Sin pan, sin sal, sin gracia, sin “na”

0
345

Teníamos muchas ganas, nos entreteníamos como podíamos: motos, coches, baloncesto, etc. Pero los nervios empezaban a ganarnos la partida, alguno se ha quedado sin uñas de tanto morder. Y es que no hay momento más emocionante, para muchos, en el año que ese pitido. Ese mismo que pone en juego tantas quinielas y tantos infartos. La pretemporada había sido amarga, sin sabor, con extrañas despedidas (Adiós Raúl, capitán, oh mi capitán) y algún mini culebrón veraniego (Bye, bye Ibra). Los equipos han hecho refuerzos, tanto en la plantilla como en el banquillo. Miremos al Madrid y al Liverpool: Mou al Madrid, Benítez al Inter. Así que se esperaba un comienzo que levantara el ánimo y la incertidumbre.

Pero no ha sido así, bueno, excepto para el Atlético (felicidades campeones) que ha comenzado con todos los pies derechos que tiene. Ganan en Europa y también en España, cuatro golitos encajo el pobre Sporting. Del resto que puedo deciros: el Barça ganó, para variar, por tres goles al Racing, el Sevilla se repuso de su eliminación para la Champions ganando por cuatro al levante (1-4), el Villareal, que estrena plaza en la liga de los champiñones perdió ante la recién ascendida Real Sociedad, por un gol a cero. El Valencia demostró que sin Villa ni Silva puede ser un digno adversario, gano por tres goles al Málaga (1-3), el Athlétic gano por la mínima al Hércules, eso sí, con un golazo del campeón mundialista Fernando Llorente. El Depor y el Zaragoza empataron a cero, igual que el Osasuna y el Almería. Y el Getafe perdió de tres ante el Espanyol.

¿Y el Real Madrid qué hizo? Empatar. Si, como lo oyen, empató a cero contra el Mallorca. Y lo peor no es que empate a cero, lo peor es que vi vacas más interesantes que este equipo. Un pastón se ha gastado Supe floren para traerse a: Mou, Di María, Carvalho, Khedira, Pedro León, Canales (aunque este lo compraron en la pasada liga) y a Özil. Sobra alguno, yo propongo que echen a: Drenthe, Marcelo, Marcelo, Diarra (no Lass), Gago, Higuaín (“tengo que chutar veinte veces para acertar con la portería”) y Benzemalo, perdón, Benzema. En mi humilde opinión. Y aunque consigan venderlos, este equipo no cambiará, jugará igual o peor que lo hizo la temporada anterior. Porque el jogo bonito no existe con Mourinho, estaba claro antes de que le contrataran, está clarísimo ahora. Jugamos a que no nos marquen goles, jugamos al aburrimiento, jugamos a la nada. Y para colmo los suplentes andan más perdidos que una peonza. Si no juegan los titulares, no hay equipo. ¿Eso donde se ha visto? En el Madrid.

El Barça sigue jugando igual, tendrá menos plantilla, pero juega a ganar. Juega con la ley básica del fútbol: quien mete más goles gana. Fácil, sencillo, lo primero que les explican a todos los niños antes de iniciarse en esto del furbol. Pero debe ser que en Chamartín aun no se lo han contado. Que el Madrid tiene grandes jugadores, lo sabemos todos, que no juegan como debieran, también. Espero que el tiempo me quite la razón y a mediados de liga tenga que rectificar mis palabras cuando digo que creo que este año tampoco tendrá títulos.

Y además es un Madrid desconocido, sin Raúl no parece lo mismo y sin Guti, aunque, para ser sincera, echaré más de menos al capi que al melenas (terror de las nenas). Es un Madrid como el pavo de Pavofrío, sin sal, sin grasa, sin na. Ya he oído a varios Madridistas admitir que este plantel le dice bastante poco, que mirarán más al Shalke 04 que a los blancos, porque Raúl puede no ser el mejor, pero tiene algo que a los demás les falta, no sabría decirlo exactamente, puede ser: profesionalidad, empeño, esfuerzo, trabajo, responsabilidad con el equipo, etc. No lo sé, elijan ustedes el calificativo. Lo que es cierto es que se le echa en falta y no es por menospreciar a CR9, pero el CR7 le sienta bastante mal. No me ha gustado que ese 7 pase tan rápido al niño mimado de la casa. Que Cristiano es muy bueno, indiscutible, pero que aun no se ha ganado todo el respeto y el cariño que el Bernabeu procesaba a su capitán. En fin…tendremos que asumir que la vida sigue, incluso en el Madrid.

De todas formas tendremos que esperar a como transcurren las cosas en esta temporada. Y ahora mismo tendremos que esperar bastante, porque nada más comenzar hay dos parones para que jueguen las selecciones. Esto es crueldad, tanto tiempo esperando y nos dan una dosis tan birria de nuestra droga personal. En fin, queridos fútbol-adictos, el mundial de baloncesto nos puede paliar el mono de competición. Y la pregunta es ¿cómo se deja esta adición?

Fuente de la imagen
www.marca.com

Dejar respuesta