The 69 Eyes seduce al público madrileño

0
182

El pasado 13 de septiembre, los roqueros finlandeses ofrecieron un concierto inolvidable en la Sala Penélope de Madrid

The 69 EyesDolor de pies, de espalda, músicos pasmados sobre el escenario, actuaciones sin emoción…hay conciertos que se hacen eternos, pero también los hay que se pasan en un abrir y cerrar de ojos. El concierto de The 69 Eyes el pasado viernes 13 de septiembre fue de estos últimos. Los vampiros de Helsinki se plantaron en la sala Penélope de Madrid y sedujeron a los asistentes durante aproximadamente hora y media con su denominado Goth N’Roll.

Eran cerca de las diez de la noche cuándo se atenuaron las luces y comenzó a sonar Bad Things de Jace Everett. El tema principal de la popular serie estadounidense, True Blood, aumentó la tensión de la sala. El público parecía contener la respiración, esperando a que entre las sombras surgieran los cinco componentes: Jussi (batería), Archzie (Bajo), Timo-Timo (guitarra), Bazie (guitarra principal) y Jyrki (voz).

Con gafas de sol y ataviados de negro, cuero, cadenas y calaveras, los finlandeses hicieron acto de presencia y se lanzaron a cantar Love Runs Away, de su último álbum, X. En apenas unos segundos, el grito de alegría de los asistentes pasó a convertirse en el coro improvisado de Jyrki.

El público se dejaba la voz en cada estribillo, alzaba sus manos y mantenían los ojos pegados sobre el pequeño escenario por dónde se movía un grupo que apenas cabía, pues, aunque muchas veces se crítica la falta de movimiento y desparpajo de algunos grupos, este no fue el caso de The 69 Eyes, que no paró quieto ni un momento. Mientras Jyrki bailaba, daba vueltas con el micrófono, se arrodillaba y saltaba, los guitarristas y el bajista, Bazie, Timo-Timo y Archzie, andaban de un lado para otro, poniendo caras y poses. El batería, Jussi, no podía ser menos y desde el fondo del escenario se entregaba 100 por 100 a la música.

Tras Love Runs Away, el grupo hizo las delicias de sus fans más antiguos con las primeras notas del single que les acarreó su primer disco de oro, Gothic Girl (Blessed Be, 2000), para después volver a su nuevo disco con Tonight. Otro salto temporal, nos transportaría al estilo Hollywoodiense de Perfect Skin (Angels 2007), canción que Jyrki dedicó a todas las chicas de la sala, para luego regresar al rock n’roll más melódico con I love the darkness in You ,de X.

The 69 Eyes en PenélopePoco a poco caíamos bajo el embrujo de los nórdicos. Wasting the Dawn, Dead girls are easy, Betty Blue, Morning after, Never say die, Borderline, Dance d’amour, Red … The 69 Eyes supo encontrar el equilibrio apropiado entrecanciones antiguas y nuevas, contentando de esta forma a todos los fans, viejos y nuevos. (Y es que, aunque el grupo lleva cerca de 23 años en la escena musical su música sigue hechizando a las nuevas generaciones, tal y como pudimos comprobar en la sala Penélope,).

Cabe mencionar que, desgraciadamente, aunque el set-list era bueno, y el sonido de los instrumentos también se apreciaba bien, las voces, tanto del propio Jyrki, como de Archzie y Bazie que interpretaban los coros, se perdieron en más de una ocasión entre la música y los gritos de los presentes, quizás por una inadecuada regulación de los micrófonos.

Aún así, el público estaba entregado a los finlandeses y éstos a ellos. Jyrki animaba, pidiendo “ver esas manos”, colocando el micrófono por encima de las cabezas de las primeras filas e incluso en un momento dado invitando a los presentes a corear el famoso Oeoeoe (cosa que como ya hemos vivido en otros conciertos es algo que no puede faltar). “España es el público que más ruido hace y eso nos encanta,” dijo en un momento dado el finlandés, “Nos gusta el ruido. Nos encanta el Rock N’Roll.”

Al público también, y buena prueba de ello fue que la agitación no decayó después deque sonará Devils (Devils 2004) y el grupo abandonara el escenario. La gente quería más. Más rock, más oscuridad, más sentimiento. Los alaridos y silbidos resonaban en la sala exigiendo un bis. Bazie salió para pedir más alboroto. Los espectadores no se hicieron de rogar, y aumentaron la gritería para que el resto del grupo saliese a tocar y alargase, aunque sólo fuera durante unos minutos, la noche.

Una vez más, los finlandeses se hicieron con el escenario y se metieron al público en el bolsillo. The Chair y la queridísima Brandon Lee enloquecieron la sala, pero fue Lost Boys la que puso el broche de oro a la noche.

¿You wanna rock?” (¿Quereis roquear?) preguntaba Jyrki. La respuesta afirmativa, firme e contundente, se mezcló con los primeros acordes de esa canción compuesta en honor a la película sobre vampiros del mismo nombre (Jóvenes Ocultos en España) y puso punto y final a la excelente e inolvidable actuación de los denominados vampiros de Helsinki, The 69 Eyes.

Fotografía: Marina Mendive

Dejar respuesta