The Architect Is Present: La Fundación ICO nos descubre la arquitectura más humana

0
122
Los expositores vacíos de "The architect is present",a la espera de las aportaciones de los participantes de los seminarios
Los expositores vacíos de “The architect is present”,a la espera de las aportaciones de los participantes de los seminarios

En el país donde la palabra ‘proactividad’ gana puestos entre los términos más utilizados y las tiendas ‘Ikea’ afloran como las amapolas en los alrededores de las grandes urbes, era cuestión de tiempo que el ‘Do it yourself’ (la versión moderna del ‘Hazlo tú mismo’) llegara a nuestros centros expositivos. El Museo ICO abre la veda a este modelo de exhibición, en el que parte de la misma depende de las aportaciones de los asistentes a los distintos talleres de The Architect Is Present. Los resultados podrán visitarse hasta el 18 de Mayo.

Cinco importantes firmas de la arquitectura internacional, Diébédo Francis Kéré, TYIN Tegnestue Architects, Anupama Kundoo, Solano Benítez y Anna Heringer, forman parte de  este proyecto de dos formas distintas: con la muestra de algunos de sus trabajos y con la impartición de cinco seminarios a 75 estudiantes  y profesionales de esta área, seleccionados entre casi 500 candidatos.

El objetivo de la exposición es dar visibilidad a una arquitectura comprometida con las circunstancias socioeconómicas del lugar, donde diseño está al servicio de la optimización de los escasos medios disponibles y no de la magnificencia de los edificios. Todos los estudios participantes comparten esta visión; algo que queda  ejemplificado en diez de las obras llevadas a cabo por estos creadores, presentes en la segunda planta del museo a través de bocetos, fotografías, materias primas y pequeños vídeos.

Estos reputados arquitectos están acostumbrados a trabajar en zonas donde la forma de vida está marcada por una economía precaria. Sin embargo, la ausencia de capital no es un impedimento, sino que se convierte en un estímulo creativo que repercute positivamente en sus planos, gracias a su ingenio. El uso de materiales naturales abundantes en la zona o reciclados, así como la cooperación con el entorno,  son algunas de sus principales señas de distinción.

Para aquellos que no estamos familiarizados con esta disciplina, las soluciones que incluyen en sus construcciones -destinadas muchas de ellas a dar un servicio público- nos  sorprenden por su originalidad, respeto a la naturaleza y belleza; pues esta arquitectura ajena al lujo aúna la vocación estética y funcional.

Unas vasijas de barro incrustadas en el techo procuran iluminación y ventilación en una biblioteca de una aldea de Burkina Faso (Kéré); los fragmentos de cerámica de demoliciones previas se convierten en las paredes del pabellón de un centro médico de Paraguay (Benítez), mientras que los viejos neumáticos son utilizados para los cimientos del orfanato Soe Ker Tie en Tailandia (TYIN).

Dentro de esta antología también se puede apreciar un enfoque innovador sobre métodos y materiales tradicionales, puesto que tienen en cuenta los condicionantes ambientales y culturales de la zona, como  las estructuras de bambú de la escuela Meti en Bangladesh (Heringer) o la apuesta por elementos bajo impacto medioambiental de la Wall House (Kundoo), situada en la India, con la combinación de la madera, piedra y terracota.

A estos interesantes e inspiradores proyectos se suman paulatinamente las propuestas de los alumnos procedentes de los talleres, ya que los expositores de la primera sala irán completándose paulatinamente con los bocetos y maquetas resultantes de esta experiencia. Una innovadora iniciativa que incluye además la oferta de cinco becas entre los estudiantes, consistente en  una estancia de tres meses en alguna de estas prestigiosas firmas.

Imágenes de la construcción de la Escuela Meti en Bangladesh ( Anna Heringer)
Imágenes de la construcción de la Escuela Meti en Bangladesh ( Anna Heringer)

Imágenes de L.M.F.

Dejar respuesta