¿Son realmente efectivas las campañas de tráfico para reducir las muertes en carretera?

Nuevo año, nuevo carné por puntos. Nuevo “puente”, mismo número de muertos..

Ciento seis muertos. Son los muertos que quedan en las carreteras españolas tras estas vacaciones de Semana Santa, según la Dirección General de Tráfico (DGT). Todo un drama, es una verdadera tragedia que desde las tres de la tarde del viernes 30 de marzo hasta las doce de la noche del 9 de abril hayan muerto por la misma causa más de cien personas y queden 62 heridos graves y 37 leves, todo en un total de 86 accidentes contabilizados.

La primera operación de tráfico del a DGT en Semana Santa desde que se implantó el carné por puntos es, posiblemente, la más importante del año y cierra con un balance positivo, dentro de lo que cabe, puesto que los 106 fallecidos del 2007 no han superado los de la operación de 2006, que contabilizó cuatro fallecidos más.

A pesar de una leve mejoría en las cifras, no se han conseguido los objetivos que desde la DGT se habían proyectado. En los albores de esta campaña, el director general de Tráfico, Pere Navarro, hacía unas declaraciones que no pasarían por alto para los medios de comunicación: “si se superan las 100 muertes de ciudadanos en las carreteras durante la Semana Santa, es que algo está fallando”.

Según fuentes de la DGT, la mayoría de los accidentes tienen lugar en la red secundaria de las carreteras españolas. Ante este dato, el secretario de organización del PSOE, José Blanco, propone estudiar una rebaja del límite de velocidad en dichas vías y, con ello, reducir el número de siniestros.

Los radares fijos, los radares móviles, las señales de peligrosidad, los carteles luminosos advirtiendo de o recordando consejos que podemos ver en todos los medios de comunicación gracias a las campañas informativas de la DGT… todas y muchas más medidas son inútiles para muchos conductores españoles, según las cifras que observamos como resultado…

Pero… ¿hay que ceñirse al número de víctimas en las carreteras para hacer un balance sobre la efectividad o no del carné por puntos? ¿Se debe tomar como una de las causas de estas catastróficas cifras? ¿crees que las campañas son realmente efectivas? Toma nota de las siguientes posturas que te muestra LA HUELLA y analiza cuál es tu visión sobre este problema. LA POLÉMICA quiere contar con tu opinión. No dudes en escribir tu comentario al respecto…


LA DGT HACE LO QUE PUEDE POR REDUCIR LA SINIESTRALIDAD

La DGT se preocupa cada año de mejorar sus campañas para que resulten más efectivas, sobre todo en épocas en las que los viajeros se llegan a multiplicar por cinco. Pero siempre después de las vacaciones o puentes, hay una noticia fija en todos los informativos: el número de muertos en las carreteras. Suelen ser cifras desorbitadas, 100, 200, 300 muertos en un fin de semana. Lo malo es que a todo se acostumbra uno y esas cifras, en muchas ocasiones, no dejan de ser eso, cifras. Esto es lo que desde la Dirección General de Tráfico se intenta evitar y concienciar a los conductores de que esta vez se han salvado, pero quién sabe si a la próxima lo harán.

En las vacaciones de Semana Santa del 2006, murieron en las carreteras 106 personas, y este año, la cifra se ha visto incluso aumentada, 110. Y aunque nos parezca que las campañas no son efectivas, en la mayoría de los casos, y sobre todo a largo plazo, sí se está consiguiendo una disminución de muertos.

Desde la DGT no paran de hacerse campañas de divulgación para conseguir reducir el número de muertos, y aunque desde el año 2000 sólo se ha conseguido un leve descenso del 3%, se está consiguiendo que los conductores adopten una serie de costumbres vitales para la seguridad.

Uno de los méritos más importantes ha sido la utilización del cinturón de seguridad.

Cristina Pérez, estudiante de Asuntos Sociales, afirma que sus padres nunca se ponían el cinturón para circular por su ciudad, sólo para salir a la carretera, pero que ahora ya no conciben conducir sin abrochárselo. No sabe si esto ha sido fruto de las campañas o simplemente una concienciación individual, pero sea como sea, el resultado es positivo.

Con el cambio con el carné por puntos, se informa desde la propia Dirección que aún es pronto para obtener resultados, pero aún así, la experiencia está siendo positiva. Desde un comunicado de prensa informan: “ Más de 60.000 conductores han perdido puntos, pero han muerto 150 personas menos en nuestras carreteras”. Se espera que los muertos sigan en descenso en los próximos años.

Otro punto a favor de las campañas ha sido el intento de evitar todo aquello que distraiga al volante: fumar, hablar por el teléfono móvil,… En cuanto al hecho de fumar, el 77% de los encuestados por la DGT afirman que lo consideran una acción peligrosa mientras se conduce. También, es menos frecuente cada vez encontrar a gente hablando por el teléfono móvil, pues también un alto porcentaje opina que les distrae de la carretera.

Pero el gran problema pendiente de la Dirección General de Tráfico es, sin duda, la velocidad. El exceso de velocidad es el culpable de unas 1000 muertes al año, ya que está presente en el 22% de los accidentes mortales. “La carretera no me da miedo por mí, sino porque nunca sabes lo que te vas a encontrar. Tú puedes ir a un ritmo normal, pero si te viene uno de frente a 200 km/hora,…”, reflexiona Noelia Martín, una joven conductora que no se atreve a salir a la carretera por las infracciones que los demás puedan cometer, y en las que indirectamente ella se pueda ver implicada. Actualmente se está barajando la posibilidad de reducir los límites de velocidad en las carreteras, aunque desde muchos sitios no se ve como una solución. Yolanda comenta que Alemania es un país sin límites de velocidad en las autopistas, (aunque se recomienda no sobrepasar los 130km/hora) y desde esta medida, se han reducido los accidentes.

