También la lluvia…

0
1141

La nueva película de Icíar Bollaín narra “La Guerra del Agua” en Bolivia y representará a España en los Oscars.

También la lluvia cuenta la historia de un equipo de rodaje que viaja a Bolivia para grabar una película a cerca de la conquista de América por Cristóbal Colón, la explotación que sufrieron los indígenas tras dicha conquista y las voces de algunos miembros del clero que se opusieron y protestaron en contra de esto como Fray Bartolomé de las Casas.

Pero También la lluvia narra una historia actual. El rodaje se ve envuelto de repente en los disturbios que sucedieron en abril de 2000 en la ciudad de Cochabamba. El pueblo indígena y el ejército boliviano se enfrentaron en una dura y violenta lucha por la privatización del agua de la ciudad por parte de una empresa americana de acuerdo con el Gobierno central. Los habitantes de Cochabamba no permitieron que se les impusiera un pago anual de impuestos por utilizar el agua que recogían en sus pozos.

La nueva película de Iciar Bollaín está cargada de significado. Narra el cine dentro del cine. Dos historias que a la vez están unidas por el coraje y la defensa de lo pequeño y lo justo. Gracias a la retrospectiva de la película observamos las nuevas formas de conquista de los pueblos; más educadas, organizadas y trajeadas, pero con la misma intención. El oro del siglo XV se convierte en el agua del siglo XXI. La codicia y la tiranía mueven las ansias de los que buscan hacerse ricos a costa de lo más básico de un pueblo pequeño y prácticamente indefenso.

Cuenta con las magníficas interpretaciones de Luis Tosar, Gael García Bernal, Juan Carlos Aduviri, Raúl Arévalo o Karra Elejalde entre otros.

Escrita por Paul Laverty, la película crea un paralelismo entre dos historias próximas en significado. El guionista apuesta por realizar una revisión de la historia y analizarla desde un punto de vista crítico.

Uno de sus actores Karra Elejalde, opina que en cuanto a la historia del Descubrimiento de América, en los libros nos han hablado siempre de descubrir pero poco de la colonización que hicieron los españoles. También opina que debemos de hacer una crítica del aspecto histórico, desde una visión actual, sin juzgar los hechos que ocurrieron hace 500 años como si pasasen hoy.

Elejalde interpreta a Colón y a Antón, el actor que hace el papel. El personaje de Antón fue más difícil que Colón. Este personaje tiene una enfermedad, está alcoholizado. Es un personaje de matices que tiene que ser amargado y avinagrado pero luego tiene enjundia. El ser actor tiene que ver con la autoestima. Para que tu personaje sea creíble no puedes pasarte en la interpretación. Que existan esta duplicidad de personajes carga a la película de muchos matices. Es importante deconstruir los personajes y que sólo quede un sustrato de ellos.

También la lluvia es crítica pura, no sólo respecto al problema de la privatización de las aguas sino también con la forma de trabajar y rodar. Realiza un reflejo de lo que ocurre en muchos rodajes en el extranjero. A veces cuando hacemos cine también colonizamos. La peli es endogámica, somos críticos.

Un retrato de una de las luchas sociales más exitosas de la actualidad. Consiguió la retirada de la empresa Aguas de Bolivia y la libertad de consumo de los cochabambinos. El éxito hizo que la lluvia y el agua no formaran parte de la larga lista de restricciones y privatizaciones de Sudamérica. Una historia que es importante que sea contada y que gracias a la nueva película de Bollaín será (re)conocida por más gente.

Fuente del texto:
www.tambienlalluvia.com
Fuente de Imagen:
http://peliculas.labutaca.net/wp-content/uploads/2010/09/tambien-la-lluvia-cartel.jpg

Dejar respuesta