Suspenden el entrenamiento militar en el espacio protegido de la Isla de Lobos

0
124

Tras haber anunciado la intención de desarrollar maniobras militares durante tres días en el Parque Natural Islote de Lobos, el Ministerio de Defensa rectifica y anula la actividad ante las quejas del Cabildo de Fuerteventura y el Ayuntamiento de la Oliva.

Isla de Lobos

A comienzos del mes de mayo el Ministerio de Defensa dio a conocer sus planes, a través de un comunicado, de desarrollar maniobras militares durante tres días del mes de junio en la Isla de Lobos. “Para conocimiento de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura, se adjunta documentación relativa a un ejercicio militar que se va a realizar en Isla de Lobos” leía el fax de Miguel Ángel Moro, miembro de la Brigada de Infantería Ligera de Canarias.

Lobos es un pequeño islote situado al noroeste de Fuerteventura que ha sido considerado desde 1982 como territorio protegido, aunque no fue declarado oficialmente como Parque Natural independiente hasta el año 1994. Tiene una superficie de aproximadamente 470 hectáreas y está reconocida como zona de especial protección para las aves (ZEPA) por lo que, al anunciarse la intención de la Brigada de Infantería Ligera Canarias XVI de emplear dos helicópteros y un máximo de 30 soldados en maniobras militares, fueron muchas las quejas.

Claudina Morales, alcaldesa de La Oliva (Ayuntamiento al que el islote pertenece como pedanía), considera que el entrenamiento será perjudicial para la imagen turística del lugar ya que “en esas fechas recibe la visita diaria de unos 200 turistas”. Existe tal nivel de protección para la isla que hay establecido un límite de visitantes diarios así como una restricción de senderos por los cuales estos pueden transitar. Además, Morales considera que el Ministerio de Defensa menosprecia no sólo a las administraciones de la isla sino también a aquellas leyes medioambientales que protegen espacios como Lobos, como por ejemplo el plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural en vigor desde 2006 y por el cual se prohíbe terminantemente las maniobras militares salvo casos de alarma y otras excepciones puntuales de urgencia.

También se manifestaron en contra varios sindicatos como Intersindical Canaria que rogó el pasado 17 de mayo al Gobierno autonómico que denunciara ante la Unión Europea las perjudiciales maniobras militares. Este grupo aseguró que las actividades previstas tan solo suman a la “desproporcionada ampliación de las instalaciones militares en Fuerteventura” y al “empecinamiento del Gobierno español en la construcción de una superbase militar”.

Un día después, el 18 de mayo, tras gran cantidad de quejas y amenazas de denuncia, se daba la noticia de que Defensa había anulado todas las intenciones de dar inicio a su actividad en apenas unas semanas. No obstante, ha de destacarse que junto al comunicado inicial se adjuntó un estudio básico de impacto ecológico por el comandante José Roberto Sánchez en el que negaba la posibilidad de efectos negativos para el ecosistema de la isla. Esto pilló por sorpresa a muchos como por ejemplo al coordinador del Parque Natural Islote de Lobos, Antonio Gallardo, que aún se encuentra perplejo ante las intenciones del Ministerio y no da crédito al entrenamiento militar en un territorio “tan protegido”.

Fotografía: Flirk

Dejar respuesta