Súper Lakers

0
70

Todavía quedan dos meses para que dé comienzo la nueva temporada de la NBA, pero los Los Ángeles Lakers llevan dando de qué hablar desde hace tiempo. No es para menos, ya que gracias a una ‘off-season’ memorable, los de púrpura y oro han logrado pasar de equipo venido a menos a ultra favorito para hacerse con el anillo, y todo esto gracias a dos nombres: Dwight Howard y Steve Nash.

Kobe Bryant tendrá a su lado un equipo 100% ganador

Mitch Kupchak, ‘general manager’ de los Lakers, ha logrado hacerse con los servicios del mejor pívot de la NBA y del base dos veces MVP deshaciéndose solo del aún inmaduro Andrew Bynum, logrando mantener el núcleo formado por Kobe Bryant, Pau Gasol y Metta World Peace. Así, de una tacada, los Lakers consiguen arreglar su mayor déficit (la posición de base) y, casi con toda seguridad, aseguran el futuro post-Kobe, siempre y cuando Dwight Howard decida prolongar su contrato con los angelinos.

Para hacerse una idea de lo que significan estos movimientos basta sumar algunos de los premios individuales del quinteto titular de los Lakers: entre Nash, Bryant, World Peace, Gasol y Howard suman 33 apariciones en el All-Star Game, cuatro premios al mejor defensor de la NBA, un premio al mejor ‘rookie’ del año y tres MVP. ¿Alguien da más?

Por si esto fuera poco, los angelinos han logrado mejorar exponencialmente su otra gran debilidad en las pasadas temporadas: el banquillo. La segunda unidad, huérfana tras la marcha de Lamar Odom, se ha reforzado gracias a la llegada del veterano Antawn Jamison, dos veces ‘all-star’ y una vez mejor sexto hombre de la NBA y en busca del anillo en sus últimos años en la liga. Otro jugador importante debería ser Jodie Meeks, escolta tirador que ha sido titular en los Philadelphia 76ers y que ahora en los Lakers se encargará de dar descanso a Bryant. Estos nuevos fichajes, sumados a la confirmación de Jordan Hill, pívot suplente que dejó muy buenas sensaciones al final de la pasada temporada; y de Steve Blake como base suplente, aseguran a los Lakers una segunda unidad que, aunque tal vez no sea la mejor de la liga, por lo menos ya no va a ser una sangría constante.

Después de estos movimientos, la única duda restante es el entrenador, Mike Brown. Tras una decepcionante eliminación en segunda ronda de ‘playoffs’, ya no hay excusas para él. Ahora tiene en sus manos el ‘roster’ mas fuerte de la NBA, y cualquier cosa que no sea un triunfo en las finales será un completo fracaso, cuyo único culpable será Brown. De hecho, ya hay analistas que vaticinan su despido, y otros que aseguran que la llegada de Nash se debe a la poca confianza de la directiva en sus esquemas ofensivos, y esperan que el canadiense se encargue de tapar ese déficit. Sea como sea, no hay duda de que los Lakers son los claros favoritos a día de hoy para hacerse con el anillo de campeón.

Fotografía: Keith Allison

Dejar respuesta