Sin margen de error

1
193

La derrota del Real Madrid de baloncesto la pasada jornada frente al colista de la liga ACB, el Meridiano Alicante, no ha hecho más que levantar las dudas de los aficionados sobre el “proyecto Messina”.
La contratación del entrenador italiano, uno de los más laureados a nivel continental, en junio de 2009 era una clara apuesta de la sección de baloncesto por un técnico con una gran experiencia y un fuerte carácter para que fuese la persona que guiase al conjunto blanco a los puestos más altos en Europa y luchase por conseguir la Euroliga en un plazo de tres temporadas.

Desde la dirección técnica y la presidencia se creía que la primera temporada debía ser un período de formación para el equipo, de compenetración y aclimatación de los jugadores para poder formar un núcleo duro que diera el éxito en el futuro. Pensando en esta idea, se apostó por jugadores jóvenes con mucha proyección como es Sergi Llull, Novica Velickovic y Ante Tomic, y se le ofrecieron las mejores condiciones posibles al entrenador para que lograse el objetivo.

Sin embargo, hubo dos momentos fundamentales de la temporada pasada que no gustaron a las “altas esferas”. El primero fue la derrota en casa ante el Maccabi en el Top 16, que condujo a los blancos a enfrentarse al rival más fuerte de la competición, el Regal Barça. El segundo episodio fue cuando se perdió contra el Caja Laboral en la jornada 32 de la liga regular, que hizo perder a los merengues el factor cancha en las semifinales de la Liga ACB, circunstancia que aprovecharon los pupilos de Ivanovic para eliminar al Real Madrid de la final.

Con estos precedentes, este año se prefirió seguir confiando en Ettore Messina y su forma de trabajo. Se intentó desde la dirección mejorar aquellos puntos fundamentales en el juego en los que el Madrid era más débil, como era la intimidación en la pintura o la falta de aleros altos que pudiesen frenar a jugadores como Pete Mickeal. Por esa razón, se fichó a D’or Fisher y Carlos Suárez, además de contratar a un joven ex jugador de la NBA como Sergio Rodríguez, o un tirador como Clay Tucker para completar la plantilla.

Pero la humillación sufrida ante el eterno rival en la Supercopa y la falta de actitud de los jugadores la pasada jornada ante el último clasificado de la ACB ha vuelto a despertar la animadversión de muchos seguidores hacia el equio. Los más escépticos con la metodología del italiano han reaparecido para criticar el juego del Real Madrid y la extraña situación que están viviendo algunos jugadores como Velickovic o Sergi Vidal, que pasan de jugar veinte minutos a no jugar nada en el siguiente partido.

Este año la sección blanca espera levantar algún trofeo y disputar todas las finales de las competiciones que juega; por ello, en caso de que el equipo de Messina no empiece a dar muestras de mejoría, no habrá ningún inconveniente en ir pensando en alternativas a Messina que puedan enderezar el rumbo del grupo. Ettore empieza a estar contra las cuerdas y aquellos que confiaron en él como el líder idóneo que devolvería al madridismo a la gloria europea empiezan a tener serias dudas sobra la labor que está realizando.

Fuente del texto:
Elaboración propia.

Fuentes de las imágenes:
www.marca.com
Reuters

1 Comentario

  1. Que messina es un gran entrenador es incuestionable. Lo importante es cómo se acaba, y el año pasado fue ese año que se tiene que tomar todo club para poner en marcha un buen proyecto. Quizá esta año no se consigan los objetivos, pero es que el Barça es un equipazo ya formado y me parece que está por encima del resto. De todas formas si echan a Messina, creo que sería un error…comenzar de cero otra vez con alguien que no creo que tenga más aptitudes que él. No olvidemos lo que ha hecho este tío en los últimos años. creo yo…

Dejar respuesta