Tan solo Amaral

0
174

Amaral cerró el pasado sábado su gira Gato Negro, Dragón Rojo con cinco noches consecutivas en el Teatro Circo Price de Madrid, colgando el cartel de ‘entradas agotadas’ en cada uno de sus conciertos. Se despedían así del público español para tomarse un respiro, tocar en escenarios internacionales y comenzar nuevos proyectos discográficos.
Tan solo los más grandes se permiten lujos similares, sin estridencias, sin fuegos de artificio, en un escenario donde la música fue única protagonista. Todo ello en una sala que otorgó a los maños la cercanía de sus fans y viceversa. Un homenaje íntimo y mutuo que culminó el pasado sábado ante dos mil personas, con tres horas de un directo minimalista orquestado por una banda dirigida por Eva Amaral, algo hierática y nerviosa en un principio, muy eléctrica después.

Ese intimismo recíproco se hizo patente en las armonías templadas de “Concorde” y “Rock & Roll”, piezas que inauguraron este último concierto en España. “Toda la noche en la calle” rompió muy pronto cualquier atisbo tedioso en un espectáculo en el que el grupo intercambió perlas musicales en acústico, como “Tardes” o “Alerta”, con brillantes momentos como el homenaje que brindaron a Antonio Vega al consumar una excelente versión de Nacha Pop, “Atrás”, junto a la imprescindible “Cómo hablar”; o dedicatorias a las pequeñas salas madrileñas donde tocan artistas nobeles y donde Amaral comenzó su carrera, con canciones como “Marta, Sebas, Guille y los demás” o “Es sólo una canción”, en la que Juan Aguirre cantó con la expléndida voz de Eva a los coros, y de paso envió un mensaje reivindicativo a la Ministra de Cultura allí presente al grito de ‘No al cierre sistemático de las salas de Madrid’.

El grupo no defraudó a sus incondicionales y reservó algunas sorpresas para ésta su despedida temporal de los escenarios. La primera llegó en “Siento que te extraño”, un tema que no tocaban en directo desde la gira del disco Una pequeña parte del mundo por los tristes recuerdos que evoca a Eva, la misma que se descalzó al comenzar el primero de los dos bises, se sentó en medio del escenario y comenzó a tocar el sitar en “De carne y hueso”. Parecía que todo finalizaría como estaba escrito con un trallazo de canción como “Revolución”, pero aún faltaba otro regalo más en un segundo bis: el grupo estrenaba el tema “Madrid”, aquel que se quedó fuera de su último álbum por estar inacabado, y remataba más de treinta canciones con una versión extendida y decibélica de “Sin ti no soy nada”.

Amaral, aquel desconocido dúo zaragozano que arrancó hace más de diez años en pequeñas salas de la capital donde los únicos espectadores eran el camarero y el amigo de éste, ya ha entrado en el olimpo de la música nacional gracias a la lucha y el esfuerzo propio que el pasado sábado culminó con una colosal fiesta musical tras cinco conciertos consecutivos por demanda de su público en el Circo Price. Tan solo los más grandes se permiten lujos similares.

Fuente de la imagen:
Óliver Yuste

Compartir
Artículo anteriorPerdone, ¿cómo dice?
Artículo siguienteMalas compañías

Óliver Yuste es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid.

Su experiencia profesional como periodista se ha desarrollado en diversas publicaciones periódicas como las revistas culturales Experpento o Paisajes Eléctricos Magazine, las revistas universitarias La Huella Digital, Punto de Encuentro Complutense y mÁs UNED, o la colaboración como escritor en la revista literaria chilena Cinosargo, además de mantener sus propios blogs, como la bitácora personal donde se ahogan los gritos de mi mitad. En estas publicaciones en soporte papel y digital se divulgan algunos de sus artículos periodísticos de opinión, críticas y entrevistas musicales, además de artículos literarios como relatos cortos, cuentos y poesías.

También está dedicado a la creación literaria como escritor de novelas y poesía, una faceta en la que cuenta con el libro de cuentos Azoteas, en proceso de edición, y la publicación del cuento “La Libertad de Ser Feliz” en el libro Cuentos Selectos III, publicado en 2002 por la Editorial Jamais. Además de ser galardonado en algunos certámenes literarios: Primer Premio de Poesía Ramiro de Maeztu 1997, Premio Accésit del IV Concurso de Redacción “El Teatro Clásico en Escena 1997” o Finalista en el Concurso de Relatos Cortos “Premios Jamais 1999”.

Dejar respuesta