En conclusión, aunque los muertos sigan estando ahí, poco a poco los españoles vamos tomando ciertas costumbres que mejoran la circulación. Con campañas violentas, sensibles, directas,…. desde la DGT no se va a abandonar la lucha para que la situación vaya en mejora, pues aunque sólo consigan a llegar a una persona, ya habrá sido mejor que nada.


¿Y POR QUÉ EL DINERO DE LAS CAMPAÑAS NO SE DEDICA A MEJORAR NUESTRAS CARRETERAS?

Al departamento creativo de la DGT habría que felicitarles aunque los datos sobre las muertes acontecidas parezcan quitarles la razón. Su ingenio a la hora de crear campañas llamativas año tras año, puente tras puente, está fuera de toda duda…lástima que los resultados mortales poco o nada suelen tener que ver con sus ideas.

Siempre suele lanzarse el mismo mensaje por parte de los responsables de la DGT, en especial de su máximo mandatario, Pere Navarro: con reducir aunque sea en una víctima el número de fallecidos, cualquier campaña habrá valido la pena. ¿debemos creerle? Bien es cierto que una vida, sólo una vida, vale más que todo el posible dinero destinado a una campaña, pero cabe hacerse una pregunta: ¿y si la millonada que cuesta cada campaña se hubiese dedicado a mejorar un simple tramo de carretera, donde, debido a su malo estado, han fallecido varias personas en este puente? ¿No hubiese sido esta simple actuación más efectiva, con los números en la mano?

Otra crítica al modo de obrar de las autoridades dedicadas al control del tráfico…¿porqué no seguimos insistiendo en concienciar a la gente –siendo conscientes de lo cerraditos que somos los españoles para cambiar nuestras malas costumbres- en vez de hartarse a decir el espectacular número de controles que se van a efectuar en los dias del puente, la gran cantidad de agentes que se van a mover por las carreteras buscando infractores,…? ¿Qué táctica es mejor, la de educar o la de meter miedo? Creemos que desde la escuela ya nos enseñan a responder a esta pregunta…

Tenemos un gran problema, lo tenemos todos. Porque todos formamos parte de esto. Nuestro problema es que, aunque nadie se atreva a decirlo –a ver que autoridad tiene el valor de decirlo por primera vez- las campañas empiezan a ser ineficaces. Ni siendo duras, ni blandas, ni con carné por puntos, ni sin él… Es aquí cuando volvemos a mencionar a nuestros queridos creativos publicitarios, los cuales deben estar exprimiendose como nunca al ver que por mucho que hacen, cada vez consiguen menos..

Claro, que surge una duda. Si no se hiciesen ya ni campañas por su nula efectividad…¿nos quedamos de brazos cruzados viendo como el número de muertes en carreteras prosigue su goteo constante? Pues ni tanto ni tan calvo….Hay que continuar con las campañas, pero no como parte fundamental del plan contra la siniestralidad, sino como complemento, ya que la parte más importante de un plan que busque reducir la siniestralidad hace referencia a: mejorar el estado de nuestras pésimas carreteras, sanciones más duras (aunque no nos gusten), sanciones inmediatas (aunque nos guste menos) y si hace falta, retirada total del carné para el resto de su vida de aquellos locos que, por desgracia, circulan por nuestras vías a su antojo.. tampoco creemos que adoptar medidas de otros países, como la ausencia de limitación de velocidad en Alemania, valgan en nuestro territorio ya que, desgraciadamente, los alemanes parecen mucho más sensatos que nosotros. Los paneles con mensaje de las carreteras  advirtiendo están muy bien, pero la teoría hay que llevarla a la práctica. “Fumar también puede matar” dicen algunos de estos mensajes. ¿Y por qué no este otro? : “Los baches de nuestras carreteras también pueden matar”.

La retirada de puntos no ha tenido que esperar más tiempo para demostrar –con lo bien que nos lo habían vendido- que es otra acción que caerá en saco roto, o que, por lo menos, “no es oro todo lo que reluce”.

Una última nota, que dice mucho de la confusión reinante en la DGT. Pasado el Gran Premio de Jerez, evento que provoca una enorme cantidad de desplazamientos (moteros principalmente) hacia esta ciudad y con un gran número de muertes en su historial por los mismos. Pere Navarro dijo recientemente que si el número de muertes continuaba creciendo en los días de duración de esa carrera y en las carreteras próximas al circuito, se plantearían la posibilidad de eliminar este evento motero por excelencia.. Por fortuna, en esta edición solo hubo un fallecido y por circunstancias que poco tenían que ver con el evento. Puestos a eliminar, ya que eliminamos el Gran Premio,..¿por qué no eliminamos de paso los guardarrailes, grandes enemigos de esos moteros?  A lo mejor se creen en la DGT que la ausencia de muertes se debe a su amenaza…Puestos a amenazar, ¿amenazamos con eliminar las vacaciones, puentes, ..de nuestras vidas si siguen matándose en nuestras carreteras en esos días? es la consecuencia de meter a todos en el mismo saco…….


Equipo de La Polémica:
Alberto Cornejo Hernández
María del Mar Gutiérrez Ruíz
Daniel Hernández Baldó
Silvia Loro Martín-Gil

Dejar respuesta