¡Sonríe, esta facultad es una broma!

0
270

La facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid es muy peculiar. Y no lo es sólo por sus sangriadas, famosas en todo el campus universitario. Entre esas cuatro paredes de feo y gris hormigón puede pasar de todo. A sus alumnos ya no les sorprende nada de lo que ocurra. Y es que allí mismo se pueden encontrar casos de asignaturas matriculadas por Internet que desaparecen misteriosamente de los expedientes de Secretaría hasta días enteros de oscuridad y caos provocados por un apagón de luz. La última, traída directamente desde el Rectorado de la UCM, es que quieren cerrar el Instituto Universitario de Comunicación Radiofónica (IURC), popularmente conocido por “la radio de la facultad”. Y eso que se trata de una de las facultades de Periodismo más prestigiosas de España en la que, supuestamente, los alumnos deberían poder contar con unas infraestructuras en condiciones para poder adquirir los conocimientos prácticos necesarios para desempeñar su labor en el futuro… Pero nada más lejos de la realidad: “no es oro todo lo que reluce”.

Siguiendo con los dichos populares, en el caso que nos ocupa, el del intento por parte del Rectorado de cerrar Radio Complutense, podríamos aplicar el de “poderoso caballero es don dinero”. Todo el mundo acepta que en esta vida cualquier acción la rige el aspecto económico. Pero en el caso de la universidad entran en conflicto otros valores. Qué debería primar, ¿la preparación de los alumnos o el beneficio económico de unos pocos?

El Instituto Universitario de Comunicación Radiofónica recibe numerosas y suculentas ayudas para renovar los equipos y para mantener su emisión con normalidad. Pero nadie sabe adónde van a parar esas cantidades de dinero. Por lo menos a las infraestructuras no porque todo aquel que pasa por los estudios de la radio puede disfrutar de unos equipos de la época “de cuando Franco era corneta”. ¿Alguien, aparte de los más veteranos, conoce para qué sirven los reproductores de cinta abierta? ¿Quién los usa en la actualidad? ¿Tan caro resulta comprar unos reproductores de CD’s que funcionen? Estas y otras preguntas son las que se hacen los cerca de mil alumnos que tienen el privilegio de realizar prácticas en Radio Complutense.

Parece ser que a los señores del Rectorado no les basta con que los alumnos de la facultad de Ciencias de la Información terminen sus carreras con un claro déficit de preparación en cuanto al aspecto práctico se refiere (¿para qué sirven tantos estudios de radio, televisión y fotografía si prácticamente no se usan?). Ahora quieren eliminar el único reducto con el que los estudiantes pueden “matar el gusanillo” y adquirir a la vez esa soltura que sólo se aprende haciendo radio. ¿Qué tipo de interés está oculto en esta acción? ¿A los altos cargos del rectorado no les basta con lucrarse a costa de una radio a la que cada vez llega menos dinero, que ahora quieren deshacerse de ella? Parece ser que no. Y es que cada vez son menos las ayudas que el IUCR recibe para tratar de atender de una forma digna a sus alumnos. Hace pocos años había veinte becarios encargados de que todo saliera correctamente, pero, tras la última “reducción de personal”, serán dos las personas que coordinen a casi mil alumnos. ¿Esto es posible? Que venga Dios y lo vea…

Mientras todo esto pasa, los estudiantes, como buenos universitarios que son, no se van a quedar de brazos cruzados. Intentarán luchar por conservar algo que es suyo y, de paso, pedir que se mejoren las infraestructuras. A ver si por fin algún día pueden dejar de decir esa frase que apareció en forma de pintada en la puerta de uno de los servicios (véase la fotografía) y que sirve también para titular este artículo: “sonríe, esta facultad es una broma”.

Fuentes de las fotografías:
©
http://www.ucm.es/info/radiocom y © JoCaN

1 Comentario

  1. Menos mal, ya estaba yo pensando en pedir Copyright porque la frase no es tuya, que yo la vi un día en los urinarios, xD. Y ahora tú querrás aprobar la carrera después del tantarantán que metes aquí a to kiski, no? jaja.

