Soledad Gallego y Nemesio Rodríguez destacan “El periodismo como modo de vida”

0
150

IPECC, FAPE y la Agencia EFE organizan el ciclo de conferencias Periodistas y Periodismo. Estas jornadas cuentan con la participación de grandes periodistas que toman parte en los debates propuestos recuperando un espacio para hablar de esta profesión. Soledad Gallego y Nemesio Rodríguez fueron los protagonistas de la conferencia celebrada el pasado martes.

Durante la conferencia, Soledad Gallego y Nemesio Rodríguez (d
De izquierda a derecha, Nemesio Rodríguez, Aurelio Martín y Soledad Gallego, durante la conferencia.

La sociedad actual está sufriendo una gran crisis que coincide con la del sector periodístico. Pero muchos opinan que esta crisis no es simplemente de carácter económica, sino que también es moral. Con este marco contextual surgen debates, polémicas y dudas que se tratarán en las conferencias Periodistas y Periodismo organizadas por IPECC, FAPE y EFE. El pasado martes, 5 de febrero, se inauguró el ciclo en el Matadero de Madrid con ponencias bajo el título “El periodismo como modo de vida”.

El acto comenzó con una introducción de figuras relevantes del periodismo: Isabel de Andrés Bravo, presidenta de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez; Jaime Brull, presidente de Editrain/IPECC; Elsa González, presidenta de FAPE; y José Antonio Vera, presidente de la Agencia EFE. La inauguración dio comienzo con una alusión a los valores esenciales del periodismo como la calidad y su necesariedad: “Sin periodistas no hay periodismo, y sin periodismo crítico no hay democracia”, afirmó Jaime Brull. Seguidamente, el moderador Aurelio Martín presentó a los dos invitados Soledad Gallego y Nemesio Rodríguez, no sin antes dedicar unas emotivas palabras al recientemente fallecido Enrique Meneses.

El primer tópico que se puso sobre la mesa fue la opción de tomarse el periodismo como modo de vida. Soledad Gallego, columnista y miembro del comité editorial del diario El País, explicó cómo el periodismo influye en la forma de ver la vida, en varios aspectos y detalles. Por su parte, Nemesio Rodríguez, que es vicepresidente de la FAPE y vicesecretario de la APM, animó a luchar contra las limitaciones que nos imponen los poderes. Además, recalcó la belleza de la profesión pero sin olvidar los momentos de dureza y exigencia que implica.

Ambos insistieron en la importancia del carácter vocacional, elemento determinante en la adopción del periodismo como forma de vida. Gran parte del coloquio estuvo dirigido a los jóvenes y nuevos incorporados a la profesión con un enfoque realista a la par que optimista. En primer lugar, se subrayó la importancia de la remuneración del periodista y la exigencia de un sueldo digno, y Rodríguez recordó la campaña de la APM llamada Gratis no trabajo. Ser periodista es un oficio que, en los tiempos que corren, necesita un buen salario para que los profesionales estén más comprometidos con lo que hacen y con la calidad de su trabajo. En palabras del vicepresidente: “Cuanto menos pagues al periodista, más débil lo conviertes ante las presiones”. Pero Gallego también aportó un punto de vista más positivo, al alegar que los jóvenes de ahora cuentan con muchos más recursos e instrumentos.

La nota más polémica fue la referida a la carrera universitaria de Periodismo. Gallego mantuvo que no era factible impartir conocimientos periodísticos teóricos: “Nuestra profesión no es universitaria”. Sin duda, esta declaración avivó el debate y levantó una ola de preguntas por parte de los oyentes. En cuanto a este tema, Rodríguez declaró que el estudio periodístico debería fomentar ante todo la interiorización de los valores éticos y deontológicos.
El coloquio finalizó con un mensaje de esperanza que aseguraba que “el periodismo va a seguir existiendo”, además del fuerte aplauso por parte del público. En el turno de preguntas se abordó el tema del periodismo ciudadano, dejando claro la distinción necesaria entre un ciudadano y un periodista; al mismo tiempo que la columnista de El País insistió en la diferenciación entre periodistas y comunicadores.

 Fotografía: Engracia Obregón

Dejar respuesta