Tercer puesto para España en el Europeo de rugby sub 18

0
111

La selección española ha cerrado su participación en el Campeonato de Europa de rugby sub 18 con una trabajada victoria ante Rumanía (14-10). El partido, disputado en la localidad toledana de Yuncos, tuvo alternativas en el dominio y en el marcador. El equipo dirigido por Paco González finaliza el torneo en tercera posición del grupo A.

Los internacionales españoles mantean a Paco González

Tomó Rumanía pronto la iniciativa en el marcador. Un golpe de castigo, materializado por el apertura Andrei Argüir en el minuto 2, ponía por delante a los robles (0-3). España, que había salido desenchufada al partido, se hizo poco a poco con el dominio del oval. Pero las posesiones españolas, planas y previsibles, eran fácilmente placadas por la muralla defensiva rumana. El combinado de los Cárpatos, muy superior físicamente, se hacía dueño y señor de todo el juego cerrado y agrupado. España no lograba transmisiones rápidas que abrieran el balón hacia las alas, y por el centro de la cancha la delantera del equipo amarillo imponía su ley.

El dominio español, ni abrumador ni avasallador, dio sus frutos con dos golpes de castigos centrados. El zaguero Jorge Gorostiza logró empatar (3-3) mediada la primera mitad, pasando entre palos un golpe muy similar al que minutos antes el viento en contra había frenado. Se equilibraba el electrónico, pero el partido hacía minutos que era poco vistoso.

Cerca del final de la primera parte, una ‘touche’ ganada por Rumanía a pocos metros de la línea de ensayo deshizo el empate. Los jóvenes robles entraron en la zona de marca con un ‘maul’ de delantera que posó el talonador Butnariu Tudor. Transformó el ensayo Arghir, muy acertado con el pie toda la tarde, y puso la máxima renta del partido a favor de los rumanos (3-10). Reaccionó tímidamente España: una jugada larga, con el oval moviéndose de un lateral a otro, a punto estuvo de convertirlo el centro Víctor Jiménez en el primer ensayo español antes del descanso.

La victoria ante Rumanía fue muy disputada

Poco después del comienzo de la segunda mitad, España halló la jugada que habría de cambiar el devenir del partido. Una patada profunda encontró a la zaga rumana bien colocada, pero poco hábil con las manos; el oval, muerto a un metro de la línea de ensayo, era recogido por el ala Alejandro Sánchez, que materializó el único ensayo español. Aunque luego no se consiguió la transformación, el XV del León minimizó la desventaja (8-10).

Minutos más tarde, un golpe de castigo anotado por Gorostiza ponía a La Roja por primera vez por delante (11-10). En torno al ecuador de la segunda mitad llegó el otro momento decisivo del partido: dos golpes de castigo consecutivos que los rumanos jugaron con su delantera estuvieron muy cerca de ser posados tras la línea de ensayo, pero la defensa española resistió durante unos minutos de agonía, hasta el punto de que la recuperación de la posesión se celebró como un triunfo.

Quedó certificada la victoria con otro golpe anotado por Gorostiza en el minuto 68 (14-10). El repleto estadio Municipal de Yuncos, que acogió la final de consolación, disfrutó con la tercera posición española. En la final del grupo A, Bélgica se impuso a Alemania por 32-12 en el estadio Nacional Complutense.

Fotografías: Ana Victoria de la Paz González // David Vicente Beato

Dejar respuesta