    Dicho esto, suscribo todo lo que afirmas y lucharemos por evitar que legendarios programas como EL LAVAVAJILLAS desaparezcan de nuestro espectro radiofónico.

    Vivan las cintas perforadas.

  2. plas, plas, plas, joc, enhorabuena, como la sal para las heridas, ha eso le llamo un buen artículo y un buen par de… calzoncillos, por no mencionar lo que guardan. En fin, recibe un abrazo desde tu pueblo y espero pronto otra crítica para esas cadenas locales de tv que también necesitan un buen impulso en sus equipos… y no miro a ningún sitio. nos vemos. espero los donuts.

  3. Desde el pasado septiembre estoy licenciado y ya no piso por la que fue mi casa durante 5 penosos años, y creo que pasarán otros cinco años sin que nadie arregle las penurias que yo viví. Ahora se quieren cargar el estudio de radio, el periódico aquel de la Facultad no se sabe donde acabó, se tienen ordenadores pero no formación sobre PhotoShop o Indesing (sí, ya sé que el 90% de los maquetadores trabajan Quark, pero poderoso caballero es don dinero), no digo nada de los estudios de radio y televisión, que son dignos marcos para capítulos de “Cuentamé”; y tantas cosas que no funcionan. No sé a donde quiere ir ni el Decanato ni el Rectorado, pero lo que sí es que cada vez salimos peor preparados, y yo el primero, en lo que a contacto con lo aprendido se refiere. Y eso va a repercutir no sólo a los alumnos, sino a toda la sociedad, que tendrá peor información hecha por unos informadores cada vez con menos formación. Así son las cosas, pero parece que a nadie le interesa que de esa Facultas salgan personas dispuestas a hacer que la sociedad se cuestione aquello que el poder le pone en la boca. ¿Será por el dinero?

  4. Enhorabuena por el artículo. No se puede decir más claro. Yo salí de esa facultad (que no es precisamente el hormigón lo que la hace entrañable) en junio del año pasado. En el último curso, visité las instalaciones de Bellas Artes y encontré un laboratorio de fotografía que se me caía la baba. Y lo mejor de todo es que le dan uso, como debe de ser por otra parte.
    ¿Cómo puede ser posible que en una facultad de periodismo no te den unas, ya no digo muchas, nociones básicas de fotografía? Ah, sí es verdad que había una genérica con 10 plazas para los miles y miles de alumnos que estudiamos allí. Un consuelo.
    Lo de la radio, para nota. Pero ya no sorprende a nadie. Todo el prestigio que tenía la UCM en Ciencias de la Información lo están tirando por la borda, y está quedando reducido a cinco buenos profesores. Nada más.

  5. ¡Qué vergüenza! Deberíamos dejar de ser unos universitarios tan apáticos que ni siquiera luchamos por nuestro futuro. Los que sentimos una ligera vocación haciendo esta carrera sabiendo que no tiene casi salidas, deberíamos ponernos las pilas. Yo, hasta diciembre estaba en la Radio de la facultad ¿y ahora qué? no ha servido de nada subir el precio a 45 euros. La facultad se está muriendo… periodistas sin periódico, locutores sin micrófonos, cámaras sin saber fotografiar… ¡Por favor, hagamos algo! … cierto es que nos han enseñado a asentir con la cabeza y decir que sí a todo sin rechistar, pero por favor, si los jóvenes no nos comprometemos y luchamos por nosotros mismos nos van a mear en la cabeza.

  6. No me lo podía creer cuando me lo dijeron y la verdad que al leer el artículo me he quedado sin palabras. Has explicado de una forma inmejorable lo que todos los estudiantes de esta dichosa facultad pensamos. Yo creo que muchos seguimos estudiando por inercia y por conseguir de una vez el ansiado título. Sino a estas alturas ya muchos habríamos abandonado esta horrible batalla en la que apenas estamos aprendiendo nada. Mucho empollar y a la hora de la verdad no sabremos hacer la O con un canuto, es así de triste. Y eso de que la facultad de ciencias de la información tiene prestigio…yo creo que ya va siendo hora de darnos cuenta que las herencias no duran para siempre, y esta se acabó hace muchos años.

Dejar respuesta