Stonehenge y su gran misterio

0
235

Stonehenge es, probablemente, el monumento milenario más inquietante de Europa Occidental y de la historia humana. Sito al oeste de Amesbury, Reino Unido, a unos 80 kilómetros de Londres es uno de los emplazamientos más visitados por turistas, historiadores y astrólogos de todo el mundo.

Stonehenge es mucho más que unos bloques de piedra dispuestos en círculos; es un monumento que esconde algo que, hasta ahora, ha sido imposible descifrar. En su primera etapa, hacia el año 3100 a.C. el gran círculo megalítico formaba parte de una ceremonia religiosa. También se han encontrado huesos humanos cremados que demuestran enterramientos en la zona. Se abandonó durante más de 1000 años, quedando intacto hasta el 2150 a. C., año en el que se incorporaron nuevas piedras, las llamadas piedras azules. Con esta ampliación, la función de la construcción pudo cambiar, acogiendo un sentido astrológico y del estudio del cielo puesto que una de las partes está perfectamente alineada con el solsticio de verano. En la tercera etapa se incorporaron piedras areniscas y en la cuarta, las piedras azules fueron recolocadas en forma de herradura.

Se construyó arrastrando los grandes bloques de piedra hasta la colina y levantándolos, pero, ¿con qué finalidad? Esa es la eterna pregunta. Las primeras teorías apuntaban a que Stonhenge era un monumento funerario puesto que se habían encontrado restos humanos pero esta teoría ha quedado prácticamente descartada. El monumento también pudo ser usado como lugar de sacrificios que, probablemente, formaban parte de algún ritual religioso. Debido a su situación y a la colocación perfecta de los bloques de piedra se contempla igualmente que fuese un espacio para estudiar las estrellas. Actualmente, las teorías con más fuerza son las que apuntan a que Stonehenge fue construido para ser utilizado como observatorio del cielo o con finalidades religiosas pero, ciertamente, aún no se ha descubierto la verdadera razón de ser del monumento.

Al margen del debate existente en torno a este emplazamiento, es interesante visitarlo para ver la magnitud de los bloques de piedra. Stonehenge destila magia y mientras uno lo observa en aquella colina puede transportarse sin esfuerzo alguno miles de años atrás, a la prehistoria, e imaginarse el mundo.

Fuentes del Texto:
www.stonehenge.co.uk
Fuentes de las Imágenes:
Propias

Dejar respuesta