South Park vuelve a estar en el ojo del huracán

0
254

El último capítulo de la serie South Park, “The Snuke” (cuya traducción sería algo parecido a “La Bomba”), emitido el pasado 29 de marzo en EEUU, a través de la cadena Comedy Central, ha hecho saltar la chispa de la polémica. Parodiando una de las series más vistas en USA, 24, el argumento gira en torno a una conspiración británica para conquistar Estados Unidos, en la cual están implicados la Unidad Antiterrorista de Los Ángeles y su agente Jack Bauer. Pero cuando la obsoleta flota inglesa se enfrenta a los modernísimos aviones del ejército de Bush, fracasa estrepitosamente. Cuando comunican por teléfono la noticia a la reina Isabel II, sentada en su trono del Buckingham Palace, reacciona con un lacónico “Ah, sí” y se dispara un tiro en la boca. Cayendo al suelo, muerta, mientras sus sesos se esparcen por la pared.

No hace falta decir que mucha gente ha puesto el grito en el cielo, y eso que todavía no se ha emitido en el Reino Unido ¿Cuál ha sido la respuesta de la Casa Real británica? Pues, lógicamente, que “el Palacio no hace comentarios sobre interpretaciones artísticas” Porque eso es de lo que estamos hablando, de la realización de una crítica social a través de uno de los recursos artísticos más utilizados: la sátira. ”Subgénero lírico que expresa indignación hacia alguien o algo, con propósito moralizador, lúdico o meramente burlesco. Se suele valer del humor (en muchos casos, del llamado humor negro), de la anécdota y del ingenio para ridiculizar defectos sociales o individuales, efectuando así una crítica social” (Wikipedia) Por tanto, estamos hablando de una forma de expresión artística que puede tener múltiples interpretaciones, y, en el que, generalmente, no coincide la traducción metafórica con la literal.

Los creadores de South Park, Trey Parker y Matt Stone, están acostumbrados a estar en boca de todos desde que empezara a emitirse la serie en el año 1997. Pero eso es lo que buscan, sembrar polémica para llamar la atención sobre aquellos aspectos de la realidad estadounidense que deberían cambiarse, sobre las hipocresías que rodean el mundo de la política, las creencias religiosas e ideológicas, los tabúes, etc… Siempre han afirmado que está inspirada en gran parte por la niñez que ambos productores vivieron en Littleton, Colorado. Stone afirma “Littleton es un pueblo dolorosamente normal, con una visión altamente intolerante y de comportamiento conformista”. Y es justo esto lo que quieren cambiar de la sociedad en la que viven, la intolerancia y el conformismo de la opinión pública del país más poderoso del planeta. Pasividad que muchos no dudan en responsabilizar de las consecuencias que la política de Bush está teniendo para todos.

Así que, dejemos de intentar quemar en la hoguera a todos aquellos que valiéndose de las infinitas posibilidades que tiene el arte, intentan realizar una crítica constructiva. Que para que sea escuchada en este mundo invadido por el sensacionalismo, el escándalo mediático y el gusto por lo sórdido, debe utilizar las mismas armas. Preocupémonos mejor por todas las personas que mueren en la realidad cada día debido, en parte, a nuestra pasividad y conformismo.

Fuente documental:
www.elmundo.es

http://estaticos02.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2007/03/30/1175253362_g_1.jpg

Dejar respuesta