www.notrofilms.com/webthehost/

Aunque parezca increíble después de haberla visto, “The Host” -cuyo título original en coreano es “Gwoemul”- está basada en un hecho real como punto de partida. En febrero del año 2000 en una base estadounidense situada en el centro de Seúl un militar norteamericano, Mr. McFarland, ordenó a su subordinado que vertiera el contenido de centenares de botellas de formaldehido en el sistema de alcantarillado que conducía directamente al Río Han. Años después, el gobierno surcoreano intentó procesar a McFarland pero el ejército norteamericano se negó a admitir su procesamiento, lo que provocó las protestas de la población nativa al dejar patente la incapacidad del gobierno para imponer la ley en su propio país. En 2005, casi cinco años después del incidente, McFarland fue declarado culpable en un tribunal coreano al que no acudió y, a día de hoy, sigue sin cumplir la pena de prisión a que fue condenado.

Esta es la historia real de la que Joon-ho Bong, responsable de la maravillosa “Memories of Murder”, parte para dar rienda suelta a su imaginación y situar a un monstruo (mitad Alien, mitad Godzilla), resultado de la mutación provocado por el formaldehido vertido en el río Han, en pleno centro de Seúl. Y a partir de ese instante la historia real desaparece para dejar paso a una de las “películas con monstruo” más originales de las últimas décadas y que ya ha cosechado numerosos premios en los festivales especializados en Cine Fantástico y de Terror por los que ha pasado (Toronto, Sitges y Aukland, entre otros).

“The Host” sorprende desde el principio. No es la típica película de criaturas horripilantes y babosas que aparecen de la nada y matan por diversión, aunque en esto sí que se ajusta a lo visto hasta la fecha. Lo más original y lo que sin duda hace que merezca la pena ir a verla se encuentra en los acontecimientos que parecen menos importantes y, desde luego, mucho menos impactantes. La historia nos presenta a una familia coreana del montón compuesta por el anciano padre que regenta un chiringuito a orillas del río y que cuenta con la ayuda –cuando no está dormido- de su hijo Park Gang-Du. Con ellos convive la hija de este último, Hyun-Seo, que desaparecerá en la primera aparición del monstruo y que provocará que otros dos miembros de la familia (Nam-Joo, una tiradora con arco excesivamente lenta, y Nam-Il, un alcohólico al que le gusta meterse en problemas) se unan con el propósito de rescatarla. Los cuatro inician una búsqueda desesperada entorpecida una y otra vez por los representantes del gobierno coreano y de los militares norteamericanos, más preocupados por limpiar su imagen que por solucionar los problemas de los ciudadanos.

En esa búsqueda tienen lugar algunas de las escenas más surrealistas e hilarantes que se recuerdan del género del terror, hasta el punto de que nos hace dudar de si realmente no estamos presenciando una comedia. Escenas inolvidables como la huida del hospital donde el gobierno había recluido a todos los posibles infectados por la criatura, el discurso que el padre da a sus hijos mientras estos se quedan dormidos o la escena de la lobotomía y del doctor norteamericano bizco -imposible tomárselo en serio- hacen que te retuerzas en la butaca y no precisamente de pánico.

Pero al margen de las risas, una película de terror cuyo principal protagonista, a priori, es el monstruo, también tiene que desenvolverse bien en el terreno de los efectos especiales y, francamente, cumple con nota. La criatura conseguida es de las más aterradoras que recuerdo, a pesar de que en algunas tomas se pueda notar la mano informática, pero ello no quitar mérito al efecto conseguido.

Las apariciones del monstruo son impactantes –la primera es simplemente impresionante- y el ritmo y los movimientos del mismo hacen que contengas la respiración hasta que finalmente desaparece de la pantalla.

En definitiva, una película que bien podría pasar desapercibida por los cines españoles pero que a buen seguro no lo hará y que dará mucho de que hablar entre los fanáticos del género de terror y los no tan fanáticos, puesto que Joon-ho Bong ha conseguido mezclar de forma consistente géneros tan distintos como el terror, el drama, la comedia y el cine de acción, todo ello aderezado con evidentes connotaciones políticas. Dos advertencias finales:

  • Los trailers de la película intentan venderla como continuación del género de terror del tipo “Alien” o “Tiburón”. Nada más lejos de la realidad.
  • Un detalle del final sin destripar nada de la película. ¿Recordáis aquel momento inolvidable de las Olimpiadas de Barcelona 92 en las que el arquero Paraolímpico Antonio Rebollo encendió el pebetero con una flecha encendida? ¿Que a cuento de qué viene esto? Es sólo un detalle que los que veáis la película entenderéis perfectamente.

Fuentes de la información:
www.imdb.com
www.blogdecine.com
www.estrenosdecine.net
Fuentes de las imágenes:
www.aullidos.com

Trailers de “The Host”
[youtube]3INL1Rw14i0[/youtube]
[youtube]bNbZE8NX0nk[/youtube]

Dejar respuesta